Quintana Roo

Retornan adultos mayores como “cerillos” a supermercados de Chetumal

Los adultos mayores fueron quienes solicitaron su retorno, aunque se ha advertido que podrían estar en riesgo porque no han recibido la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19.

Alertan que estarían en riesgo porque no han recibido segunda dosis de vacuna contra COVID-19; sólo les permiten laborar cinco horas diarias

Por Efrén Martín

14/04/2021 07:44

Luego de más de un año de ausencia, en Chetumal inició el retorno paulatino de “cerrillos” de la tercera edad a los supermercados, aunque se ha advertido que podría peligrar su salud, ya que no han recibido la segunda dosis de vacuna contra la COVID-19.

Los adultos mayores, como implementos de protección de manera obligada deben utilizar cubrebocas, guantes y constantemente deben limpiar el área donde realizan el empaquetado de productos.

Como en su momento informó La Verdad Noticias, desde prácticamente el inicio de la pandemia los adultos mayores fueron retirados como empacadores de los supermercados, toda vez que formaban parte de la población de riesgo.

Regresan poco a poco

Sin embargo, aparentemente como consecuencia de la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, desde la semana pasada inició el retorno paulatino de adultos mayores como “cerillos”.

Ya inició el retorno paulatino de "cerillos" de la tercera edad a los supermercados en Chetumal.

Hay que destacar que, en un comunicado, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) ha recomendado que su retorno como empacadores debería ser hasta que hayan concluido su esquema de vacunación, es decir, hasta que tengan la segunda dosis.

En el caso de Chetumal, no existe fecha para la aplicación de la segunda dosis de la vacuna, ya que ha sido postergada por tiempo indefinido, toda vez que, hasta el momento, el Gobierno Federal no ha enviado el embarque correspondiente.

En los supermercados se aclaró que los adultos mayores retornaron como empacadores por voluntad propia, es decir, solicitaron directamente ser reincorporados a la actividad con el argumento que, con la primera dosis de la vacuna, ya no corren riesgo de contraer COVID-19.