Secciones
Joyà, el show culinario del Cirque Du Soleil en Riviera Maya
Turismo

Joyà, el show culinario del Cirque Du Soleil en Riviera Maya

La travel blogger Andrea Mendoza nos narra la maravilla que es encontrarte en un circo y probar las delicias que ahí se encuentran 

por La Verdad

Joyà, el show culinario del Cirque Du Soleil en Riviera Maya

Joyà, el show culinario del Cirque Du Soleil en Riviera Maya| Rigoberto Moreno

La travel blogger Andrea Mendoza Galindo en su colaboración para Turismo de laverdadnoticias.com nos cuenta lo que podremos encontrar si asistimos a una función del Cirque du Soleil de la Riviera Maya.

Ignoro en qué momento de mi vida dejé de pensar como niña, supongo que es algo que uno va abandonando con el tiempo, pero sé que hay un punto culminante en el que todos perdemos esa chispa tan particular de inocencia y asombro.

Tal vez sea por eso que apreciamos tanto los momentos en que volvemos a las raíces de las emociones puras, porque estamos acostumbrados a situaciones prefabricadas. Así, con la expectativa de volver a sentirme asombrada, entré a Joyà, el único show del Cirque Du Soleil inspirado en México y que incluye una experiencia gastronómica.  

Show culinario de la Joyà.

Inicié el viaje incluso unas horas antes de que los artistas que conforman el show tomarán el escenario. El Teatro Cirque Du Soleil es un impresionante complejo sobre una laguna que se encuentra dentro del hotel Vidanta Riviera Maya.

Ahí, al filo del agua y con la gente ingresando al lugar, empieza a saborear la energía de la expectativa y la emoción. Apenas unos pasos dentro de la recepción, cócteles con humo saliendo de las copas, actos de magia y bartenders empiezan a aparecer. 

Cócteles y magia.

Después de la mixología mágica, se abre el paso hacia el foro principal. La atmósfera dentro impregna de color hasta el último detalle. Sobre las mesas reposaba el menú que estaba a punto de degustar y ya desde ese momento intuí que la cena no estaría apegada a la normalidad; la carta que anuncia los platillos es completamente comestible. Una vez terminados los aperitivos, van entrando los platos que desde la vajilla y hasta la preparación parecen salidos de un cuento. 

Cirque du Soleil de Riviera Maya.

Como si se tratara de experimentos alquímicos, los platillos desfilaron por la mesa echando fumarolas y desbordando colores. La magia, sin embargo, tiene su apogeo cuando todos los ingredientes se mezclan en la boca y hacen un espectáculo de texturas y sabores que, vale la pena agregar, estremece hasta a la más tímida papila gustativa. Ya al final de la cena, un libro se posa sobre la mesa, su contenido son los postres que culminan de manera exquisita toda la experiencia gastronómica. 

Dale clic en la estrella de google news y síguenos

Lo que sigue después del deleite culinario es la magia de los artistas que hacen con sus cuerpos lo inimaginable. El show, como fue creado específicamente para México, está plagado de referencias culturales e históricas que me reconectaron con mis juegos de la infancia, con los juguetes que me entretenían e incluso con los libros que solía consultar. Probablemente, lo que más tocó las fibras de mis recuerdos fue la relación de Joyà y Zelig, los dos personajes que funcionan como hilo conductor de todo el espectáculo. 

El show creado para México.

La nieta y el abuelo se embarcan en una aventura que, de manera muy simbólica, hace alusión a la historia de México. Desde el impacto del asteroide en la península de Yucatán que causó la extinción de los dinosaurios, hasta la aparición de personajes inspirados en las creaciones de Guillermo del Toro, el maestro de las criaturas fantásticas. Así, entre libros gigantes que toman el escenario, plantas cuyo tallo se alza del piso al techo, impresionantes actos de destreza y música embriagadora, van pasando los actos y desarrollándose la historia. 

TE PUEDE INTERESAR: Andrea Mendoza nos da 13 tips de viaje

Independiente a la interpretación de cada asistente, el común en el teatro son las caras de asombro, la emoción desbordada y hasta las lágrimas. Ese es el gran acierto de Joyà, que desde el inicio y hasta el final provoca un sentimiento genuino de fascinación y permite el redescubrimiento de las emociones puras. Ya sea que en el paladar colisionan de manera magnífica los ingredientes de los platillos o que las pupilas se llenen de fascinación, el viaje permea en todos los sentidos y hacia todas las direcciones.

Temas

Comentarios

Te puede interesar