Secciones
Quintana Roo

Uxuxubi, un pedazo de naturaleza

por La Verdad

Rene Guadarrama/Diario La Verdad Cancún, Quintana Roo.- En los límites del municipio de Solidaridad y Tulum, existe desde que era un campamento de chicleros, lo que hoy se conoce como la comunidad de Uxuxubi. Su nombre significa “silbido” o el “que viene caminando silbando” en lengua maya, ya que sus pobladores narran que antiguamente, luego de una jornada de trabajo, los jornaleros chicleros silbaban de regreso al campamento, para avisar que estuviera la comida caliente, y tuvieran lista agua limpia para poderse bañar. Actualmente, la mayor actividad de la comunidad es el ecoturismo. Cuentan con avistamiento de cocodrilos y una laguna que impacta con su tranquilidad. A menor escala se dedican a algunas actividades agrícolas, principalmente para su consumo, pero en casos como la producción de pitahaya, la comercializan en los poblados más cercanos como Akumal, que se ubica a 11 kilómetros de distancia. Uxuxubi no cuenta con energía eléctrica, sin embargo, aunque ahora usan plantas de luz a gasolina, pretenden reparar su sistema eólico para producir corriente eléctrica, ya que este sistema se descompuso hace un par de años y no cuentan con un ingeniero en la comunidad para reactivarlo. También tienen una escuela rural donde asisten cinco niños a la primaria y cinco más a la secundaria. En total tienen tres profesores, quienes también imparten clases a los papás para abatir el analfabetismo, y que al mismo tiempo puedan ayudar a sus niños con las tareas. Pero a pesar de algunas carencias, los habitantes de esta comunidad han aprendido a estar en armonía con el medio ambiente y ser autosuficientes. Aunque parezca mentira, cuentan con un proceso de separación ecológico de sus desperdicios para alterar lo menos posible su entorno natural. En suma, la comunidad de Uxuxubi, es un ejemplo de trabajo en equipo, y una voluntad total para trabajar de manera sustentable, dado que las mujeres organizaron una cooperativa para emprender un negocio con productos de pitahaya, mismos que en un futuro no muy lejano podrán estar a la venta. Pitahaya, la fruta local después del turismo, la segunda fuente de ingresos de las familias que habitan la zona es el cultivo de pitahaya, fruta exótica de la que se aprovechan su fruta y los brotes tiernos para alimento de la población. Es precisamente en este mes de septiembre en que las casi 10 hectáreas inician su floración por lo que los beneficios llegarían de cuatro a ocho meses, dependiendo de las temperaturas existentes. Finalmente cabe mencionar que gracias al programa de empleo temporal del Gobierno Federal y el Estatal se dieron las condiciones para la siembra de esta cactácea que encontró en Uxuxubi el sitio ideal para florecer y expandirse. De cumplirse las metas en la producción y comercialización del producto, los campesinos confían que este podría convertirse en detonante económico de la zona, tal como ha ocurrido con las zonas productoras de Nicaragua, Colombia, Ecuador, Vietnam, Tailandia, Malasia e incluso Israel.  

Comentarios

Te puede interesar