Secciones
Las dos formas de vivir con VIH
Quintana Roo

Las dos formas de vivir con VIH

Las personas que nacieron a finales de los setenta y principios de los ochenta crecieron con miedo y prefieren ocultar que son portadores del virus; las generaciones más recientes lo expresan sin prejuicios ni problema alguno.

por AngelBalán

Las dos formas de vivir con VIH

Las dos formas de vivir con VIH

Josué adquirió VIH y todos los días debe tomar su medicamento para poder mantenerse saludable. Su vida no ha dado un cambio radical, ni tampoco le causa algún pesar emocional. En realidad, sólo recuerda su condición cuando le preguntan o decide hablar al respecto. 

“Yo no pasé por esta etapa de duelo, yo no me sentí mal anímicamente. El hecho de tener un resultado positivo o reactivo al VIH lo único que cambió fue que, a partir de este momento, en todas mis relaciones sexuales utilizo condón”.

Josué Colorado, de 35 años, vive con VIH desde hace dos años y actualmente es indetectable, es decir, que gracias al suministro de medicamentos ha bajado la carga viral en su organismo al punto en el que no puede transmitir el virus.

Quintana Roo es el estado con mayor número de contagios a nivel nacional, acumulando una tasa de 49.60 por ciento por cada 100 mil habitantes, y tan sólo en 2021 se detectaron 914 nuevos casos. Para dimensionar la magnitud del problema, 914 personas llenan más de 18 autobuses de transporte público.

Ante un número de población que vive con esta condición existen dos formas de vida con VIH: una que es más abierta, informada y progresista, como en el caso de Josué, y otra en la que viven las personas mayores de 45 años, quienes sienten miedo al rechazo social y presentan constantes problemas de salud mental porque crecieron en una sociedad donde el problema trató de prevenirse con campañas de miedo.

Debate generacional

Capasits
Capasits

Miguel Ángel Dzib Miss, investigador y activista por los derechos de la comunidad LGBT+, señaló que la forma de vida de una persona que adquirió VIH es una constante generacional. Lo definió como un debate en donde los jóvenes quieren ser tratados como personas que se atienden de cualquier enfermedad, mientras que las personas mayores quieren que los temas se traten con hermetismo por miedo al rechazo.

“Hay personas que viven con VIH que no les importa mencionarlo y compartirlo. Decir que viven con el virus, hacerlo público, les da totalmente igual y lo hacen porque para ellos vivir con el virus no es un sinónimo de muerte, no significa que algo está mal dentro de su vida social.

 “Pero también existe otro sector de la población que, por supuesto, aún no está sensibilizado y le falta también más información, sobre todo para poder sobrellevar la infección. Para ellos sí es algo que representa tener pena”, dijo.

La situación es evidente en reuniones de grupos de apoyo y colectivos, que piden colocar lonas en puertas y ventanas para mantener ocultas a las personas que siguen un tratamiento.

“Por ejemplo, cuando tenemos reuniones entre colectivos y personas que trabajan en los sistemas de prevención y tratamiento de VIH, un sector de ellos menciona que en el Capasits deberían de colocar un toldo para que no se vean las personas cuando están haciendo fila para hacerse sus estudios o su chequeo mensual. El otro sector dice ¿por qué nos van a esconder, por qué nos van a tapar, si no estamos haciendo nada malo?, estamos viviendo en un estado serológico, como cualquier otra persona que puede tener cáncer, diabetes, lo que sea y también recibe un tratamiento mensual y también va a consultas, entonces piden que sea un trato igualitario para todas las personas”, señaló.

El activista planteó la necesidad de deconstruir este tema junto con la sociedad y acompañar el tratamiento médico con el psicológico, sin dejar de lado la educación sexual desde el nivel básico.

 Una persona saludable

Josué no se ha sentido hasta ahora discriminado y está bien de salud, no tiene miedo de hablar de su estado serológico en su círculo social y constantemente se informa y sigue su tratamiento para poder tener una vida como cualquier otra persona.

“Si tú llegas a hablar de estos temas con una persona de 40 a 45 años te puede contar alguna anécdota con una persona con VIH y rápido te puede describir a alguien con un desgaste físico pero habemos personas que tenemos un aspecto que no muestra desgaste físico. Si tú me ves, lo que me dirías es que tengo sobrepeso, no es que te pase por la mente que tengo un diagnóstico reactivo a VIH, eso sería lo último que te pasaría por la mente”, indicó.

Actualmente, el tratamiento para el VIH es efectivo y la calidad de vida de las personas que siguen su tratamiento es igual a la de cualquier persona saludable, pero es necesario contar con información y educación. Josué Colorado es psicólogo y coordinador de jornadas de salud del Círculo Social Igualitario y vive como cualquier persona.

Tras un diagnóstico positivo es importante tener un tratamiento de salud, pues hay ciertos lineamientos que se deben de seguir, algunas restricciones como evitar el consumo de té, cosas que en los centros de salud convencionales no se dicen. Se recomienda buscar ayuda a instancias especializadas, pero además el acompañamiento y seguimiento de la parte psicológica es vital para vivir bien. 

“Las personas que vivimos con VIH no nos podemos dar el lujo de ciertas cosas, como tomar algunos tés, porque alguno puede tener algún efecto adverso al medicamento o, por ejemplo, no puedo meterme un ciclo si fuera al gimnasio, incluso hay ciertas prácticas como el consumo de piedra y cocaína que hace que el medicamento pierda efectividad”, comentó Josué.

Una manera de prevención eficaz para evitar que el número de casos positivos de VIH crezca es la educación, misma que desde el punto de vista del activista Miguel Ángel Dzib Miss debe iniciar en la educación básica, para que los niños se conozcan y conozcan sus derechos y que, cuando sean jóvenes, tomen buenas decisiones.

Como prevenir y conocer que es el VIH

Las dos formas de vivir con VIH
Las dos formas de vivir con VIH

¿Qué es el VIH?

Por sus siglas en inglés significa Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Este virus afecta a las células de defensa de nuestro cuerpo, llamadas linfocitos T CD4. Si la infección no es controlada, evoluciona con mayor rapidez a lo que llamamos sida.

¿Cómo se transmite?

Existen tres vías de transmisión:

Sexual: Por contacto sexual no protegido (pene-ano, pene-vagina, pene-boca) con una persona con VIH.

Sanguínea: Por transfusiones de sangre o sus derivados (plasma, plaquetas) que tienen virus, o por trasplante de órganos con VIH.

Por compartir agujas/jeringas en personas usuarias de drogas inyectables.

Perinatal: Una mujer embarazada con VIH puede transmitir el virus al bebé en cualquier momento del embarazo.

Durante el parto, a través del canal vaginal por el contacto del bebé con las secreciones vaginales potencialmente infectadas.

Por medio de la leche materna (lactancia).

¿Cómo se previene?

Existen ahora más herramientas que nunca para prevenir el VIH. Puede usar estrategias, como la abstinencia (no tener relaciones sexuales), nunca compartir agujas y usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales. También es posible que pueda aprovechar los medicamentos de prevención del VIH, como profilaxis prexposición (PrEP) y profilaxis posexposición (PEP). Si tiene el VIH, hay muchas medidas que puede tomar para prevenir transmitirlo a otras personas.

¿Cuál es el tratamiento?

El que el médico tratante asigne a la persona

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las noticias de hoy!

Temas

Comentarios