Secciones
Bariloche, el paraíso sudamericano para todo el año
Turismo

Bariloche, el paraíso sudamericano para todo el año

La ciudad patagónica ofrece aventura, naturaleza y gastronomía, son algunos de los atractivos de este destino para disfrutar en familia, con amigos o solo

por La Verdad

Bariloche, el paraíso sudamericano para todo el año

Bariloche, el paraíso sudamericano para todo el año

Argentina es mundialmente conocida como una potencia en el fútbol, asados, alfajores y el mate, además de contar con increíble diversidad de climas y paisajes naturales como desiertos, lagos, ríos, selvas, entre muchas otras atracciones.

Uno de sus atractivos más ponderados por los turistas es la belleza de La Patagonia y su puerta de entrada es San Carlos de Bariloche.

La ciudad -que cuenta con el centro de nieve más grande de Sudamérica- tiene algo para ofrecer en cada época del año.

Bariloche se ha convertido en uno de los rincones más visitados sin importar la estación. Se ubica dentro en la región de la Patagonia argentina, en el Parque Nacional de Nahuel Huapi, junto a la cordillera de Los Andes.

Cuenta con hermosos paisajes de islas, lagos, montañas y bosques que rodean la ciudad, cuyas dimensiones permiten que haya opciones para todo tipo de experiencias para el turista. 

Pueden disfrutarla tanto aquellos que buscan un viaje de lujo, como los que desean realizar actividades familiares o los que llegan al sur con su mochila a cuestas para hospedarse en un camping.

Lugares maravillosos.

Blanco invierno

Aunque los primeros copos suelen caer a finales de junio, el inicio oficial de la temporada es a principios de julio. En invierno la ciudad se distingue por las actividades de nieve y cobra protagonismo con su reconocido centro de esquí en el Cerro Catedral, que es el más grande de Sudamérica y sus pistas tan largas.

Cada temporada invernal el centro convoca a deportistas de todos los niveles. Cada año las mejoras apuntan a que los principiantes puedan dar sus primeros pasos en las pistas de la base, sin que les falte nieve para practicar.  Pero también, Bariloche se convierte en sede de campeonatos nacionales e internacionales de deportes de invierno.

Bariloche en invierno

Los que no se animan al esquí o al snowboard pueden disfrutar igual de la nieve con actividades que presentan en el Cerro Otto, el Tronador o Piedras Blancas. Allí se puede con actividades como: esquí nórdico, trineo, tubing, excursiones en motos de nieve, entre otras.

Durante los primeros meses de la temporada se puede ver la ciudad cubierta de blanco.

La temporada de deportes de nieve se extiende hasta septiembre, donde los precios bajan y la nieve se concentra en las pistas de la cumbre. Durante este mes los colores de la primavera y del invierno se conjugan para dar postales de cuento. La abundante naturaleza que rodea a la ciudad se convierte en una explosión de colores y flores durante la primavera, cuando las temperaturas ya no son tan bajas, la nieve va desapareciendo de los paisajes y comienza otra manera de disfrutar Bariloche.

Verano de aventura y naturaleza

Para el verano, el lago Nahuel Huapi -que tiene su origen de los glaciares cercanos con aguas de un azul cristalino- se convierte en el protagonista de la ciudad. A lo largo de su costa puedes encontrar diferentes actividades como: windsurf, kitesurf, buceo, kayak o simplemente alquilar una tranquila palapa mientras disfrutas de la naturaleza y paz que te ofrece Bariloche. Además, se realizan excursiones por el lago, como a la Isla Victoria o a recorrer el bosque de los Arrayanes donde tuvo su casa Walt Disney.

El verano también es la época perfecta para practicar aventura en familia y realizar escalada, trekking, mountain bike, cabalgatas o rappel.

Estar en Bariloche es para divertirse con las increíbles atracciones que tiene: su arquitectura estilo Suiza, actividades turísticas de aventura como montañas, parques, reservas, lagos para navegar, su sobresaliente gastronomía con el chocolate y cerveza; y su vida nocturna llena de diversión.

Sabores patagónicos

Los sabores exquisitos de la Patagonia tienen una gran influencia europea por las colonias inmigrantes que se asentaron en la región. Las tradiciones del viejo continente, el talento de reconocidos chefs y los ingredientes más naturales, se unen en un solo lugar.

Ruta del Chocolate: Bariloche es la capital argentina del chocolate, por eso todos los visitantes deben de recorrer las chocolaterías, en dónde el producto se elabora a la vista. ¡Incluso se tiene un museo dedicado a este manjar!

Cervecerías artesanales: La cerveza artesanal se produce desde hace casi 100 años. Durante el último año, se han abierto más de una docena de nuevas cervecerías, que se sumaron a las tradicionales, conformando una verdadera “ruta cervecera”.

Cervezas artesanales.

Cordero, trucha y ahumados: comer es una pasión para todo ser humano y en esta ciudad se encuentran los productos regionales más famosos por su sabor y calidad,  que se convierten en un complemento ideal para un viaje lleno de emociones.

Casas de té: El mejor spot para degustar un té se encuentra en la Avenida Bustillo. Ahí se encuentran varias casas y restaurantes que ofrecen el rito de la infusión, acompañada con deliciosos scones, panes caseros o pasteles.

La noche del sur

La ciudad patagónica no descansa. Después de un largo día de aventuras, de excursiones, visitas a museos y de disfrutar de una buena comida, hay que conservar energía para conocer la actividad nocturna.

Bariloche es conocido por la alta cantidad de bares y antros, asimismo por su circuito turístico nocturno en donde puedes encontrar bares con temáticas.

Es el punto turístico de mayor interés entre los jóvenes. Numerosos locales abren su propuesta de música vibrante, luces psicodélicas y pistas para todos los gustos.

La estadía recomendada para acabar con todos sus must es alrededor de una semana, esto te permite moverte a más paisajes.

Datos útiles

Cómo viajar

La ciudad mejoró este año su conectividad aérea y en temporada invernal llegó a tener 41 vuelos diarios. Se puede llegar en vuelo directo desde Buenos Aires (Argentina) y también desde São Paulo (Brasil).

Hay vuelos low cost que llegan desde Buenos Aires.

Otra opción es viajar en ómnibus desde la capital argentina con amplia variedad de servicios:  básicos, semi cama, cama o cama ejecutiva. Ofrecen asientos confortables, películas a bordo, bebidas, desayuno, almuerzo o cena durante el viaje.

Qué visitar

Paseos Lacustres: explorar el Brazo Tristeza, un profundo fiordo glaciario en el sector suroeste del lago Nahuel Huapi, rodeado de montañas y cascadas. O también hacer el cruce andino, desde Bariloche a Puerto Varas.

Isla Victoria y Bosque de Arrayanes: las embarcaciones parten del Puerto Pañuelos.

Colonia Suiza: primer asentamiento europeo en la región del sur y el curanto es uno de sus emblemas. Esta increíble ceremonia de presentación se hace los domingos antes del mediodía.

Cerro Otto: el complejo cuenta con una confitería giratoria, caminatas y juegos, galería de arte, micro cine, terrazas panorámicas, el funicular en la cumbre y el simulador de vuelo en parapente.

Noche Nórdica: es una experiencia en la montaña, en un refugio propio. Se realizan caminatas especiales con raquetas de nieve y un recorrido nocturno, con cena incluida.

Temas

Comentarios