Secciones
Abandono escolar en aumento cada año en Yucatán
Yucatán

Abandono escolar en aumento cada año en Yucatán

Diversos factores, pero principalmente la economía propicia que desde la educación básica niños y adolescentes abandonen las aulas para insertarse a alguna actividad laboral en Yucatán; urgen padres a autoridades educativas en la entidad aplicar un plan antideserción.

por RebecaGonzalez

Abandono escolar en aumento cada año en Yucatán

Abandono escolar en aumento cada año en Yucatán

La deserción escolar en Yucatán está asociada a distintos aspectos entre los cuales destacan: el económico, que implican la falta de recursos para sostener los gastos de la escuela; inexistencia o ausencia de oferta educativa para los niveles de secundaria, medio superior y superior; problemas familiares que puedan presentarse en esta etapa de desarrollo, así como las tareas y demandas del hogar; falta de interés y problemas en el desempeño escolar.

Se considera que un núcleo población tendrá más oportunidades de desarrollo y abatir su grado de pobreza y marginación en función de su preparación académica pero como si se tratara de una contraposición, entre menos capacidad económica exista para enfrentar los gastos de la educación, más posibilidades de abandonar la escuela en los niños y jóvenes estudiantes habrá.

El abandono escolar es un fenómeno preocupante, trunca la misión educativa de una comunidad y propicia que la brecha social se amplíe y la movilidad social no se logre para aquellos que tienen menos oportunidades y menos recursos económicos.

escuelas
Deserción escolar en Yucatán

La falta de recursos económicos para comprar útiles escolares, pagar pasajes e inscripciones fue el factor principal para que 49.7% de estudiantes dejaran inconclusa su vida académica, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Deserción Escolar en la Educación Media Superior en 2018.

Mientras que, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reportó que 2,2 millones de adolescentes desertaron, es decir, 16.2% deberían estar cursando la secundaria o el nivel medio superior y no lo estaban haciendo (INEGI, 2015).

Números significativos a la baja

En Yucatán, según la matrícula de los ciclos escolares del 2009-2010 al  2018-2019 proporcionada por la Dirección de Planeación de la Secretaría de Educación (Segey), se han dado cambios significativos en cuanto al número de alumnos que inician la primaria contra los que concluyen los seis grados de educación básica.

En estos diez años analizados, también llama la atención cómo gradualmente se han ido reduciendo la cantidad de menores de edad que cursan la educación primaria cada ciclo escolar.

Así, en el ciclo escolar 2009-2010, iniciaron 247 mil 239 niños y concluyeron 244 mil 669; en el ciclo escolar 2010-2011, iniciaron la primaria 248,939 alumnos y la concluyeron 246,575; en el ciclo 2011-2012, iniciaron 248,244 y concluyeron 247,453; en el 2012-2013, iniciaron 245,743 y terminaron 243,762.

En tanto que en el ciclo escolar 2013-2014, iniciaron 240,854 alumnos y concluyeron 239,180; para el ciclo 2014-2015, las cifras fueron 233,672 contra 231,471, en el ciclo 2015-2016, iniciaron 230, 400 y terminaron 228,514; en el ciclo 2016-2017, iniciaron 227,768 y terminaron 226,793; en el 2017-2018, iniciaron 226,619 y terminaron 224,795 para el ciclo 2018-2019, iniciaron 226,308 y concluyeron 224,717.

Una somera revisión en los números indica que en diez años la población infantil escolar en la educación primaria se ha visto reducida drásticamente al pasar en el 2009 de 247,239 niños y niñas inscritos en los seis grados escolares, a 226,308, lo que significa que en 10 años, la demanda en los seis grados se redujo en alrededor de un 2 por ciento.

Zonas rurales con mayor deserción

En Yucatán se ha encontrado que las zonas rurales son las que presentan mayores dificultades, debido al nivel de ingreso en las familias.

Este es un factor que incide en la dinámica que se presenta al interior de los hogares y repercute en los hijos y sus actividades escolares.

Las dificultades para que un niño o adolescente concluya su preparación básica está ligada directamente a lo que perciben las familias con las actividades que se realian en la región. De tal manera que surgen distintas actividades tales como: migración en busca de espacios laborales, elaboración de artesanías, urdido de hamacas, pequeños productores de cultivos comerciales, trabajos con bajos salarios, entre otros.

portada
La Verdad Yucatán del 15 de septiembre

Para los padres de familia de las zonas rurales con menor poder adquisitivo el que sus hijos permanezcan o no en el sistema educativo no es una prioridad, pero si lo es la búsqueda de recursos para satisfacer las necesidades básicas de la familia.

Existen zonas dentro del estado que tienen una importante relación con el sector turístico, lo cual es una fuente importante de ingresos para algunas comunidades y familias, ya que es considerada como una industria que promueve la generación de empleos y dinero

De acuerdo con integrantes de la Unión de Padres de Familias capítulo Yucatán existen comunidades en las cuales niños y adolescentes trabajan para contribuir económicamente y cubrir las necesidades de su familia, lo cual está relacionado con el índice de deserción escolar en el estado.

Aquellos niños y niñas que por necesidades económicas de las familias trabajan en labores domésticas o en el campo, asisten a la escuela con menor frecuencia, ante lo cual, la asistencia a clases de estos niños o adolescentes se va reduciendo a medida que aumentan las horas de trabajo.

Trabajan en vez de estudiar

Según estadísticas del Consejo Estatal de Población (Coespo), En Yucatán viven cerca de 500 mil niños y niñas, de los cuales se estima que alrededor de 50 mil ejercen algún tipo de trabajo, esto es, 10% de los niños de la entidad son económicamente activos. De los menores de 14 años en esta situación, según la Encuesta de Ocupación y Empleo (INEGI), más de 11 mil, es decir, 22.4% no cumplen con la edad mínima requerida marcada por la Ley Federal del Trabajo. En el grupo de cinco a 17 años, 33.3% trabajaba en la industria, 23.1% en el sector agropecuario, como artesanos o ayudantes, y 13.6% como comerciantes o empleados en comercios. En el segmento de cinco a 17 años, 44% no asistía a la escuela, 32.7% trabajaba más de 35 horas a la semana y 34.6% no tenía ingresos o sus pagos eran en especie.

Urge programa antideserción

Disminuir el abandono escolar, representa todo un reto en el que no solo padres, tutores, alumnos y maestros tiene que ver, pues como ya se vió tiene un papel preponderante el aspecto económico de cada familia y en general de las localidades de Yucatán.

Te puede interesar:Denuncian despido ilegal de maestros y administrativos en Secundarias Transferidas

“Nosotros hemos pedido que se aplique un plan o programa que ayude a disminuir la deserción escolar” añaden Luis Montalvo Be y Angel Augusto Castillo, integrantes de la Unión Nacional de Padres (Yucatán) en el que destacan:

  • Ampliar la oferta educativa gratuita
  • Ampliar programas de becas
  • Cancelar cobros de cuotas e inscripciones
  • Impulsar el uso de las tecnologías tanto en el docente como en los alumnos
  • Acceso a internet gratis
  • Fortalecer y el fomentar la lectura
  • Diálogo con los padres de familia y visitas domiciliarias
  • Detectar y atender oportunamente factores que llevan a la deserción
  • Inducción de estudiantes a la secundaria antes que finalicen el sexto grado
  • Rehabilitación y ampliación de la infraestructura escolar

Temas

Comentarios