Secciones
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Quintana Roo

Historias de Terror Cancún: La cabra que hablaba y se columpiaba

Una historia que se volvió famosa en el norte del país, respecto a una cabra que hacía cosas demoníacas, ahora es contada para Cancún por quien vivió la experiencia.

por AngelBalán

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Jorge, quien ahora reside en Cancún, compartió esta historia que aterró a muchos en el norte del país, ahora será revelada para la gente de esta ciudad.

Esto me pasó en junio del año pasado, soy de Piedras Negras, Coahuila, tengo 22 años. Sé que este relato sonara algo difícil de creer, pero créanme que todo es real y que aun hoy ni yo lo creo todavía.

Todo comenzó cuando unos primos y yo fuimos a pasar un fin de semana a un rancho de mi abuelo, sobre la carretera Acuña a la altura del ejido El Moral, llegamos un viernes a las 6 de la tarde y la idea era quedarnos hasta el domingo a las 8 de la noche.

Tal vez te interese: IMSS de la 510 en Cancún, llena de pacientes y muertes por neumonía atípica

La cabra que se columpiaba

De inmediato cuando llegamos lo primero que hicimos fue armar las casas de campaña, aunque en el rancho teníamos todas las comodidades, la idea era dormir afuera como lo hacíamos de niños mis siete primos y yo.

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Luego de armar las casas de campaña y de poner algunas cervezas en hielo, unos primos de pusieron a preparar la carne y otro primo y yo fuimos a buscar leña a la parte trasera de la casa.

Tengo que decir que el terreno es muy grande y por la parte de enfrente cuenta con unas porterías para jugar fut, columpios, resbaladeros y un brincolín, por la parte de atrás de la casa, mi abuelo solo tiene algunas trocas viejas que poco a poco ha ido arreglando, también por la parte de atrás hay una brecha que te lleva directamente al río.

Más historias de terror AQUÍ

Desde pequeño siempre me gustó ir, es más que evidente que los domingos familiares ahí eran lo mejor, pero conforme fui creciendo, meterme entre brechas y monte me hacía sentir algo raro, estar solo, lejos de todo y todos, tanto silencio, abruma e incómoda y no se, siempre tuve esa sensación de miedo en lugares así desde que mire la película de La Bruja de Blair.

 Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Estábamos buscando la leña mi primo y yo y me llamó la atención unas ramas, amarradas con un alambre oxidado formando una cruz, se la mostré a mi primo y justo cuando él sacó otros pedazos de leña salió otra figura, nada más que esta, estaba hecha con ramas más chicas, y se me figuraba a un muñeco como los vudú

Más notas de Cancún AQUÍ

No voy a mentir, me incomode mucho, traté de no tomarle importancia, le dije a mi primo que de seguro mi abuelo los había hecho para pasar el tiempo y solo los tiró ahí.

Bebimos, comimos, cantamos y la noche se fue tan rápido y tranquila, sin notarlo nos dieron las 2 de la mañana, el frío era mucho y tres de las ocho personas que estábamos afuera, no aguantaron, y se metieron a dormir dentro de la casa del abuelo, los otros cinco nos quedamos ahí, platicando, hasta que dentro de la plática empezamos a contar historias de terror... 

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Recuerdo que dije que no podíamos imaginar, que tantas cosas pasan en esos lugares en la noche, lejos de todo y todos, y nadie se daba cuenta, mi primo, el mayor de los que estábamos ahí, contó que a él y a su papá una vez los asustaron a las orillas del río una tarde mientras pescaban; dijo que se escucharon unos gritos que luego cambiaron por risas, luego por llanto para terminar maldiciéndolos. 

Tal vez te interese: La pandemia por influenza en 1918, ¡terrible relato! de Lázaro Hilario Tuz Chi

 No se por que; pero aunque sea algo sin importancia sentí miedo, tomé mi cerveza y les dije que dormiría, porque el plan era madrugar e ir a pescar, todos me siguieron y dormí solo con un primo y los otros tres se quedaron en otra casa de campaña.

No recuerdo qué hora era, pero aun era de noche, tuve que levantarme a orinar, no me puse los lentes, solo salí, camine hacia el carro en el que habíamos llegado y oriné en un lado, se podía escuchar autos pasando por la carretera, vacas, gallos, cabras ya saben, sonidos típicos de un lugar.

La cabra que caminaba como cristiano

Así, termine de hacer lo mío y voltee la cabeza, sentí morirme cuando a lo lejos, en un columpio vi algo sentado y moviéndose, no se porque pero quise imaginar que era uno de mis primos hablando con la novia, caminé y entre a la casa de campaña, justo cuando me acomode para dormir de nuevo escuche el sonido de una cabra, pero no se si lo imaginen, era un sonido de una cabra sufriendo, gritando del dolor, supongo que mis primos estaban suficientemente ebrios y dormidos para no darse cuenta, pero yo me puse los lentes, abrí la puerta de la casa y me asome, les juro que lo que vi es lo peor que me ha tocado ver en mi vida.

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Estaba una cabra justo donde orine, tome un cigarrillo y salí de la casa de campaña, la cabra camino, no hacia mi, pero camino rumbo al área de juegos, al ser lo único que se movía, la vi, y de la nada empezó a correr, haciendo sus ruidos de cabra, para mi sorpresa de la nada, se levantó y corrió en dos patas, se subió a un columpio y meciéndose empezó a gritar, como si estuviera sufriendo, la vi y quedé en shock, corrí y desperté a mi primo, mi compañero de casa, los dos estábamos ahí atónitos, viendo a una cabra arriba de un columpio ahora mientras se reía, nunca nos miró, no volteaba a vernos pero la luna brillaba tanto como para verla moviendo sus patas y sosteniéndose con las otras del columpio.

Historias de terror

No aguanté y vomité, vomité del miedo cuando vi que la cabra brincó del columpio y empezó a llorar de nuevo, corrí hacia la casa del abuelo y él ya estaba esperándome en la puerta, con una carabina de postas, temblando, pálido al igual que yo. 

Fue cuando con la voz llorosa y cortada dijo algo que me heló la sangre, "La había escuchado hablar, pero nunca caminar en dos patas, ni hacer lo que hizo".

Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba
Historias de Terror Cancún: La cabra que se hablaba y se columpiaba

Salí de la casa y fui a levantar a mis primos con la mentira de que el abuelo se sentía mal; pero solo para estar todos dentro, ya ahí solo se podía escuchar el rechinar del columpio y una cabra, hacer sus sonidos normales, mis demás primos durmieron y el primo y yo que vimos eso no podíamos.

La cabra que hablaba

Salimos a la sala y ahí estaba mi abuelo, tomando café, llorando, le toque el hombro y le dije que pasaba, dijo que nada, que solo era miedo por verla caminar así y correr como si fuera una persona.

Le dije que no pasaba nada, que estábamos todos bien, me interrumpió diciendo: " La otra noche, tocaron la puerta (cosa rara en un rancho), si tomas en cuenta que son terrenos grandes y no se puede tocar la puerta así como así cuando tienes como cuatro portones para poder llegar y todos cerrados ) tocaron la puerta y gritando "PANCHOO, PANCHITOO ABREMEE QUE HACE FRÍOquedé congelado, era una risa burlona, y era la voz de tu abuela... " Mi abuela falleció en el 2011 y la verdad  desde que sucedió eso no he vuelto a ir a ese lugar y ni pienso ir. Solo de acordarme y ahora que les cuento, no me saco esa imagen de una cabra arriba de un columpio, sentada, jugando, llorando, riendo, gritando...

Me paniquié

Temas

Comentarios