Tecnología

Tragedias espaciales: los 5 peores desastres de la historia rumbo al espacio

Tragedias espaciales: los 5 peores desastres de la historia rumbo al espacio

A lo largo de la historia y la carrera al espacio registra tragedias que han marcado el rumbo de los viajes espaciales. Aquí los peores desastres.

Por Yulsi Magaña

10/04/2021 02:10

El hombre desde siempre ha tenido la curiosidad por el espacio exterior, culturas antiguas de todo el mundo se basaron en las estrellas y el cielo, por lo que es lógico entender el por qué el ser humano ha buscado llegar a lo desconocido, el espacio exterior provocando algunos desastres espaciales.

“El espacio es notoriamente peligroso y difícil de preparar”, dijo Richard Branson al hablar de su proyecto Virgin Galactic, del cual también dijo que es literalmente "ciencia espacial".

Lamentablemente, el deseo de la humanidad para explorar más allá de lo que se encuentra en la Tierra, con el fin de comprender el universo ha provocado algunos desastres a lo largo de la historia de los viajes espaciales.

En esta ocasión La Verdad Noticias te presentará los cinco peores desastres espaciales ocurridos durante la carrera al espacio, donde almas valientes que subieron al espacio en nombre de promover nuestra comprensión científica del cosmos pero fallecieron.

Tragedias espaciales que marcaron a la historia

Desastre espacial de Columbia de 2003

Comencemos hablando del desastre espacial ocurrido el 1 de febrero del año 2003, el transbordador espacial Columbia regresaba a la Tierra en la fue su 28° misión, pero al entrar a la atmósfera se rompió al volver a entrar, matando a los siete astronautas a bordo.

El incidente condujo, directamente, al retiro de la flota de transbordadores espaciales de la NASA en 2011 y a la falta de misiones verdaderamente ambiciosas en los últimos años, con la NASA trabajando actualmente en un sucesor del Proyecto Artemis.

Tiempo después, una investigación determinó que el desastre espacial comenzó durante el lanzamiento de Columbia desde la Tierra 16 días antes, ya que un pequeño trozo de espuma aislante se desprendió de un tanque de combustible durante el lanzamiento y perforó un pequeño agujero en el ala izquierda del transbordador.

La NASA conocía sobre el problema antes del lanzamiento número 28 de Columbia, que se convertiría en un desastre espacial.

Y es que la espuma se había desprendido durante los lanzamientos anteriores del transbordador sin incidentes, lo que llevó a los funcionarios de la NASA a creer que no era un problema.

La NASA fue objeto de un intenso escrutinio por parte del Congreso y la prensa por el hecho de que conocían el problema de la espuma.

De este desastre, Pamela A. Melroy, líder de la investigación sobre el accidente, dijo: “La tripulación estaba haciendo todo lo que estaban capacitados para hacer, y estaban haciendo todo bien” cuando ocurrió el desastre.

Accidente de la misión Challenger de 1986 

Otro desastre espacial ocurrió en la décima misión del transbordador espacial Challenger terminó en tragedia. El transbordador, que transportaba a siete astronautas, incluida Christa McAuliffe, una maestra de secundaria que había sido seleccionada como parte del nuevo programa "Maestra en el espacio" de la NASA.

El transbordador se rompió 73 segundos después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral. Luego se estrelló contra el Océano Atlántico desde una altitud de aproximadamente 50 mil pies.

Una investigación posterior al incidente encontró que la NASA sabía que las temperaturas bajo cero podrían dañar las juntas tóricas de goma de la nave espacial, construidas para separar los propulsores de cohetes y detener las fugas de combustible, y evitar que se sellen.

El frío intenso provocó el desastre espacial del transbordador Challenger.

Un ingeniero que trabajaba en el transbordador Challenger, un Bob Ebeling, había intentado desesperadamente advertir que no había suficientes datos sobre cómo las juntas tóricas de goma soportarían temperaturas inferiores a 54 ° F (12 ° C) y que el lanzamiento debería posponerse. Su solicitud cayó en oídos sordos.

Después de una reunión particularmente frustrante con funcionarios de la NASA, se informa que Ebeling se fue a casa y le dijo a su esposa que el transbordador Challenger explotaría, un desastre espacial que ocurrió.

Pese a todo la NASA decidió seguir adelante con el lanzamiento a pesar de estas advertencias, lo que provocó una indignación generalizada y la suspensión temporal del programa del transbordador espacial.

