Quintana Roo

Por falta de recursos abandonan mascotas en calles de Chetumal

En menos de un año se habría duplicado el número de animales callejeros en Chetumal.

Pandemia de la COVID-19 ocasiona que se duplique el número de animales callejeros; alertan que podrían ocasionar problemas de salud pública

Por Efrén Martín

28/02/2021 08:50

La pandemia de la COVID-19 ha agravado el problema de la fauna callejera en Chetumal ya que, por problemas económicos los propietarios de mascotas las abandonan a su suerte.

De acuerdo con organizaciones protectoras de animales en la zona sur del Estado, en la Capital se ha duplicado el número de animales en las arterias vehiculares, con el consabido riesgo de salud pública.

En consecuencia, las proyecciones son que actualmente existirían un promedio de 60 mil animales en situación de calle, fundamentalmente gatos y perros.

El presidente de la asociación civil Toda Vida es Importante, Rafael Rivero Aburto, la crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19 ha ocasionado que se duplique el número de fauna callejera en Chetumal.

Sin dinero para mantener mascotas

En este contexto, detalló que, según las estimaciones de su agrupación, el número de animales en las calles pasó de un promedio de tres a seis, en menos de un año.

La pandemia ha debilitado los bolsillos de los ciudadanos, no pueden mantener a sus mascotas y las abandonan en las calles. 

En este contexto, destacó que más allá de que se trata de un problema de maltrato animal, que se duplique la fauna callejera debe alertar a las autoridades porque representa un riesgo para la salud pública.

Los animales en las calles son un riesgo para la salud pública.

Se eleva el riesgo de infección porque aumenta el excremento de los animales y porque también dispersan basura en la búsqueda de alimentos.

Rafael Rivero indicó que, mientras no se establezca una estrategia de control, el problema se agravará porque los animales callejeros se reproducirán sin control. 

Puntualizó que es urgente que, en especial las autoridades municipales, tomen cartas en el asunto y emprendan una campaña que permita controlar la fauna callejera por el riesgo que enfrenta la salud pública.