Quintana Roo

Mal y de malas actividad hotelera en sur de Quintana Roo

Para los hoteleros de la zona sur, el proceso de recuperación ha quedado "corto" y no existen esperanza de que, en el corto plazo pueda revertiese la crisis económica.

Durante Semana Santa sólo lograron ocupación del 30 por ciento; no logran superar afectación ocasionada por la pandemia de la COVID-19

Por Efrén Martín

11/04/2021 08:34

La presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles en el Sur del Estado, Bertha Núñez de Cáceres, lamentó que la actividad sigue sin “levantar” y que la esperada recuperación económica continúa quedando “corta”.

A manera de ejemplo, mencionó que durante el pasado asueto de Semana Santa, los niveles de ocupación en Chetumal apenas fueron del 30 por ciento, es decir, la mitad de lo permitido en el Semáforo Epidemiológico, que es del 60 por ciento.

Lamentó que en la Capital se presenten bajos niveles de ocupación, toda vez que los empresarios habían depositado sus esperanza de recuperación durante dicho asueto.

Ni a la mitad

Como se sabe, el Semáforo Epidemiológico en el Estado se encuentra en color amarillo, por lo cual, la ocupación máxima permitida es del 60 por ciento. La ocupación promedio en las dos mil 900 habitaciones disponibles fue de 30 por ciento en Chetumal.

Es muy triste reconocerlo, pero sólo tuvimos ocupación del 30 por ciento, no hemos llegado a lo permitido en el Semáforo Epidemiológico, nos hemos quedado cortos.

Bertha Núñez, sin embargo, reconoció que la baja demanda fue generalizada, ya que también restauranteros enfrentaron escasa afluencia de comensales.

Bajos niveles de ocupación caracterizan la actividad hotelera en el sur del Estado.

En este contexto, explicó que además de la falta de turistas, los chetumaleños abandonaron la ciudad durante el asueto de Semana Santa.

La gente está buscando más los destinos de playa y sol como Mahahual, ya no se queda en Chetumal.

Tras la Semana Santa y que ya no hay próximos puentes vacacionales, indicó que de ahora en adelante no se ve un buen panorama para los hoteleros de la zona sur, por lo que seguirán sufriendo las secuelas de la contingencia sanitaria del COVID-19.