Secciones
Quintana Roo

Revelan a niños Sexoservidores en la Av. Chichen-Itza, en Benito Juárez

por La Verdad

Agencias / Diario La Verdad Cancún, Q.Roo.- Revelan a niños Sexoservidores en la Av. Chichen-Itza, en Benito Juárez Este es el relato de dos menores de edad dedicadas a brindar servicios de compañía, los cuales aseguran que “están obligados a cumplir una cuota sexual” a cambio de preparación académica.

Está es su historia...

María y Tonatiuh son dos niños que se encuentran en la avenida Chichén Itzá, en Benito Juárez. María, viste un traje típico de la península de Yucatán, mientras que Tonatiuh porta una guayabera color rosa, una camisa tradicional del estado de Quintana Roo. Ambos con menos de 15 años de edad y desde muy temprano ya están buscando a alguien en la zona hotelera “que los lleve a pasear”. Pero, son apenas unos niños, a esta edad se supone que deberían de estar estudiando, jugando y preocupándose por su tarea ¿No estudian? María y Tonatiuh contestan tajantemente: “Primero tenemos que trabajar antes de poder estudiar”. Sus caras lo dicen todo, están tristes, no hay alegría en sus rostros, no hay esa chispa que tienen los niños de su edad, ellos no piensan en jugar como los demás, lo único que pasa en este momento por sus cabezas es trabajar. Y con mucha seguridad, se acercan a la gente con el fin de buscar y convencer a algún turista de "Llevarlos a pasear". Los niños, tienen un objetivo muy claro, atraer turistas extranjeros, no nacionales. ¿Cómo lo sabemos? Pues es muy fácil, María y Tonatiuh son muy serios con los turistas nacionales, tan solo falta ver sus miradas para ver que ellos no les interesan. Pero en cuanto ven a un turista internacional, su semblante es distinto. Trabajan en ganárselo y conseguir su objetivo. Cambian totalmente, aquí si se ríen, muchas veces para ganar su confianza los toman de la mano, no importa si son hombres y mujeres de edad adulta, no importa si los demás los ven, no le temen al desprecio. Pues para ellos “es un trabajo”, una manera de pedir limosna a cambio de un momento de placer. En palabras de María, no existe la diversión “todo es negocio”, “Tenemos que juntar por lo menos 3 mil pesos (unos 160 dólares) por día, hay que cumplir una cuota”. Una cuota, que todos los días tienen que cumplir, como si se tratara de pagar la renta de un establecimiento. Es evidente, son explotados, su mentalidad ya es otra, ahora piensan como adultos. Revelan a niños Sexoservidores en la Av. Chichen-Itza, en Benito Juárez Tonatiuh es más frió, se molesta y si ve que le están haciendo perder el tiempo dice: “Me estás quitando clientes, estúpido mexicano”. Y agrega: “Si no te vas de aquí, le voy a decir a mi jefe que te saque a patadas de mi zona”. Es muy claro, lo dos menores pagan un derecho de piso a alguien para poder trabajar cerca del Mercado 28 de Quintana Roo. Pero ¿Qué hacen? ¿Cuál es su función? ¿Tienen sexo con sus clientes? Tonatiuh responde: “Es mejor que te vayas”. ¿Corren peligro? Deben de estar cocientes de que todos los días hay turistas nuevos, desconocidos. Tonatiuh responde “Mi papá dice que hay trabajo para todos, es decir, para todos sale el sol, ¿no?”. María agrega: “No somos los únicos”. Esto es un problema aún más grave, no solo son ellos dos, existen más ¿En dónde están? ¿Cuántos son? ¿Dónde viven? Ambos niños voltean a verse con cara de complicidad y rieron en coro. Tonatiuh sarcástico: “Claro, pues ¿en qué mundo vives, amigo?”. Entonces María confesó: “Mi meta es encontrar a alguien que me saque de trabajar. Quizá algún día pueda vivir en la Ciudad de México, ese es mi sueño”. Los minutos pasan y Tonatiuh exige un pago y en ese momento un grupo de tres personas vestidas de blanco se acercan para saber qué pasa. Los hombres son morenos y de más de 1,80 metros de estatura y lo único que dicen es “Vete de aquí, periodista de mierda. No eres el primero, pero tampoco quieres ser el último”, interviene otro sujetos. La gente comenzó a aglutinarse. Los niños habían desaparecido, al parecer se habían escondido en uno de los locales de zapatos del Mercado 28. No volvieron a posar sobre la avenida Chichén Itzá, al menos no esa tarde. Al parecer están “entrenados” para estar en todos lados y, en cualquier instante, lograr esfumarse.

Comentarios

Te puede interesar