Secciones
grillos de palma
Yucatán

Abuelito se gana la vida vendiendo grillos de palma en Mérida

El abuelito es veracruzano y dijo estar solo en Mérida, pues sus hijos viven en otras partes del país  y su mujer murió hace ya varios años

por LaVerdad

grillos de palma

grillos de palma

Con una mirada que demuestra experiencia, con ojos que reflejan una vida complicada, para don Manuel Avendaño Hernández crear grillitos y peces con hojas de palma, es la enseñanza que su abuelo le dejó para ganarse la vida.

Con 72 años, sus hijos grandes y con su esposa ya fallecida, la vida es un regalo que procura diariamente, por lo que desde poco después de las ocho de la mañana él se instala en las puertas de una tienda ubicada en la calle 60 por 63 en el centro de Mérida para mirar pasar las horas y los días.

“Esto lo aprendí yo de chavito. Desde niño mi abuelito me ensenó a trabajar la madera, y a hacer puras artesanías, y a trabajar el petate. Una vez, antes de que muriera mi mamá, ella me dijo: ‘no recuerdas lo que te enseñó mi papá, hacer grillitos, trabajar el petate, camastros’ y de ahí retomé lo que había aprendido. Yo ni me acordaba, pero con la práctica me acordé y poco a poco ya fui recordando cómo se hacen todas estas cosas”, explicó.

Por otra parte, detalló el modo de realización de estas decoraciones 100 por ciento naturales: “con pura hojitas de palma de coco hago los grillitos, con dos hojitas los armo, una para el cuerpo y otra para las patitas y las alas. Los hacemos en cinco minutos”, dijo sobre su trabajo, que para él es sencillo.

También sostuvo que para su buena suerte las autoridades nunca lo han removido del lugar en donde se instala. En tanto, refirió que actualmente vive en el sur de Mérida con unos familiares. “Tengo hijos pero ninguno está aquí. Aquí tengo sobrinos y primos. Mi mamá murió, mi esposa murió y me quedé solo. Y por eso me dedico a esto, que para mí es más que suficiente”, dijo el septuageniario.

Indicó que para él 100 o 150 pesos son más que suficientes para pasar el día, pero dijo que la realidad es que hay días donde sí está dura la cosa.

Temas

Comentarios