Tecnología

Cerebros hechos en laboratorio, en 10 años conviviremos con “organoides”

Cerebros hechos en laboratorio, en 10 años conviviremos con “organoides”

La ciencia ficción ya no está lejos de ser una fantasía, con científicos creando órganos sintéticos que ayudan al campo de la medicina, llamados organoides.

Por Yulsi Magaña

09/04/2021 12:00

Investigaciones con células madre permiten que la medicina llegue a lugares que alguna vez fueron ciencia ficción, por lo que ahora se pueden fabricar en laboratorios células cardíacas, cerebrales y otros tipos las cuales están trasplantando a los pacientes como una forma de terapia celular.

Pero, eventualmente, no serán sólo células, el estudio del Instituto Universitario de Kyoto para el Estudio Avanzado de Biología Humana (ASHBi) y el Centro de Investigación y Aplicación de Células iPS (CiRA), sugiere que el futuro ético cambiará y habrá trasplantes de órganos creados en laboratorio.

Cuando se comience a dar los transplantes de órganos creados en laboratorio, las personas comenzaran a vivir junto con lo que se conocerán como "organoides", un hecho que se espera no pase en menos de 10 años, pero, que son 10 años.

Humanos y organoides

Los organoides serán estructuras similares a órganos que imitan cómo se forman los órganos en el cuerpo. Al recapitular el desarrollo normal, los organoides han demostrado ser herramientas invaluables para comprender no sólo cómo crecen los órganos, sino también cómo se desarrollan las enfermedades.

En la actualidad se desarrollan células de órganos humanos en laboratorio.

Se han informado organoides para una variedad de órganos, incluidos el hígado, los riñones y, lo que es más controvertido, el cerebro, junto con otros. 

El cerebro se considera la fuente de nuestra conciencia. Por lo tanto, si los organoides cerebrales realmente imitan al cerebro, también deberían desarrollar la conciencia, sin embargo, La Verdad Noticias destaca que el artículo, trae todo tipo de implicaciones morales. 

"La conciencia es una propiedad muy difícil de definir. No tenemos muy buenas técnicas experimentales que confirmen la conciencia. Pero incluso si no podemos probar la conciencia, debemos establecer pautas, porque los avances científicos lo exigen", dijo Sawai.

Los especialistas en ética han dividido la conciencia en muchos tipos. La conciencia fenomenal asume la conciencia del dolor, el placer y la angustia.

Sawai y sus colegas argumentan que aunque se necesitan restricciones en los experimentos que utilizan organoides cerebrales, la conciencia fenomenal no prohibiría por completo los experimentos, ya que los animales comúnmente utilizados en la ciencia, como roedores y monos, también muestran una conciencia fenomenal.

La timidez se sumaría a los conflictos éticos, ya que este estatus confiere una moralidad superior. Sin embargo, el profesor Tsutomu Sawai, dijo que hay un problema más urgente. "Uno de los mayores problemas son los trasplantes. ¿Deberíamos poner organoides cerebrales en animales para observar cómo se comporta el cerebro?".

¿La ética médica cambiará con el fin de los avances en órganos creados en laboratorios?

Crecimiento de órganos de laboratorio en animales

La investigación con células madre ha presentado la posibilidad de desarrollar xeno-órganos.

Por ejemplo, los investigadores han tenido un gran éxito en el crecimiento de páncreas de ratón en ratas y viceversa, y se espera que una investigación similar conduzca a que el páncreas humano se desarrolle en cerdos. En principio, estos animales se convertirían en granjas de órganos que pueden recolectarse y eludir el largo tiempo de espera de los donantes de órganos.

Si bien el crecimiento de cerebros humanos completos dentro de los animales no se considera seriamente, el trasplante de organoides cerebrales podría brindar información crucial sobre cómo se forman enfermedades como la demencia o la esquizofrenia y los tratamientos para curarlas. 

"Esto todavía es demasiado futurista, pero eso no significa que debamos esperar a decidir sobre pautas éticas. La preocupación no es tanto una humanización biológica del animal, que puede ocurrir con cualquier organoide, sino una humanización moral, que es exclusiva de el cerebro", dijo Sawai.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.