Secciones
Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida
Yucatán

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida

Aunque muchos digan que el acoso sexual callejero sea un problema mínimo en Mérida, la realidad es que es más grande de lo que muchos creen e imaginan. 

por LaVerdad

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida

Gracias al hashtag #CosasQuePasanPorSerMujer, una activista feminista de Mérida reveló que cuando tenía ocho años fue atacada sexualmente por el intendente de una costosa escuela al norte de la ciudad.

Debido a esta revelación, varias mujeres de Mérida, así como de otras partes del país han contado también sus perturbadoras y desagradables experiencias con pervertidos hombres que se han topado en las calles. 

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida
El acoso callejero es un problema real y demasiado grande en Mérida.

Las revelaciones muestran el grave problema que se vive en la sociedad, así como la normalización de acciones y comentarios que los hombres suelen hacer ante el silencio de su víctima, muchas veces menores de edad. 

No cabe duda que el abuso sexual infantil es un problema que se denuncia poco en Mérida, pero gracias a la valentía de mujeres que han tomado redes sociales y calles, muchas más féminas revelan perturbadores casos.

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida
Alguna vez en la vida una mujer de Mérida ha sido acosada sexualmente.

Por seguridad de las mujeres, se ha decidido omitir los nombres de las mujeres para salvaguardar su integridad ante posibles agresiones en contra de su persona.

A veces la edad no importa

“Un hombre a mitad de mi cuadra a las 7 am, yo con 12 años y rumbo a la escuela me tocó el glúteo. No hice nada, sólo quería llegar a tiempo a mi clase”. 

“A los 5 años no quise permanecer en misa y salí al atrio con mi papá. Me dispuse a jugar y después cuando fui por un helado, el tipo todo cochino se estaba masturbando. Sólo logré correr con mi papá”. 

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida
Muchos hombres intimidan a las mujeres de Mérida para saciar sus bajos instintos sexuales.

“Cuando tenía 12 años un taxista comenzó a masturbarse y me estaba siguiendo. Logré correr a mi casa cuando él descendió del vehículo por suerte había logrado entrar”. 

Nunca se es demasiado grande

“A los 17 años estudiaba y trabajaba. Un día me enviaron a dejar una documentación a un abogado y cuando entré a el despacho cerró con llave y estuvo a punto de violarme. Me toqueteó por todos lados”. 

“A mí una mujer en plena calle me agarró un seno con toda la mano mientras me dijo que quería salir conmigo. Yo no di pie a eso, soy heterosexual. Me sentí ultrajada por esa mujer”.

Acoso sexual: Perturbadoras historias que han vivido mujeres en calles de Mérida
El acoso callejero no respeta edad ni estatus social.

“Cuando tenía 17 años vi a un tipo masturbándose en el asiento del coche con las puertas abiertas y con su asquerosa humanidad al aire libre. Me duele saber que esto resulte tan común”. 

Exhibicionismo, algo que no se desea ver

“Eso nos pasa a muchas, (nos) topamos con ‘hombres’ que se masturban o sacan su pene al aire especialmente cuando regresamos de la escuela en edad de secundaria o por ahí”. 

“Cuando tenía 12 años iba caminando a la secundaria y pasaba siempre enfrente de una obra en construcción y había un tipo que salía a decirme cosas o me mostraba su miembro. Yo sólo corría como loca a la escuela”.

“Cuando tenía 9 años me pasó algo similar, pero dentro de un supermercado. En uno de los pasillos un hombre con el pene de fuera me hablaba para que lo viera y lo tocara. Salí corriendo en automático”.

Dale clic a la estrella de Google News y síguenos

Te puede interesar: Depravado “manosea asquerosamente” a jovencita en camión de Ciudad Caucel

La realidad del acoso callejero y las agresiones sexuales en la ciudad son reales y se dan a cada rato sin que se denuncien. Aunque para muchos el problema es mínimo, la realidad es que es más grande de que lo uno cree. 

Temas

Comentarios