Tecnología

Nave espacial de la NASA llega al asteroide Bennu y provoca desastre

Nave espacial de la NASA llega al asteroide Bennu y provoca desastre

La nave espacial de la NASA intentó tomar muestras de un asteroide y terminó provocando un desastre con la enorme roca.

Por Yulsi Magaña

16/04/2021 10:18

El 15 de abril la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) liberó nuevas fotografías, donde una nave espacial habría dejado su huella desastrosa al intentar tomar una muestra, en 2020, en un asteroide cuando intentaba volver a la Tierra.

La fotografía muestra el desastre causado por la nave espacial Osiris-Rex mientras realizaba el último sobrevuelo del asteroide Bennu el 7 de abril para tomar fotografías de las perturbaciones provocadas por la recolección de muestras en octubre de 2020.

Según las imágenes y videos publicados por la NASA, y retomados por La Verdad Noticias, la agencia espacial estadounidense, se ve una depresión evidente donde su nave espacial penetró la superficie del asteroide.

NASA provoca “desastre en asteroide”

La agencias espacial, NASA, declaró que el gas nitrógeno presurizado arrojó rocas al suelo para extraer la muestra y aspirarla con el propulsor de huida de la nave espacial Osiris-Rex, pero se arrojó una roca de una tonelada aproximadamente a 12 metros o 40 pies.

NASA mueve roca de una tonelada del asteroide Bennu de más de 500 metros.

El equipo de la nave espacial de la NASA trazó meticulosamente su sobrevuelo final para obtener las instantáneas perfectas de las consecuencias y detectar los cambios en la superficie rocosa de Bennu.

La NASA confirmó: “La comparación de las dos imágenes revela signos obvios de alteración de la superficie. En el punto de recolección de la muestra, parece haber una depresión, con varias rocas grandes evidentes en la parte inferior, lo que sugiere que fueron expuestas por muestreo".

Agregando que hay un aumento notable en la cantidad de material altamente reflectante cerca del punto TAG contra el fondo generalmente oscuro de la superficie, y muchas rocas se movieron.

Por su parte, Dathon Golish, miembro del grupo de trabajo de procesamiento de imágenes OSIRIS-REx, con sede en la Universidad de Arizona, dijo en un comunicado que las observaciones no estaban en el "plan de misión original".

Añadió que Bennu, un asteroide de más de 500 metros, es áspero y rocoso, así que si lo miras desde un ángulo diferente o lo capturas en un momento en el que el sol no está directamente sobre tu cabeza, eso cambia drásticamente el aspecto de la superficie.

“Estas imágenes fueron tomadas deliberadamente cerca del mediodía, con el sol brillando hacia abajo, cuando no hay tantas sombras", dijo Dathon Golish.

"Estas observaciones no estaban en el plan de misión original, por lo que estábamos emocionados de regresar y documentar lo que hicimos", señaló Golish, agregando que, "El equipo realmente se unió para este último hurra".

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.