Secciones
Quintana Roo

"Techo de cristal" contiene a las mujeres

por La Verdad

En Quintana Roo ser una mujer con preparación académica, altamente preparada y capacitada no es garantía de éxito profesional. Sólo una de cada 14 mujeres en la zona norte de Quintana Roo ocupa puestos gerenciales y directivos en empresas, revelaron datos del Centro de Integración y Atención a la Mujer (CIAM), la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE), realizado por la UNESCO en países del Caribe. Paola Olvera Feregrino, directora del CIAM-Cancún, reconoció que la cultura de dar preferencia a los hombres sobre las mujeres se hace presente aún en todos los estratos sociales. Este problema es una tendencia a nivel nacional que se mantiene y que de forma forzosa se ha buscado romper a nivel mundial. El término utilizado es “techo de cristal”, por diversas organizaciones a nivel internacional y nacional, enfocadas en la paridad entre hombres y mujeres. A esto se suma que al menos seis de cada 10 mujeres profesionistas consideran que no tienen las mismas oportunidades cuando se trata de promoción y desarrollo en un puesto de trabajo, expresó María del rosario Avilés Sánchez, integrante del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD). En Quintana Roo, la disparidad salarial de mujeres trabajadoras que aún se encuentra presente de entre el 5.8 y 10.7% por los mismos trabajos realizados por hombres, de acuerdo a indicadores económicos del Inegi y que ha generado al menos ocho sanciones administrativas a empresas en Quintana Roo del 2015 al primer semestre del 2017 por parte de la STPS.

¿Cómo revertir esta situación?

A decir de Salvador de Antuñano, gerente de Recursos Humanos de Adecco México, existen tres formas de romper el "techo de cristal" y empoderar el talento femenino en las empresas. 1. Certificados de equidad de género: Muchas empresas grandes suelen tener certificados de equidad de género como parte de su deber como organizaciones socialmente responsables. Para dichos certificados no se tiene que pagar, sino cumplir con una auditoría y mostrar diversos puntos que sean comprobables, y con base en eso, y en la acción, se vean los resultados. Un ejemplo en México es el Modelo de Equidad de Género (MEG), que se aplica desde 2003 y es ejecutado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). El modelo hace que los centros de trabajo asuman el compromiso de revisar sus políticas y prácticas internas, para reorganizar y definir mecanismos que incorporen la perspectiva de género. 2. Más historias de mujeres exitosas: Los hombres, que actualmente dominan la mayor parte de los puestos directivos, pueden tener prejuicios sobre las mujeres ejecutivas que no les permitan reconocer el potencial que ellas tienen dentro de su empresa, indica un estudio de PwC. Muchas veces los prejuicios son difíciles de percibir y medir, pero una forma de eliminarlos es propiciando la inclusión de las mujeres en los equipos de trabajo, y dar a conocer más historias de mujeres ejecutivas exitosas, resalta PwC. 3. Selección por competencias: Cuando se busca a una persona para cualquier puesto se debe tener una descripción muy clara y específica de las actividades que va a desarrollar, para ver si es la adecuada o no, concluye el estudio. Por Carlos Matus / La Verdad Noticias  

Comentarios

Te puede interesar