Secciones
Arquidiócesis y sociedad respetan matrimonio igualitario
Yucatán

Arquidiócesis y sociedad de Yucatán respetan matrimonio igualitario

Integrantes de la comunidad lésbico gay, bisexuales y transgénero pidieron a la LXI legislatura  aprobar la iniciativa de ley que permita la unión de personas del mismo sexo.

por LaVerdad

Arquidiócesis y sociedad respetan matrimonio igualitario

Arquidiócesis y sociedad respetan matrimonio igualitario

Considerado un tema tabú, la Ley del  matrimonio igualitario –propuesta desde hace dos legislaturas- no solo ha dividido la opinión de la sociedad yucateca, sino también lo de los actuales legisladores; unos a favor y otros con el argumento que no es prioridad, la discusión y posible aprobación de la iniciativa que daría paso a convivencia legal a través del matrimonio entre personas del mismo sexo, podría quedar nuevamente a la zaga en la creación de nuevas leyes.

En el inicio de la LXII legislatura, sorprendió al declaración del diputado perredista Alejandro Cuevas Mena, en el sentido que “había otros asuntos de mayor relevancia qué discutir, en lugar de  la llamada Ley para el matrimonio igualitario”.

A diferencia de las aventuradas declaraciones del perredista, las coordinadoras parlamentarias del PAN y MC, Rosa Adriana Díaz y Silvia López Escoffié se declararon cada una por su lado a favor del análisis de la propuesta para dar paso a La Ley.

Y es que el pasado mes de enero, el gobernador del estado presentó una iniciativa para reformar el Código de Familia, las cuales modificarían los artículos 49 y 201, de ese marco legal. Pero a pesar de no darse esta modificación, el respeto por la unión de una pareja de ambos sexos existe.

Arquidiócesis y sociedad respetan matrimonio igualitario

Sobre esto el arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, comentó que: “personas del mismo sexo que vivan juntas siempre ha habido y habrá, llamarlo matrimonio igualitario es otra cosa,  porque no lo es. Pueden convivir, siempre ha sucedido, que la ley se ajuste para darle los derechos, verdad, que son indispensables para que lleven una vida digna, también, pero equiparlo como uno la iglesia nunca lo aceptará, simplemente lo respeta y se pide a la ley que se ajuste a lo necesario para que no les falten los derechos respectivos, dignas de un ser humano”, comentó.

Posteriormente subrayó: “esta es mi opinión y que debería ser de todo cristiano, de lo contrario, sería rebajar la dignidad del matrimonio en sí mismo; personas que tomen otras medidas indebidas, bueno, Dios los llevará  y que él los juzgue. Hay situaciones y decisiones distintas y la iglesia respeta esas formas de vida, pero no es posible llamarle matrimonio”, finalizó.

Cabe mencionar que la constitución de Yucatán y el código civil en 2009 fueron reformadas con la finalidad de prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo; y en 2013, en el estado se reconoció la condición de concubinato por primera vez para una pareja del mismo sexo.

Recientemente se dio a conocer que el gobernador Rolando Zapata Bello mandó una iniciativa de ley que validaría el matrimonio igualitario que fue distribuida a las comisiones de Puntos Constitucionales y Gobernación y de Seguridad y Justicia, y  había la posibilidad de aprobarse.

 Integrantes de las agrupaciones Lésbico, Gay, Bisexuales y Transgénero (LGTB) de la capital, acudieron al Congreso del estado de Yucatán, antes que concluyera la pasada legislatura,  para exigir que haya mayor velocidad en la ley y todas las implicaciones que llevaría. 

Arquidiócesis y sociedad respetan matrimonio igualitario

Pablo Alemán Góngora y Douglas Canul Rodríguez son pareja desde hace 16 años, pero desde hace cinco decidieron interponer un amparo para que pudieran casarse, este amor se ha visto reforzado tras la llegada de su pequeño hijo; y socialmente su entornó no se ha visto afectado: “en la parte social hemos avanzado paso a paso, en las escuelas que hemos llevado a nuestro hijo hemos encontrando mucha comprensión, mucha empatía por parte de maestros y de los padres de familia. Era más el miedo en nuestra cabeza, que lo realmente pasa. Hablamos con los padres, y se dan cuenta que lo que pensaban de las parejas homo-parentales eran más bien mitos”

Asimismo, indicaron que la renuencia a legislar los matrimonios igualitarios “siempre ha existido y siempre lo han hecho saber, lo seguirán sosteniendo hasta que se vean obligados por alguna otra fuerza para legislar. Por su propia iniciativa no lo van a hacer. Así sea el último estado en tener una legislatura en este tema en el país”.

“Las personas se aman, las personas se juntan, las personas tienen relaciones sexuales y eso no lo van a poder evitar. Lo que pedimos es que se legisle para que haya seguridad social, para que tengamos todos los derechos civiles que tienen los demás ciudadanos”.

Esto, dijo Canul Rodríguez, deriva en una discriminación directa hacia este sector. “De hecho se acaba de impulsar el Consejo Estatal en contra de la Discriminación, y nos parece algo contradictorio; dicen que no van a discriminar pero en la Constitución están discriminando”. Por otra parte, Alemán Góngora, refirió que al día de hoy la única manera de poder contraer matrimonio con una persona de tu mismo sexo en el estado es mediante un amparo, el cuál puede tener un costo de 9 mil pesos y hasta los 25 mil; pero dado el interés de muchas parejas, algunas han optado por promover un amparo colectivo, refirió.

“La creación de una ley para la convivencia regulada entre personas del mismo sexo, es una tendencia de la que no va a escapar Yucatán, más tarde o más temprano se tendrá que homologar la ley, porque es algo que ya existe y que la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo ha mandatado a través de sus jurisprudencias” explicó el abogado de familia Augusto Marín.

La cuestión no es si estar a favor o en contra, sino hacer un análisis de los alcances de la que podría ser la ley, ya sabemos que quienes se oponen no solo  buscan aplicar restricciones injustificadas que actualmente impiden que en Yucatán personas del mismo sexo contraigan matrimonio. Esto  va más allá del derecho mismo al matrimonio, pues se habla de tener acceso a otros derechos como los migratorios en caso de casarse con un extranjero, de heredar una propiedad, de decidir en cuestiones de salud sobre nuestra pareja y hasta adoptar hijos.

Temas

Comentarios

Te puede interesar