Quintana Roo

Piden restauranteros “trato parejo” de autoridades sanitarias

Piden restauranteros “trato parejo” de autoridades sanitarias.

Piden restauranteros “trato parejo” de autoridades sanitarias.

Acusan que operativos son más estrictos para empresarios de zona sur; esperanzados de mejores ventas con Semáforo Epidemiológico en amarillo

Por Efrén Martín

16/09/2021 04:14

Restauranteros de la zona sur del Estado solicitaron "trato parejo” por parte de las autoridades sanitarias, ya que, según señalaron, los operativos en Chetumal y Bacalar son inflexibles, mientras que en el norte “se hacen de la vista gorda”.

El presidente de la Unión de Propietarios de Bares, Restaurantes y Similares (UPROBARS), Joaquín Noh Mayo, indicó que, al menos en la zona sur los operativos de supervisión son mucho más estrictos e inflexibles a la hora de aplicar sanciones y multas.

En la zona norte, en muchas de las ocasiones, las autoridades “se hacen de la vista gorda” ante el incumplimiento de los protocolos sanitarios para no afectar a los dueños de negocios.

Inflexibidad sanitaria

El líder empresarial resaltó que, a pesar de que son quienes más acatan los protocolos de prevensión, las revisiones son más estrictas, constantes e inflexibles a la hora de aplicar multas.

Como que “no es pareja la cosa” por eso hay que cuidarnos más en cumplir los protocolos en el interior de nuestros establecimientos.

Piden restauranteros “trato parejo” de autoridades sanitarias.

Joaquín Noh Mayo dejó en claro que es importante respetar las medidas sanitarias a fin de evitar contagios de COVID-19, pero enfatizño que existe una marcada diferencia en el trato que recibem los empresario de la zona norte en comparación con los del sur.

Obviamente es muy importante mantener las medidas sanitarias no solo para prevenir brotes de contagio sino para evitar las multas, nosotros debemos aplicarnos más en el sur que los del norte.

Por cierto, Indicó que avanzar al color amarillo en el Semáforo Epidemiológico beneficia no sólo a restaurantes, sino también a los bares y centros nocturnos que ahora ofrecen en sus menús botanas y órdenes de comida.

Puntualizó que precisamente la venta de alimentos ha sido la única alternativa que encontraron en los centros nocturnos para poder abrir sus puertas, impedir declararse en quiebra y despedir a sus empleados.