Secciones
Afectaría a 10 mil vendedores de Yucatán nuevas medidas fiscales
Yucatán

Afectaría a 10 mil vendedores de Yucatán nuevas medidas fiscales

Hacienda propone un esquema que consiste en determinar el ISR a pagar sobre la diferencia entre el precio de venta sugerido y el precio de compra. En Yucatán afirman que sí es terrorismo fiscal.

por LaVerdad

Afectaría a 10 mil vendedores de Yucatán nuevas medidas fiscales

Afectaría a 10 mil vendedores de Yucatán nuevas medidas fiscales

El modelo de negocio basado en la venta directa de productos por catálogo, es una opción para el complemento de los ingresos de por lo menos 5 millones de personas, de las cuales unas 10 mil residen en Yucatán, en tanto que 2 millones 600 mil aparecen registradas en la Asociación Mexicana de Ventas Directas, ya que el resto no pertenece a ninguna agrupación.

Esto coloca al país en la posición número 7 de los 10 mercados globales más activos, con la participación de un 75% de mujeres y el 25 restante de hombres, pertenecientes en un 70% de la clase media a la baja. El 35% de ellos se encuentran entre los 35 a 49 años y el 77% actualmente viven en unión libre o están casados, según datos del Inegi.

Los rubros con mayor número de socios en las ventas por catálogo son: nutrición con el 46%; 40% productos de belleza, de los que dependen al menos cuatro personas de la ganancia.

El 78% de los vendedores reside en la zona urbana y el 28% cuenta con la secundaria como mínimo de escolaridad, el 26% cuenta con la escolaridad básica aceptada en México Mientras que el 50% se dedica a vender más de una clase de productos, el 74% lo hace de persona a persona y el 21% lo hace por medio de grupos.

QUE LE COBREN A LOS RICOS

En la ciudad de Mérida, hay más de diez mil personas afiliadas a diferentes empresas dedicadas a la venta por catálogo, entre calzado, ropa para dama, joyería, perfumería y lencería, así como alimentos para la salud, además de las  conocidas marcas como Andrea, Price Shoes, Avon, Mary Kay, Tupperware, entre muchos otros que, en su momento, fueron la única opción para miles de familias.

Por su parte, los gerentes de algunas empresas se negaron a dar opiniones a la pregunta de si creen las que las nuevas disposiciones del gobierno federal les afectarán, al gravar los ingresos de sus socios.

La señora Delia N. dedicada a la venta de calzado dijo que seguirá vendiendo porque es su único medio de generar ingresos y que si de pagar impuestos se trata, “que le cobren a los ricos”, ya que como ella, muchas mujeres que son madres solteras, viudas o simplemente buscan la manera de complementar el gasto familiar están dedicadas a las ventas por su propia cuenta, más no para mantener a políticos “buenos para nada”.   

 NEGOCIO RENTABLE Y FLEXIBLE

Este esquema en México alcanza ventas hasta de siete mil millones de dólares al año, con un crecimiento de 4.0 por ciento anual, si bien la forma tradicional siempre ha sido vender diferentes productos de belleza, zapatos o ropa, mostrando catálogos, la era digital ya ha entrado a este sector también.

En Yucatán hay un aproximado más de 10 mil vendedores por catálogo, los cuales no estarían dispuestos a pagar dicho impuesto, pues la ganancia se les iría en ello.

“Ese mecanismo nos afectaría mucho pues perderíamos vendedores, ya que la ganancia máxima de cada vendedor es del 25 por ciento que de por sí ya es poco, pues al pagar impuestos individuales se quedarían sin ganancia prácticamente, por lo que se tendría que analizar que el precio de venta que le damos a los vendedores ya traiga ese impuesto, solo que esto incrementaría el costo y el que terminaría pagando más sería el cliente final”.

Mencionó que normalmente se manejan descuentos a los que los vendedores se hacen acreedores poco a poco para obtener sus ganancias, por lo que la ganancia máxima de un vendedor es del 30 por ciento, y el método de trabajo es que la tienda da el producto a un precio al vendedor y un precio sugerido de venta al público, donde ya incluye su ganancia.

El esquema  propuesto por Hacienda,  sería obligatorio para todas las empresas que realizan ventas por catálogo y según serían las empresas las que tendrían que hacer el ajuste para la retención y el  cálculo del impuesto sobre la diferencia entre el precio de venta sugerido y el precio de compra, aplicando la tarifa del ISR que corresponda a cada persona física.

