Viral

El Proyecto Abigail y otras aterradoras teorías conspirativas sobre el Área 51

El Proyecto Abigail y otras aterradoras teorías conspirativas sobre el Área 51

Conoce el terrible relato del Proyecto Abigail y dos historias más relacionadas al Área 51.

Por Raúl Luna

04/06/2021 06:47

La historia del Proyecto Abigail hace referencia a uno de los experimentos con humanos más aterradores que se relacionan con el lugar más concurrido de las teorías de conspiración de todo el mundo: el Área 51.

Según la historia, el Proyecto Abigail habría ocurrido en 1945 e implica a Abigail Wester, hija de uno de los científicos más prominentes del Área 51 a finales de la Segunda Guerra Mundial, Albert Western.

En ese sitio ultrasecreto del gobierno de los Estados Unidos, que en ese tiempo se llamaba Campo Auxiliar de la Fuerza Aérea de Indian Springs, el doctor Wester utilizó a su joven hija para experimentar con su cuerpo, convirtiéndola en una especie de monstruo en su intento por modificarla para hacerla más fuerte y resistente.

Aunque nadie ha podido comprobar que el Proyecto Abigail se trate de una creepypasta que sí ocurrió en la vida real, los detalles de la historia han permanecido en el imaginario popular durante años y muchas personas aún se aterrorizan al conocerla.

La Verdad Noticias te presenta la terrorífica historia del Proyecto Abigail y dos cuentos más relacionados con el Área 51.

Proyecto Abigail

El Proyecto Abigail y otras aterradoras teorías conspirativas sobre el Área 51

De acuerdo con documentos supuestamente encontrados en las redes de inteligencia de los Estados Unidos, el objetivo del experimento era estudiar cómo reaccionan los seres humanos a condiciones extremas, incluyendo pruebas que incluían radiación.

Por razones obvias, quien fuera expuesto a tales pruebas tendría que ser de completa confianza para el doctor Wester, por lo que este, en su afán de superar los supuestos logros de la Alemania nazi con la alteración de la fisiología humana, decidió usar a su hija Abigail.

Se desconoce cuáles fueron los tratos que se le dieron a Abigail, una joven universitaria que relucía de belleza, pero según la historia su apariencia comenzó a cambiar en muy poco tiempo: su piel comenzó a arrugarse, sus dientes crecieron de manera desproporcionada y su mente empezó a perder la capacidad de razonamiento.

Pese a las peticiones de sus colegas para que detuviera el experimento, el doctor Wester decidió que los experimentos deberían continuar. Alegó que la dependencia de la joven a los medicamentos que le suministraba podría matarla si suspendían las pruebas.

Pero la mente de Abigail se perdió para siempre: se había  Algunos ex empleados del Área 51 dijeron que solían llevar enormes platillos a una gran jaula, aunque nunca supieron con certeza qué había adentro, aunque aseguraban que lo que había allí era un monstruo.

Tras dos años de iniciar el Proyecto Abigail, el doctor Wester decidió abandonarlo y se suicidó, dejando a sus compañeros científicos la encomienda de regresar a su hija a la normalidad, cosa que, según cuentan, nunca ocurrió, porque el gobierno no estuvo dispuesto a entregar más recursos para deshacer lo hecho.

Abigail fue abandonada a su suerte, y el experimento que hicieron con ella se fue por mucho tiempo uno de los secretos mejor guardados del Área 51.

Contacto alienígena

El Proyecto Abigail y otras aterradoras teorías conspirativas sobre el Área 51

Además del Proyecto Abigail, las historias de extraterrestres haciendo contacto con humanos siempre son interesantes cuando se relacionan con el Área 51. No fue sino hasta el 2013 cuando el servicio secreto confirmó oficialmente la existencia del área restringida donde supuestamente se estudia formas de vida alienígena.

Una de las historias más recientes relacionadas con el Área 51 es el testimonio de un ex empleado que fue filtrado en forma de audio por la organización de ciberactivistas Anonymous. En el audio, el hombre anónimo afirma la existencia no de extraterrestres, sino de seres “extradimensionales”.

De acuerdo con su revelación, el Gobierno de Estados Unidos sabe de la existencia de estos seres y de sus planes para atacar el planeta Tierra con el fin de eliminar los grandes centros de población, lo que provocaría “desastres próximamente”.

Experimento ruso del sueño

El Proyecto Abigail y otras aterradoras teorías conspirativas sobre el Área 51

Similar a lo que ocurrió con el Proyecto Abigail, la leyenda urbana del experimento ruso del sueño nos remonta a los años 40 durante la Guerra Fría, esa constante amenaza de una batalla de fuerzas nucleares entre Estados Unidos y Rusia.

Fue en aquella época en la que investigadores rusos supuestamente usaron a cinco presos políticos, condenados por el delito de traición, para probar un recientemente patentado gas para inhibir la necesidad de dormir de los seres humanos.

El experimento consistió en mantener a los presos despiertos durante 15 días enteros en una habitación sellada con libros, agua y comida para un mes, desde donde los investigadores monitorean los efectos de no dormir en sus cuerpos y mentes. Se les prometió que después de 30 días se les otorgaría la libertad.

Al parecer, durante los primeros cinco días las cosas salieron bien y no hubo grandes complicaciones, pero después de ese límite los prisioneros empezaron a perder la cordura. Se dice que empezaron las desconfianzas entre ellos y la paranoia. Dejaron de hablar como lo habían hecho hasta entonces.

Para el noveno día uno empezó a gritar, durando así unas tres horas, y finalmente se arrancó las cuerdas vocales. Cuando los investigadores entraron en la habitación, ninguno de los cuatro hombres restantes parecía notar la atrocidad que acababa de ocurrir. En cambio, tomaron libros, defecaron en ellos, arrancaron las páginas y las pegaron a las paredes.

Entre los días diez y trece nadie habló, ni siquiera para comunicarse sus paranoias. Preocupados, los expertos enviaron a un grupo de soldados armados y bien protegidos que experimentaron un horror nunca antes visto: los sujetos se habían arrancado partes del cuerpo con sus propias manos y habían empezado a comerse a sí mismos.

Los soldados trataron de sacarlos de la habitación, pero como respuesta los sujetos exigieron que los dejaran ahí y que les administraran más gas para poder seguir despiertos y vivos. Agredieron a los soldados, matando a varios de ellos. 

Cuando al fin fueron controlados, los investigadores notaron que uno de los prisioneros se había sacado varios órganos, pero se negaba a recibir atención médica y murió desangrado. De los tres que quedaban, solo dos conservaban sus cuerdas vocales y los otros dos seguían demandando más gas psicotrópico.

Al igual que ocurre con el Proyecto Abigail, no hay pruebas documentadas de la veracidad del experimento ruso del sueño, pero definitivamente es capaz de helarnos la sangre y nadie puede quedar indiferente ante tal horror.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.