Secciones
RUMBO A LOS 50 AÑOS: ¿Cancún o Kancum?
Turismo

RUMBO A LOS 50 AÑOS: ¿Cancún o Kancum?

Si tienes curiosidad de conocer la historia de Cancún, no debes perderte ningún detalle narrado por don Fernando Martí en su libro "Fantasías de Banqueros II".

por La Verdad

RUMBO A LOS 50 AÑOS: ¿Cancún o Kancum?

RUMBO A LOS 50 AÑOS: ¿Cancún o Kancum?

A partir de hoy, estaremos compartiendo los capítulos del libro "Fantasía de Banqueros II" del autor Fernando Martí, en donde narra la historia de uno de los lugares más bellos de la tierra: Cancún.

Fernando Martí, autor de Fantasía de banqueros II.

A lo largo de su historia, nuestra isla ha ostentado dos nombres: Cancún (con ene y con acento), y Kancum (con eme y sin acento). El problema es que ambas ortografías son correctas y que fueron usadas a discreción por los cartógrafos extranjeros, que desde luego no hablaban maya.

Mapa atribuido al cartógrafo francés Jean Rotz, de la Escuela de Dieppe, fechado en 1542. En la región donde se ubica Cancún aparece un misterioso archipiélago, que ostenta la leyenda Yslas Desconoscida. El original se encuentra en la British Library, de Londres.

No andaba tan extraviada la alcaldesa Mara Lezama cuando, en su discurso de toma de posesión, propuso cambiarle el nombre a nuestro municipio, para que ya no se llame Benito Juárez, sino que adopte el nombre por el que todo mundo lo conoce: Cancún.

La propuesta causó algunas reacciones ignorantes, que alegan que el nombre de la ciudad se gestó en Fonatur, y que tiene los atributos de una marca comercial.

Por el contrario, el nombre Cancún tiene plena legitimidad histórica. Con todas sus letras, así lo consignó el cartógrafo francés Jean Baptiste Bourgignon d’Anville en su célebre mapamundi de 1749.

El homenaje de Francia a su célebre cartógrafo. Una calle del centro de París lleva su nombre y su estatua figura en la galería del Hotel de Ville, el Ayuntamiento de la capital francesa.

Hay alguna duda sobre la ortografía original, Cancún o Kancum, pero no hay duda que así se llamaba antes de Fonatur, antes de que hubiera turismo, antes de que existiera México, y antes, más de medio siglo antes de que naciera Benito Juárez.

Su actual denominación tiene motivos cien por ciento políticos. La propuesta vino del entonces gobernador del Estado, David Gustavo Gutiérrez Ruiz, quien razonó que Cancún debería tener algo mexicano… ¡y qué hay más mexicano que Benito Juárez!

Así se lo hizo saber al entonces líder del Congreso Constituyente, Pedro Joaquín Coldwell, quien sin mayores averiguaciones lo plasmó en la primera Constitución.

Ni que decir, la iniciativa le fascinó al jefe de ambos, el entonces Presidente Luis Echeverría, quien se ufanaba de proclamar en público que era fanático del Benemérito.

Eso fue hace muchos años y quizás sea tiempo de revisar la historia. Por desgracia Mara (que no era política, pero se está volviendo), se dejó amedrentar por su mentor político, Gastón Alegre, quien la increpó públicamente por su osadía, alegando que Benito Juárez es otra vez el héroe favorito del Presidente, aunque ahora se llame López Obrador.

Mal por el defensor de los mayas, que no supo defender el nombre maya de Cancún, y desde luego mal por la clase política, que nos sigue diciendo que lo único que cuenta en este país es tener contento al Inquilino en Turno de Palacio Nacional.

Así que no hay vuelta de hoja: por lo pronto, Cancún se seguirá llamando Benito Juárez. Pero vale la pena echarle una ojeada a la historia. 

Lo que sigue es un resumen del capítulo Cancún o Kancum, incluido en el libro Fantasía de Banqueros II, que lamentablemente se encuentra agotado.

Pero si usted desea leer el capítulo completo, basta con solicitarlo al correo fantasiadebanqueros@gmail.com y con mucho gusto el autor se lo enviará, sin costo alguno y en edición coleccionable.

"La opinión expresada aquí es responsabilidad del autor".

Temas

Comentarios