Turismo

Cultura Maya; 7 secretos y ocultos lugares para visitar

La civilización maya está repleta de misterios, e incluso expertos aún se encuentran desconcertados por su método de criptografía extraordinariamente compleja, su entendimiento hacia las matemáticas, como así también por la astrofísica y las fascinantes arquitecturas que lograron desarrollar sin ingeniería moderna. 

Por Liliana Aleman

08/05/2021 11:53

Cómo lograron llevarlo a cabo es algo que aún se encuentra en controversia. Sin embargo, a continuación podrás conocer varios de sus admirables logros arquitectónicos, con el que podrás planear una aventura por el místico suelo de los mayas. 

1- Santuario de Kukulkán, Chichen Itza. 

Construido entre los siglos IX D.C. y XII D.C. como santuario de la deidad serpiente maya Kukulkán, el templo se encontraba parcialmente cubierto por una densa vegetación y escondido en el bosque, hasta 1880 donde fue fotografiado por primera vez. 

La construcción con forma de pirámide, está constituida por una serie de plataformas cuadradas con escalones en sus cuatro lados dirigiendo todos hacia la cima, donde cada uno de los mismo posee 91 escalones, que al combinarse con la terraza superior dan un total de 365 escalones, la misma cantidad de días en un año. 

Si fue un acto premeditado o una asombrosa casualidad, es un hecho que aun en la actualidad continúa generando gran polémica. Sin embargo, la extraordinaria tecnología empleada para el desarrollo de dicha estructura crea una maravillosa utopía. Por otro lado, durante el equinoccio de otoño y primavera, el templo de Chichen Itza permite atestiguar lo que simula ser la sombra de una serpiente que recorre el balaustre del monumento, arrastrándose cuesta arriba en marzo y descendiendo en septiembre, con una duración de aproximadamente 3 horas.

Asimismo, además de la ilusión llevada a cabo por sus antiguos arquitectos, la estructura oculta otro secreto en el interior de la misma. Bajo los niveles superiores esconde una pirámide más pequeña y debajo de la misma, un tercer monumento. 

2-Cenote Ik-Kil:

Localizado en la Península de Yucatán, este cenote parece no ser de este mundo. Pese a que los mayas, empleaban esa zona para sus rituales, actualmente es uno de los destinos turísticos más populares de México, donde sus raíces llegan desde la parte superior del hueco hasta tocar el color azul profundo de sus aguas.  Te invitamos a ver información de Cenote Suytun aquí.

3-Pirámide de Nohoch Mul: 

Está prohibido escalar el templo de kukulkán en Chichen Itza desde un incidente ocasionado en el 2006. De creer que la travesía no sería perfecta hasta no subir a una pirámide, los 42 metros de altura que ofrece Nohoch Mul, es el sitio ideal para conocer. 

Si no le tienes miedo a las alturas y cuentas con la resistencia necesaria para escalar sus 130 peldaños, la cima ofrece un fascinante panorama de Yucatán, y las zonas con el ingreso prohibido al público de Coba, incluyendo la Laguna de Macanxoc hacia el este y la Laguna Coba en el sudoeste. Te invitamos a conocer más información de tour a Chichen Itzá.

4-Metrópoli ancestral de Tulum: 

Siendo la única localidad maya en la bahía del mar Caribe, se encuentra a una altura de 12m en un acantilado de la Península de Yucatán, la cual fue una de las últimas metrópolis que establecieron y habitaron los mayas. De acuerdo a los científicos, el nombre original posiblemente fue Zama, que representa la Ciudad del Amanecer. 

El Castillo, El Santuario de los Frescos y el Templo del Dios Descendente, son 3 de las construcciones más conocidas del lugar, haciéndolo perfecto para aquellas personas que desean profundizar en la rica historia maya como así también para los amantes de la naturaleza. 

Asimismo, en la zona se encuentran una gran cantidad de cenotes, entre ellos, Cenote Cristal o Naharon, Cenote Casa Tortuga, Cenote Esqueleto, Cenote Escondido, Cenote Abejas, Gran Cenote y Vaca-Ha. 

5-Templo de Inscripciones, Palenque:

El santuario fue desarrollado como un mausoleo para el Rey Pakal, el mítico astronauta maya que rigió en Palenque en el siglo VII. El cual comenzó a construirse en la década final de su vida, y quedó a cargo de K'inich Kan Bahlam, hijo y sucesor. 

Los muros en el interior se encuentran cubiertos por unos 600 jeroglíficos, donde algunos aún actualmente no logran ser descifrados. En la cima del monumento, se localiza una antecámara con tres salas y en el año 1959, una de las salas, develó un pasadizo sagrado hasta la fosa del Rey, el cual se encontraba repleto de riquezas y arcaicos artilugios. Como la máscara funeraria de Pakal “El Grande”, un inusual artefacto creado absolutamente de jade y ojos formados de nácar y obsidiana. Si bien el ingreso hacia la tumba del Rey Pakal se encuentra prohibido para las personas, el Museo Nacional de Antropología de México, exhibe una réplica exacta de la misma. 

6-Arcaica metrópoli maya Yaxchilán:

Localizada en las cercanías de Palenque, la antigua ciudad  fue una de las regiones más potentes y sólidas del imperio maya. La misma es popular por sus adornos de roca bien conservados sobre la entrada, denominados dinteles. Los mismos poseen escritos jeroglíficos que esquematizan los testimonios de necrologías de la ciudad. 

Hasta hace no mucho, era complejo arribar a la zona de una forma que no fuese por aire o agua, dado que era inexistente la presencia de senderos a 160km a la redonda. Lo cual tras la cimentación del camino limítrofe llevado a cabo por el gobierno mexicano a comienzo de los 80 cambió y actualmente recibe una continua y fluida cantidad de turistas.  

7- Murales de Bonampak:

La metrópolis localizadas no muy lejos de Yaxchilán, posiblemente no sea demasiado emocionante. Sin embargo, lo equilibra con los murales hallados en el lugar. Las primeras personas en localizar el templo fueron dos turistas estadounidenses, orientados por un maya del lugar que aún recorría los antiguos santuarios. Los murales simbolizan gobernantes mayas, danzadores, compositores, asaltos y sacrificios. 

De acuerdo con la licenciada Mary Miller, experta en el arte maya, no existen otros artefactos del período, que ofrezcan una percepción de la civilización mejor que las representaciones de Bonampak.