Secciones
¿La tecnología nos facilita la vida? Pues estas cosas eran más fáciles antes
Tecnología

¿La tecnología nos facilita la vida? Pues estas cosas eran más fáciles antes

La tecnología vino a facilitarnos la vida, pero hay algunas situaciones que ahora son más difíciles que antes

por LaVerdad

¿La tecnología nos facilita la vida? Pues estas cosas eran más fáciles antes

¿La tecnología nos facilita la vida? Pues estas cosas eran más fáciles antes

La tecnología llegó para facilitarnos la vida y aunque muchísimas veces lo hace, existen situaciones que más que ayudar las nuevas tecnologías nos perjudican.

Claro la tecnología nos ha ayudado mucho en la comunicación, ahora podemos saber todo lo que está pasando en cualquier parte del mundo, compramos en línea sin salir de la casa y hasta pedimos comida sin necesidad de alzar el teléfono.

Y aunque suene encantador, muchas veces estas cosas podrían salir contraproducentes. Te dejamos una pequeña lista de situación donde la tecnología nos complicó la vida.

Cerraduras en hoteles

Las puertas automáticas de algunos hoteles y apartamentos turísticos son una auténtica prueba de paciencia para muchos.

Algunas funcionan con código numérico, otras con tarjetas de proximidad, llaves electrónicas, huella dactilar, app con bluetooth e incluso mando a distancia.

El problema es que las bandas magnéticas se descargan fácilmente al estar en contacto con el teléfono móvil y dejan de funcionar, así que uno tiene que ir a recepción a pedir otra.

Caminar por la ciudad

¿Quién no ha chocado caminando por la calle con una persona pegada la pantalla de su celular? O, peor aún, ¿quién no tropezó con alguien por ir absorto en la pantalla del teléfono?

Gracias a las nuevas tecnologías, moverse por una ciudad nunca fue tan difícil.

Los "smombies" (zombies de los smartphones) están por todas partes. Caminan despacio, sin prestar atención a lo que ocurre a su alrededor y, muchas veces, causando accidentes. ¿Eres tú uno de ellos?

Lavarse las manos

La parte complicada de lavarse las manos es que los sensores de los lavamanos súper tecnológicos no siempre funcionan correctamente. O no están colocados en la zona más obvia. Y uno termina moviendo las manos de un lado a otro del lavabo de forma histérica hasta que, justo en el último momento de desesperación, el agua cae.

Y mejor que cuando lo haga te des prisa, porque a veces apenas dura unos segundos.

Temas

Comentarios

Te puede interesar