Secciones
Tecnología

Limpieza del porno vengativo en internet, un negocio fructífero

por La Verdad

AFP / La Verdad Noticias. El negocio de la "limpieza digital" va viento en popa en Corea del Sur, una sociedad ultratecnológica pero muy machista, donde las mujeres son a menudo consideradas objetos.Kim Ho-Jin, el director de Santa Cruise, fundó en 2008 la empresa, que inicialmente se especializó en borrar rumores malintencionados o informaciones falsas sobre empresas y famosos.Pero después, llegó una nueva clientela, las mujeres cuyos videos y fotografías teniendo relaciones sexuales consentidas habían sido publicados en internet por exparejas vengativas, exmaridos o conocidos con malas intenciones. 
"Vigilamos las 24 horas varios portales pornográficos, redes de intercambio P2P y redes sociales, ya que estos videos pueden aparecer en cualquier momento y muchas veces durante años", explicó el ejecutivo.
 

Fenómeno mundial

Hace seis años Tony Kim trabaja mirando videos de sexo y de mujeres desnudas en internet con el objetivo de combatir el "porno vengativo", siguiendo el rastro y borrando las imágenes publicadas sin autorización.Este joven de 27 años explica que en un principio fue la curiosidad la que lo llevó a presentarse a un puesto en Santa Cruise.Al comienzo "me costaba mirar vídeos de este tipo todo el día", dice. Pero "ahora, ya estoy acostumbrado y no siento nada. Es sólo un trabajo". El "porno vengativo" es un fenómeno mundial.Se calcula que el 2% de los estadounidenses que utilizan internet habrían sido víctimas de esta práctica y esto ha llevado a empresas como Facebook a implementar políticas para combatirlo.

Humillación

En 2016, en Corea del Sur, hubo cerca de 7 mil 325 demandas para que se retiren videos íntimos de internet, siete veces más que hace cuatro años, según las estadísticas oficiales.Entre las imágenes subidas sin consentimiento hay filmaciones captadas por cámaras escondidas en probadores o en baños públicos, que se conocen como "molka".Otra práctica consiste en pegar en imágenes pornográficas la cara de la víctima, que en general es una persona conocida por el agresor.
 "La mayor parte de los autores son adolescentes u hombres jóvenes que quieren ver cómo chicas populares y bonitas, que están lejos de su alcance, son abusadas y humilladas en internet", explica Kim.
 En uno de los testimonios citados por el Centro Coreano que lucha contra la Ciberviolencia Sexual, una víctima anónima relató que después de que alguien publicara un video de este tipo con imágenes suyas dejó su trabajo y cortó todo contacto con su familia y amigos.
 "Yo era una persona feliz, que vivía una vida normal", dijo. "Ahora tengo miedo de salir, tengo miedo del mundo entero", agregó.
 Según Seo Langu, directora del centro, las mujeres que aparecen en estos videos son estigmatizadas.
 "Numerosas víctimas se quedan encerradas, buscan desesperadamente la forma de borrar los videos y después caen en la depresión", explica Seo, quien reconoció que estos servicios de lucha contra la cibercriminalidad están desbordados.
 

Comentarios