Quintana Roo

Semáforo en Rojo “mataría” micronegocios en sur de Quintana Roo

Un eventual color rojo en el Semáforo Epidemiológico representaría el cierre de un promedio de dos mil micronegocios, tan sólo en el sur del Estado.

Al menos dos mil pequeños establecimientos se encontrarían en riesgo de quiebra; piden coordinación entre autoridades y ciudadanos

Por Efrén Martín

14/05/2021 11:12

Líderes de organizaciones obreras y pequeños empresarios coincidieron en señalar que retroceder a color rojo en el Semáforo Epidemiológico Estatal podría representar “la muerte” para, al menos, dos mil micronegocios en el sur de Quintana Roo.

Destacaron que las restricciones de movilidad y cierre de establecimientos a las cuales obliga el Semáforo en Rojo significaría la quiebra para las llamadas tienditas de la esquina y de abarrotes.

En este sentido, el líder municipal de la CROC en Othón P. Blanco, César Antonio Iuit, indicó que los microempresarios se encuentran preocupados por el anuncio de que, en un par de semanas, el estado, retrocederá a color rojo por la alta incidencia de contagios de COVID-19.

Cayeron las ventas

De entrada, resaltó que al menos dos mil pequeños y micronegocios estarían condenados a “muerte” porque sus ventas han disminuido de manera significativa como consecuencia de la pandemia, ya han sido obligados a cerrar y a reducir sus horarios de operación.

En este contexto, propietarios de tiendas de abarrotes como Luis Cervera, indicaron que enfrentan una situación económicamente terrible, misma que se agravaría con el Semáforo en color rojo.

Las "tiendas de la esquina" se irían a la quiebra con el retroceso de Semáforo Epidemiológico.

Ahorita que más o menos vamos saliendo, nos dicen que nos podrían poner en rojo de nuevo y eso sería lo peor que nos pudiera pasar porque de esto vivimos y de esto comen nuestras familias.

Por su parte, doña María Hernández, dueña de una tortillería, consideró que retroceder en el Semáforo Epidemiológico sería un “golpe mortal”, porque han enfrentado aumento de precios, gastos adicionales para mantener las medidas de prevención y bajas ventas.

La coincidencia entre los líderes de organizaciones obreras y los microempresarios es que debe existir mayor coordinación entre autoridades y ciudadanos para frenar la alta incidencia de contagios que actualmente enfrenta el Estado.