Secciones
Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito
Quintana Roo

Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

El alma de “Juliancito” vaga por el pueblo para jugar contigo

por MoisésHernández

1/2
Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

Lo que alguna vez fuera una enigmática hacienda colorida y llena de vegetación ubicada a tan solo unos kilómetros de la ciudad de Mérida, hoy se encuentra rodeada de fantasmas y aires de terror que se respiran tan solo cruzar los caminos que una vez albergó a trabajadores, niñas y niños que le dieron vida a este lugar.

Misnebalam, guarda en su interior espectros y el alma de un niño que vaga por los pasillos y rincones de esta hacienda y a quienes lo han visto le nombran “Juliancito” quien según la leyenda era un niño que ayudaba a su familia y a las personas que habitaban en la hacienda y quien siempre buscaba ayudar a los demás y quien al brindarle la mano a uno de los trabajadores del lugar fue abusado sexualmente por esta persona quien lo llevó hasta los campos que se encontraban cerca del lugar y con engaños cambió la vida de este pequeño quien no soportó la idea de contarle a sus papás y decidió suicidarse en la hacienda.

Checa todo nuestro contenido de: Leyendas Mayas, AQUÍ

Desde ese momento el cuerpo del pequeño fue sepultado, pero su alma vaga por lo que quedó de lo que fuera durante muchos años fue sede importante de la producción de henequén y albergaba a más de 150 pobladores.

Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito
Leyendas Mayas: Misnebalam el pueblo maldito

Al caer el sol se escuchan llantos, lamentos, la risa de un pequeño y la sombra de un niño que corre por los pasillos y en ocasiones abre y cierra las ventanas y puertas que quedaron colgadas por el paso del tiempo, pero quienes han llegado a visitar este lugar cuentan que han visto a “Juliancito” que juega, y corre por la hacienda.

MÁS NOTAS DE: Quintana Roo, AQUÍ

Además del pequeño que solo corre, y juega por las mañanas y en la noche llora al no encontrar paz por quitarse la vida se puede ver una persona adulta que según los lugareños es Don Fidencio Márquez quien fuera el propietario original de la hacienda y quien asesinaron en 1921 en uno de los caminos a “sac bé” que conducía de San Ignacio a su finca.

Únete a nosotros en Instagram

Aunque el menor no causa daños solo asombro por su presencia la presencia paranormal adulta se ha comentado que llega a tirar cosas y moverlas de un lugar a otro al presenciar que las personas se introducen a lo alguna vez fuera su propiedad y si alguno camina por el lugar donde perdió la vida se puede observar una persona adulta caminando en la madrugada por el lugar sin voltear a ver a nadie.

Temas

Comentarios