Secciones
Alza de enfermedades pone en alerta a ciudadanos en Yucatán
Yucatán

Alza de enfermedades pone en alerta a ciudadanos en Yucatán

El presupuesto de 15 mil 342 millones de pesos que ejerció la Secretaria de Salud del 2016 al 2018, resultaron insuficientes para detener el avance de las enfermedades que aquejan a los Yucatecos

por LaVerdad

Alza de enfermedades pone en alerta a ciudadanos en Yucatán

Alza de enfermedades pone en alerta a ciudadanos en Yucatán

El cáncer cervico uterino y de mama; los parásitos y las epidemias emergentes como el zika; los problemas de nutrición y los malos hábitos que ocasionan  la obesidad, la diabetes y los problemas cardiovasculares, así como los índices crecientes de alcoholismo y sus consecuencias, tabaquismo están provocando  una situación de alarma para los habitantes de Yucatán.

En comparación con una persona del norte, por ejemplo mientras que un ciudadano de Nuevo León, en promedio, vivirá 77.1 años, un yucateco vivirá 73.3 años, de acuerdo con las estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo). Esa diferencia de cuatro años en la esperanza de vida menos que comienza a marcarse desde los primeros años de vida.

En términos estadísticos, la expectativa de vida es menor para los mexicanos del sureste del país quienes enfrentan amenazas epidemiológicas que acortarán su vida, por lo que se cree un mexicano de esta región morirá más pronto que uno que vive en el centro o en el norte del país.

Héctor Ochoa Díaz López, Miembro numerario de la Academia Nacional de Medicina de México en el área de Salud Pública y autor de “La Frontera Sur de México, ¿una salud en crisis?”, aborda las causas médicas que impactan a los pobladores del sureste del país en términos de años de vida perdidos, o que generan discapacidades físicas, pérdida de calidad de vida, o ausencias en las escuelas o centros de trabajo.

Su trabajo “tiene una dedicatoria especial para los tomadores de decisiones, tanto los que hacen las políticas públicas, como los directivos de los servicios de salud de las instituciones públicas, y todos aquellos responsables de la planificación de la atención médica en el sureste del país”, expone.

Malos hábitos

Las enfermedades crónicas emergentes como problemas de malnutrición, sobrepeso y obesidad, así como desnutrición, problemas que afectan -de manera especialmente elevada- a esta región, particularmente a los niños, escolares y a los adolescentes también, ya son parte de las enfermedades cotidianas que aquejan a los habitantes de Yucatán.

Específicamente la obesidad que afecta a la población yucateca tiene un indicativo de alarma – que hasta ahora no ha sido atendida con eficacia por las autoridades- con 16 mil 800 casos de nuevos obesos en lo que va del 2018, mientras que en el 2017, el sistema de salud pública registró 154 mil 613, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Dicho problema se produce a partir  de las recientes alteraciones en las dietas las zonas rurales y suburbanas, transformadas por la globalización comercial; los alimentos de bajo costo, ricos en carbohidratos, provocan desequilibrios bioenergéticos que ocasionan desnutrición en los niños y obesidad en los adultos.

Otra cifra de alarma y que de hecho es la más alta en la tabla nacional son los casos de intoxicación aguda por alcohol que llegan a los diferentes hospitales, centros de salud y clínicas de Yucatán con 7 mil 267 casos en los que de 2018 contra los 842 que se registraron en el 2017.

Esta cifra es inaceptable, ya que si bien la intoxicación por alcohol no es un mal transmisible si se trata de uno de alta mortalidad y que afecta el futuro del núcleo familiar.

Nuevas amenazas

Las enfermedades transmisibles  representan  una amenaza epidemiológica muy importante, en una región como el sureste donde se encuentra Yucatán, con altos índices de movilidad poblacional y migración internacional.

El doctor Héctor Ochoa destaca que en 2015 y 2016, se registró un brote epidémico importante de zika, una enfermedad que tiene secuelas graves como es la microcefalia en bebés, por la transmisión vertical de madre a feto.

“A partir del año 2013 y 2014, llegaron a través de la circulación de población migrante y comercio de carga otras enfermedades como la chikungunya, tuvimos un brote muy importante en varios estados de la frontera sur, particularmente  en Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán  y Quintana Roo con esta enfermedad emergente  transmitida por mosquitos”, explicó.

En Yucatán también se han documentado casos de tuberculosis, sífilis adquirida,  herpes genital, sida, rabia, asma, bocio, varicela y hepatitis, en cuyos números ofrecidos por el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, indican que en vez de ir a la baja, can en aumento, como un indicativo y al mismo tiempo un llamado de alerta, para atenuar los índices de enfermedades en los yucatecos.

Temas

Comentarios