Quintana Roo

Quería suicidarse, sólo logró cinturonazos en Chetumal

La fallida suicida fue "castigada" con un cinturón por su madre, quien se percató oportunamente de sus intenciones de privarse de la existencia.

Madre arremete contra su hija luego de evitar que se privara de la existencia; detienen a enfermero por “sustracción” de medicamento

Por Efrén Martín

22/04/2021 11:19

Una joven mujer, de apenas 18 años de edad, fue tundida a cinturonazos por su madre, quien evitó que se privara de la existencia con un cable.

De acuerdo con la información recabada por La Verdad Noticias, el hecho ocurrió en un domicilio de la Calzada del Centenario, en la colonia Adolfo López Mateos.

En este sentido, una fuente de la Policía Quintana Roo reportó que, en el lugar, fueron informados, por una mujer de 42 años, que momentos antes su hija de 18 años, se intentó quitar la vida con un cable, pero lo evitó.

Detalló que la joven estaba deprimida por haber terminado su relación con su novio, de 25 años. La madre de la muchacha, dijo que le aplicó un correctivo físico, es decir le "pegó" unos cinturonazos, con el fin de que “reaccionara”.

Debido a que existe un antecedente de haberlo intentado con anterioridad, se le exhortó a la familiar, para que acuda ante los especialistas para que reciban la atención psicológica y se evite una situación que más adelante se lamente.

Detienen a enfermero

Un enfermero fue detenido y puesto a disposición de la autoridad competente luego de que, según se dijo, intentó sustraer un frasco de Lidocaína de la clínica del IMSS en Chetumal.

Se detalló que cuando, el guardia de seguridad realizaba una inspección al personal saliente del turno nocturno detectó un frasco de lidocaína en las pertenencias del enfermero.

Ante ello el guardia enseguida dio parte a sus superiores quienes solicitaron el apoyo de la Policía Quintana Roo y entregaron al enfermero, el cual fue señalado de haber intentado robar un frasco de lidocaína, mismo que sustrajo del área de enfermería.

El enfermero fue retenido al momento en que abandonaba su labor.

El enfermero, en su defensa alegó que minutos antes atendió a un paciente con el cual utilizó tal medicamento y en un descuido colocó el frasco de lidocaína en su mochila, mismo que olvidó depositar en su lugar de origen.

Finalmente los policías trasladaron al enfermero a las instalaciones de la cárcel municipal lugar en donde fue certificado por el médico en turno y posteriormente quedó a disposición de la autoridad competente para el deslinde de responsabilidades.