Secciones
Huachicoleros en Yucatán
Yucatán

ALERTA: Huachicoleros operan en Yucatán

La primera señal de alerta ocurrió en octubre de 2017, cuando fue descubierta la primera de varias tomas clandestinas a ductos de combustibles, dando paso a una actividad delictiva, que hasta entonces era desconocida en Yucatán: el huachicoleo.

por LaVerdad

Huachicoleros en Yucatán

Huachicoleros en Yucatán

En medio de la guerra emprendida por el gobierno federal contra el robo y comercio ilegal de combustibles y la tragedia en Hidalgo, el arzobispo de Yucatán Gustavo Rodríguez Vera convocó a los yucatecos a evitar involucrase en este tipo de ilicitos.

En un llamado que profundiza en la seguridad y la integridad de las personas, el jerarca religioso también solicitó oraciones para las familias que perdieron a sus seres queridos en la explosión del ducto donde se sustraía combustible en el estado de Hidalgo e insistió en los peligros de manipular combustibles.

“Quienes se dedican a la ordeña de combustibles, están conformados en un equipo donde no puede faltar el “tapinero”, éste es fundamental para barrenar el ducto, pero no es el único responsable, se sabe que dentro de Pemex – y esto ya sido ampliamente confirmado por la actual administración federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador- hay una mafia constituida con ingenieros responsables de áreas logísticas, hasta tuberos y soldadores, quienes participan en el robo de combustible”, así sintetiza la forma de operar de los delincuentes, un trabajador jubilado de Pemex, consultado bajo la condición de anonimato.

Robo de combustibles en Yucatán

“Cuando ya se tiene identificado el ducto a intervenir, el soldador coloca sobre el tubo  un par de abrazaderas, en las que se habrá de apoyar toda la maniobra; luego el ‘tapinero’ monta el ‘tapping machine’ con la válvula, la cual esta provista hasta de manómetro; el artefacto tiene forma de ‘T’, abren la esfera de la válvula y a la broca contenida, le dan vueltas manualmente, a conciencia, quirúrgicamente, hasta lograr perforar el ducto, entonces la broca es retirada con el tapping, pero dejan instalada la válvula con la esfera cerrada para evitar que se derrame el producto.

“La perforación se sale de control cuando la presión del producto que se traslada por la tubería, es de tal fuerza que al tapinero le resulta difícil retirar a tiempo la broca y es entonces cuando resulta en fugas”, explicó.

Si la intervención es “bien hecha”, no tiene que haber problemas técnicos, dentro del contexto de la ilegalidad, la válvula que ha sido instalada, puede permanecer en el ducto por tiempo indefinido, hasta que alguna autoridad la descubra, alguien denuncie o sean vistas las mangueras de alta presión que se colocan y retiran para sustraer la gasolina y llevarla a los auto tanques.

Aunque las autoridades policiales y de seguridad han negado la presencia de los grupos delictivos dedicados a la sustracción de combustibles en Yucatán, son los propios habitantes a la zona cercana a los derechos de vía de los 2 ductos que conectan a la TAD con el puerto de Progreso, quienes han suministrado información a la petrolera a través del área de Seguridad Física de Pemex, indican la actividad delincuencial.

Más allá de las supuestas investigaciones que mantiene abiertas en dos expedientes, la agencia del Ministerio Público de la Federación sobre los casos de Progreso, los vecinos relatan que desde mediados de 2017 una banda de presuntos “huachicoleros”, originarios de Puebla y Oaxaca, estaría operando por la nula la vigilancia a las instalaciones de parte de Seguridad Física como en el sistema digital.

Los delincuentes encontrarían también en la propia resistencia de las autoridades a aceptar su presencia, una “área de oportunidad”.

 

Robo de combustibles en Yucatán

Las mismas versiones vecinales apuntan que el estallido ocurrido la madrugada del miércoles 18 de julio de 2018, pudo deberse a que un segundo grupo de vándalos, éstos de las comunidades cercanas, trataron de imitar la actitud delictiva de los foráneos, sin las habilidades suficientes para el manejo de la presión en las ductos.

Por separado trabajadores de la empresa petrolera del área de ductos, consultados en la ciudad de Campeche recordaron la existencia del Sistema Control de Supervisión y Adquisición de Datos (Scada, por sus siglas en inglés), el cual tiene como objetivo principal vigilar la red de ductos, no sólo para evitar accidentes, sino también para contribuir en la detección oportuna de las tomas clandestinas.

El sistema permite detectar cualquier cambio de presión o anomalía en la red, ya que sus sistemas computacionales emiten la información sobre cómo fluye el producto. Pero esta información debe ser combinada con las acciones de otras áreas de seguridad en Pemex, pues la detección de fallas no especifica en el lugar exacto en el que se está perdiendo presión o se están robando el combustible.

La vigilancia a través de Scada, es de 24 horas los 365 días del año, y se alimenta con la información que se recaba a lo largo de la red, la cual es transmitida vía satélite o con fibra óptica, por lo que la supervisión es en tiempo real.

Reducir y en el caso de Yucatán, anular, el delito que apenas ha comenzado, implicaría que Pemex y sus dependencias de seguridad y vigilancia se enfocaran no sólo en vigilar los ductos y castigar a quienes perforan la infraestructura, sino atacar la otra rama de este problema, es decir, la demanda.

La compra ilegal.  Ya que quienes se dedican a la compra - venta y uso de gasolinas y diésel, (gasolineras, constructoras, industrias, etc.) saben perfectamente que al comprar combustibles en el mercado negro están contribuyendo a la extensión del delito.

 

 

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR