Secciones
Yucatán

Alcaldes quedan a deber en sus municipios

por La Verdad

Los problemas han empeorado con la creciente ola delictiva que azota a los habitantes de las comunas y sus colonias; deficiente alumbrado, pésimo servicio de transporte, calles inundadas de lodo y falsas

Rebeca González/Diario La Verdad  MÉRIDA, Yucatán.- En al menos siete de los ayuntamientos más poblados de Yucatán, sus alcaldes quedan a deber a sus gobernados, al no cumplir con las propuestas que hicieron en campañas; algunos prometieron solucionar los rezagos sociales en los primeros cien días y han pasado dos años y el atraso, la falta de obras y la desatención son sus principales características, además de que ya algunos piensan en su reelección aun teniendo el repudio ciudadano. Prácticamente ya entrados en el último año del trienio, los presidentes municipales de  Valladolid, Kanasín, Tizimín,  Ticul, Tecax, Umán y Motul, no han cumplido los compromisos hechos durante la temporada de proselitismo, para los primeros cien días. En campaña, todo fue sonrisas, abrazos y promesas; ahora ya instalados en sus oficinas, en el llamado “año de hidalgo” los alcaldes están más ocupados en ver a quién dejan en su lugar para ir por la reelección y cuando algún ciudadano se atreve a exigir, el argumento es siempre el mismo “no hay recursos”.  

VALLADOLID

Así es como se expresa Antonio Tejero Villanueva, integrante del cabildo que preside Alpha Tavera Escalante, de quien dice que durante los últimos meses el argumento para no cumplir con sus compromisos previos es el de que “no hay dinero”. El cabildo de Valladolid, ha incumplido con la celebración de al menos 2 sesiones por mes como lo marca la Ley de Gobierno de los municipios de Yucatán, ya que en estas sesiones es donde se toman los acuerdos de trabajo y se aprueban los recursos para ello. En el caso de la alcaldesa Alpha Tavera Escalante, (Morena) siendo candidata ofreció crear empleos en el campo con las prestaciones de ley que se le otorgan a los trabajadores de cualquier empresa de la iniciativa privada, esa pudo haber sido una de las más arriesgadas promesas que se han escuchado entre la población Vallisoletana y la que permeó entre la población rural de la municipalidad. En la actualidad no solo no se cumplió este compromiso sino que los habitantes de Valladolid y sus comisarias se quejan del abandono de las calles, la falta de seriedad en la colecta de la basura y la ausencia de espacios para que puedan movilizarse las personas con capacidades diferentes.

BAJO LA POLÉMICA

A este recuento de incumplimiento se le suma la polémica en la que ha estado envuelto  Vicente Euan Andueza (PAN), alcalde de Motul, respectivamente, quien han sido severamente criticados en los últimas semanas no solo por los ciudadanos de sus municipios, ya que sus trapacerías han brincado a la esfera nacional. Acusado de nepotismo y desvío de recursos públicos, argumenta estar fuera de la entidad para no responder a las acusaciones que pesan en su contra,  entre éstas el incumplimiento de sus dos únicas promesas de campaña: rehabilitación de escuelas y construcción de espacios deportivos. Despistado a más no poder, el alcalde porteño prefiere ocupar su tiempo en cazar perros y gatos callejeros que en elaborar un plan de trabajo para cubrir sus promesas incumplidas, al menos en los últimos 100 días de su administración. Por su lado, Euan Andueza sigue dando de qué hablar en su localidad, con la entrega primero de huesos con carne y salchichas posteriormente, un par de acciones publicitadas como si fueran la panacea para sacar de la pobreza a cientos de familias motuleñas. Ahora, a poquito más de un año que concluya el periodo A Euan Andueza ya se le olvidó que llegó con la promesa de fortalecer las actividades agropecuarias, de las que dependen unas 11 mil familias de las áreas rurales motuleñas.  

CAMBIO DE ASPECTO

En Kanasín con Carlos Moreno Magaña, (PRI) la situación tampoco es distinta; llegó a la alcaldía explotando la vieja idea de que Kanasín es el otro Yucatán, el más abandonado, el más pobre y con la promesa – no cumplida- de darle un nuevo aspecto,  eliminar baches, cambiar el alumbrado e incrementar la seguridad para hacer ese cambio de imagen tan anhelado. Pero los problemas no solo están igual, sino que se han empeorado con la creciente ola delictiva que azota a los habitantes de la municipalidad y sus colonias; con el deficiente alumbrado, el pésimo servicio de transporte y las calles inundadas de lodo y baches que hacen creer que el cambio de aspecto prometido por el presidente municipal Moreno Magaña, si se ha cumplido pero en retroceso. Otros alcaldes de los municipios yucatecos más densamente poblados son los de Tizimín, Ticul, Tecax y Umán, con las promesas no cumplidas de rescate al campo, rehabilitación de las calles y carreteras, construcción de áreas comunes y generación de empleos entre las más trilladas.

Comentarios

Te puede interesar