Secciones
Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado
Quintana Roo

Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado


Por años la caza ha sido parte fundamental en la forma de vida de los locales, sin embargo esto ha dañado a los animales y los dioses mayas tienen forma de implementar castigos

por AngelBalán

Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado

Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado

 Las leyendas son esas historias que se cuentan en familia, que se pasan de generación en generación y que resultan fascinante ante los oídos de personas que escuchan por primera vez, esta es una historia muy conocida en las localidades mayas de la región sur de Quintana Roo en donde los hombres y humanos vivían en paz hasta hace unos años que todo cambió.

Resulta que una de las actividades económicas que se realizaban en las comunidades nativas de la zona maya de la península de Yucatán ha existido desde siempre la caza, que era indispensable para la variación de alimentos, sin embargo desde antes, con la civilización maya, esta era regulada por que el venado por ejemplo era muy apreciado y se cuidaban sus poblaciones, pues también es el alimento favorito del dios Jaguar o Balam.

TE PUEDE INTERESAR: Leyendas Mayas: Las mujeres del mar, tarde o temprano las reclamará el agua

Sin embargo en la actualidad la población creció y el consumo aumentó lo que ocasionó que la cantidad de venados disminuyera drásticamente en diversas zonas de la península, en este punto sucedió algo tan asombroso como el título de esta leyenda.

Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado
Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado

Resulta que don Rach había salido como todas las mañanas a cazar y un venado que disparó ese día tenía en el interior de su panza una piedra que dibujaba la silueta de un venado, este artículo es llamado como “don”.

Este extraño artefacto daría aparentemente mucha suerte en la cacería pues llamaba a más venados, sin embargo esta piedra tenía la finalidad de elegir a una persona para cuidar a los venados, pero ese venado se cruzó en el camino de Rach.

Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado
Leyendas Mayas: La lluvia de sangre y el rey venado

El venado que había muerto era el rey venado por eso tenía aquella piedra en su interior, ahora sería Rach el portador de tan valioso artefacto, sin embargo el aprovecho este “don” en forma de amuleto y cada vez que salía al monte traía un venado, su popularidad de cazador crecía y la gente le encargaba carne de venado, las patas, las costillas, era un excelente vendedor y su producto estaba asegurado, salir a cazar era el equivalente por ir por leche al refrigerador. pasó un año y el número de venados muertos por Rach era demasiado.

Sin embargo en el monte un nuevo rey venado había crecido y recibido la bendición de las deidades mayas, este nuevo animal sería quien enfrentaría al hombre que amenazaba a la especie, ese día Rach fue al monte y se colocó en su árbol predilecto se recostó y llamó al venado que ese día moriría, por sorpresa apareció el rey venado del monte, un animal tan grande como un caballo con cuernos tupido como arbusto de limonaria y un aroma penetrante.

Rach pensó que sería la pieza más majestuosa que cazaría, de repente soltó la bala y esta rebotó en el pecho del inmenso animal, este mismo se acercó hasta él y comenzó a hablar en su lengua natal maya, le advirtió que tenía prohibido regresar al monte y que su castigo sería la miseria y desgracia de su familia, hasta que el número de venados que haya matado vuelvan a reaparecer en los montes, este ser le pidió la a Rach la piedra y se la tragó, se perdió entre en los arbustos y de inmediato comenzó a llover, pero no era cualquier lluvia era sangre fría y espesa de venado.

MÁS NOTAS DE: Quintana Roo. Click Aquí

La lluvia era intensa y caía sin detenerse ni un poco, en un momento se le dificultó respirar y ver por la cantidad de sangre que caía en sus hombres, Rach tardó siete horas en salir del monte, esto generalmente le tomaba una hora, cuando logró llegar a la terracería de su pueblo la lluvia calmó, el hombre llegó a su casa bañado en sangre olorosa, jamás volvió al monte.

Temas

Comentarios