Mary encargada de tienda de venta de ropa interior por catálogo en Mérida, comentó que esa propuesta está muy mal, porque los vendedores perderán ganancias y perderán clientes al incrementar los costos debido a dicho impuesto.

“Está muy mal que nos cobren impuesto porque de por si la ganancia que tenemos es pequeña, y se nos va  air en impuesto, pues no conviene porque ya no sería negocio” dijo Rita Dzul vendedora de zapatos.

“Está mal esa idea del gobierno federal porque si de por si es poca la ganancia, al pagar impuesto la perderé, por ejemplo  de una colcha de 500 pesos solo gano 150 pesos y el impuesto me lo quitara, pues  no es justo”, comentó Carmen Cahuich, vendedora de colchas por catálogo.

ESO SI ES TERRORISMO FISCAL   

A diferencia del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, que señala que no es terrorismo fiscal porque “son prácticas que también existen en el Reino Unido, en Portugal y Estados Unidos y que en la miscelánea fiscal van a encontrar referencias claras a las prácticas internacionales para evitar la evasión de impuestos, varias yucatecas que pidieron el anonimato dijeron es todo lo contrario, puesto que se trata verdaderamente de terrorismo fiscal.

“Para pagar esos impuestos necesito el apoyo de un contador público. Mis ingresos son complementarios, no soy una empresaria, señaló la señora Verónica Duarte Canché. 

Por otra parte ¿cómo piensan las autoridades calcular el pago de los impuestos? Se pregunta. 

Al respecto, el titular de Hacienda explicó sobre el impuesto a los vendedores por catálogo, que “se propone un esquema simplificado de retención, que consiste en determinar el ISR a pagar sobre la diferencia entre el precio de venta sugerido y el precio de compra, este último directamente observado por la empresa que provee los productos al vendedor independiente”.

ORIGEN DE VENTAS

La venta por catálogo surgió en 1872 gracias a Aaron Montgomery Ward, un comerciante que recorría los Estados Unidos para abastecer de productos a los comercios de las principales poblaciones.

Montgomery se dio cuenta que los agricultores y los habitantes de zonas rurales no tenían acceso a los productos  debido a las elevadas comisiones que se llevaban los intermediarios, provocando que el precio final fuera muy superior al original.

Para eliminarlos alquiló un almacén y adquirió un extenso lote de productos, después mandó imprimir cientos de copias de una hoja en la que aparecían los 163 productos que tenía a la venta y los distribuyó entre varias cooperativas agrícolas.

Los compradores debían marcar qué productos querían adquirir (había ropa, sombreros, calzado, herramientas, enceres de cocina, armas de fuego…) y enviar la hoja por correo. En cuestión de unas semanas les llegaba a su domicilio o en los casos de viviendas más alejadas se enviaba a la estación de ferrocarril más próxima.

En cuestión de pocos años la venta por catálogo de Aarón Montgomery Ward se convirtió en todo un éxito y en solo una década aquella única hoja con 163 productos se había convertido en un libro de 240 páginas y más de diez mil productos diferentes.

EL despegue de la venta por catálogo fue a partir de 1913 cuando se puso en funcionamiento el servicio de paquetería postal (Parcel Post) que llevaba, a través de la compañía de Correos, al domicilio de los ciudadanos paquetes de hasta 50 libras de peso (aproximadamente 22 kilos), por lo que ya no tenían que desplazarse hasta la estación de ferrocarril.

Para inicios del siglo XX varias empresas de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido ya tenían ventas por catálogo y se convirtió en el modo favorito para comprar de millones de usuarios que no podían (o no les gustaba) desplazarse a los comercios.

La empresa Montgomery Ward todavía existe, y es uno de los negocios líderes de la venta por internet, aunque todavía hay personas que prefieren seguir recibiendo el catálogo en sus hogares y realizar sus compras de ese modo.

Cada vez son más los comercios que disponen de venta a través de internet y el porcentaje de usuarios que adquieren habitualmente algún artículo a través de la red, ya sea en tiendas online o aplicaciones de venta entre particulares,  alcanzando hasta un 70 por ciento. Es decir, que de cada 10 personas, siete compran mediante este mecanismo.

Con Información de Jaime Tetzpa/Eliza Ongay.

Temas

Comentarios