Desastre espacial de Soyuz II y su legado

Este caso ocurrió en el espacio exterior, donde murieron tres personas. Luego del exitoso aterrizaje lunar de la misión Apolo, la Unión Soviética ansiosa por dejar su huella y superar a los estadounidenses que en abril de 1971, lanzaron la primera estación espacial del mundo, Salyut-1, sin saber el desastre espacial que esta por ocurrir.

Pasaron dos meses y tres cosmonautas obtuvieron el estatus de héroe en Rusia al despegar en el cohete Soyuz 11, atracar en Salyut-1 y pasar tres semanas a bordo realizando observaciones científicas.

Todo se mostraba normal, la nave hizo un reingreso normal y un aterrizaje perfecto, pero cuando los agentes en Tierra los recibieron para abrir la escotilla, los tres cosmonautas no respondieron.

Soyuz 11 había aterrizado automáticamente, pero en su descenso, se abrió un respiradero defectuoso que provocó la despresurización de la cabina y como ninguno de los cosmonautas llevaba trajes espaciales, se quedaron sin oxígeno y probablemente murieron asfixiados aproximadamente 30 minutos antes de aterrizar.

Astronautas mueren asfixiados durante un viaje de regreso del espacio exterior.

Como legado del desastre de Soyuz 11, se convirtió en un requisito para los cosmonautas y astronautas usar trajes espaciales durante cualquier etapa de una misión espacial en la que pudiera ocurrir la despresurización.

La tragedia evitable de Soyuz I

Pero el desastre espacial de Soyuz II no había sido el primero. Vladimir Komarov es una de las figuras verdaderamente trágicas de la carrera espacial que se calentó entre Estados Unidos y Rusia en los años 50.

En el descenso hacia la Tierra, el sistema de paracaídas de la nave espacial Soyuz I falló, provocando que el único miembro de la tripulación, Vladimir Komarov, se estrellara contra el suelo en una bola de llamas.

Vladimir Komarov la única víctima en el trágico accidente del Soyuz I.

Lo que hace que esta historia sea tan trágica es que Komarov sabía que la misión estaba comprometida. De hecho, su última transmisión grabada desde la nave lo hizo gritar y maldecir a sus superiores.

Como señala NPR, el querido amigo y colega de Kolarov, el héroe espacial soviético Yuri Gagarin, había inspeccionado la nave espacial con otros técnicos y habían encontrado 203 problemas estructurales.

A pesar de las súplicas para posponer el vuelo espacial, Leonid Brezhnev, el líder de la Unión Soviética de la época, adelantó los planes: el vuelo espacial fue esencialmente un truco para conmemorar el 50 aniversario de la revolución comunista y no pudo posponerse.

Trágicamente, tanto Kolarov como Gagarin pidieron volar. Cada uno quería salvar al otro de lo que resultó ser una muerte segura. Antes de que Kolarov volara, los informes dicen que pidió un funeral con ataúd abierto para que el liderazgo soviético pudiera ver lo que le había hecho. Obtuvo su deseo.

Fallas de diseño del Apolo 1 conducen al desastre

El programa espacial Apolo ha sido el más conocido de todos el cual terminó antes de comenzar.

Como otros casos más se tenía el objetivo de ganar la carrera espacial en lugar de priorizar la seguridad, la tripulación y los técnicos del Apolo 1 señalaron varias fallas antes de que un incendio envolviera la cabina de la tripulación de la misión, matando a los tres astronautas a bordo.

A pesar de que el accidente ocurrió durante un lanzamiento simulado en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida, la NASA designó oficialmente la misión Apolo 1 después del accidente.

Una chispa perdida inició el fuego en el ambiente de oxígeno puro dentro del módulo del Apolo 204, matando a los astronautas Virgil “Gus” Grissom, Edward White y Roger Chaffee por asfixia. Las fallas en el diseño de la escotilla la hacían engorrosa y lenta de abrir, lo que significaba que era imposible sacar a los astronautas a tiempo.

Como parece haber sido el caso en una cantidad desafortunada de misiones espaciales, la tripulación y varios ingenieros expresaron su preocupación por los problemas de la nave espacial Apolo 1 en varias etapas durante los preparativos.

A pesar de esto, las presiones del calendario y el deseo de ser visto como una nación pionera llevaron a que se descartaran medidas de seguridad adicionales en favor de una ventana de lanzamiento más rápida.

En la actualidad, los trágicos accidentes han dado lugar a un legado de viajes espaciales más seguros, donde se ha comenzado a priorizar la seguridad de la tripulación.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.