Secciones
Quintana Roo

“Es una enfermedad y nadie nos hace caso”

por La Verdad

Carlos Matus/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- Lo que comenzó como una actividad de esparcimiento, se convirtió en una adicción sin control que ha llevado a Edwin ‘N’ a recaer constantemente y perder la estabilidad en su vida personal y profesional; él es un ludópata y como tantos en Cancún, se encuentra totalmente solo ante su enfermedad.

“Desde hace seis años sufro de ludopatía, y todo comenzó como un pasatiempo luego de salir del trabajo, cuando acompañaba a amigos a casinos, pues era más barato que ir a bares; adentró te tratan como rey, tienes comida, barra libre y aunque al comienzo no apostaba, en el ambiente comencé a jugar; esto me llevó poco a poco a empezar a aumentar las cantidades de juego y a tener una racha de ganador, pero mi error fue que pensé que nunca dejaría de ganar”, relata Edwin ‘N’, de 36 años y quien hasta hace unos años se desempeñaba como administrador de una empresa inmobiliaria.

Fueron las malas rachas lo que provocó que él comenzara a padecer las consecuencias de su adicción.

“Llegue a ganar más de 350 mil pesos, pero ni los pude disfrutar, pues era dinero que ya debía, incluso una ocasión gané un yate, en el cual sólo pude dar una vuelta para al regreso al puerto venderlo, pues ya debía mucho dinero”, comentó.

A esto se vinieron problemas como el alcoholismo, tabaquismo, estrés e hipertensión, consecuencias directas de su adicción al juego. En paralelo, también comenzó a tener problemas en su trabajo, pues faltaba con frecuencia. Edwin señala que llegó a estar más de 18 horas seguidas jugando y apostando, incluso parte de la nómina de la empresa.

Todo se derrumbó un día en que ya no pudo jugar; al calor de las copas y el tabaco, Edwin sufrió un infarto al miocardio y fue llevado de emergencia a un hospital, donde no pudo justificar a la empresa que hacía en horas de trabajo en un casino. Su novia de cuatro años lo dejó, cansada de los problemas que el juego traía a la vida de ambos.

“No la culpo, ella intentó por todos los medios sacarme del juego, pero yo tenía un adicción y no me di cuenta hasta que era muy tarde; ahora sobrevivo de pequeños trabajos de auditoría y de lo que salga, además de que pude encontrar gente que sufría lo mismo que yo y tratamos de formar un grupo de ayuda”, expresó Edwin ‘N’.

[caption id="attachment_783415" align="alignnone" width="565"] Los adictos al juego llegan a pasar gran parte del día en casinos[/caption]

SOLOS ANTE LA ADICCIÓN

La adicción al juego de azar o ludopatía es un trastorno que no se percibe como una enfermedad, ni siquiera los pacientes son conscientes de serlo, sin embargo, se trata de un mal más frecuente de lo que uno piensa y es una adicción que acarrea graves consecuencias en la vida para quienes la padecen, como altos niveles de estrés, endeudamiento, hasta ruptura de lazos familiares.

Se compara con las compras compulsivas, el sexo y el Internet, todas adicciones sin sustancias, un mal que afecta más a los varones, aunque en los últimos años ha aumentado el porcentaje de mujeres con la enfermedad y que lo ocultan con su adicción a sustancias como el tabaco, alcohol, entre otras.

La psicóloga Leolinke Valle Santillero comento que los hombres realizan apuestas deportivas, black Jack, peleas de gallo, loterías instantáneas, mientras que las mujeres prefieren el bingo y las máquinas recreativas, las cuales empiezan a jugar en edades más tardías, mientras que ellos los hacen en la juventud.

Lo peligroso de la situación es que en México no hay una cifra exacta de los que padecen de ludopatía, pero se cree que hay alrededor de dos millones de ludópatas.

El Consejo Nacional de Adicciones de México no cree que la ludopatía sea un problema de salud pública en el país, por lo tanto no existen campañas de prevención, ni siquiera se conoce una estadística real sobre el número de ludópatas, ni la Secretaría de Salud ni en el Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), ni tampoco el sector privado han realizado campañas para prevenir la adicción al juego.

MAL SIN CONTROL EN CANCÚN

Se ha tenido un incremento considerable de personas que asisten a los casinos de la ciudad, lo que genera sospechas de un aumento constante en casos de ludopatía aunque esta no puede ser medida por la falta de estadísticas confiables en este tema, señaló Guillermo ‘N’, integrante del grupo ‘Jugadores Anónimos Cancún’.

Guillermo señaló que una de las faltas más importantes que tienen los casinos a nivel nacional es la falta de responsabilidad social, como otras empresas, ya sea la tabacalera y la de venta de alcohol, que donan parte de sus ganancias para la creación de campañas de prevención.

“En el caso de los casinos generan grandes adicciones hacia las personas y no realizan ninguna acción en retribución; en otros países estas empresas donan porcentajes de sus ganancias a centros de tratamiento”, explicó Guillermo.

[caption id="attachment_783416" align="alignnone" width="565"] Las maquinitas son las más usadas y el principio de la adicción.[/caption]

GANANCIAS CONTRA DAÑOS

La Secretaría de Gobernación (Segob) ha expedido más de 500 permisos para casinos y que los sitios irregulares superan a los regulares, en Quintana Roo existe el plan de crear un complejo de casinos estilo Las Vegas en la Riviera Maya con la finalidad de que ya no sigan aumentado los permisos dentro de las zonas urbanas, en Cancún se cuentan con alrededor de ocho casinos, uno en Playa del Carmen, uno en Cozumel y uno en Chetumal, entre los más famosos los que se encuentran en frontera con Belice.

En ese mismo sentido las loterías arrojan, según cifras oficiales, ganancias de hasta de cinco mil millones de dólares en México, las peleas de gallos son apuestas que van desde los 500 hasta los 12 mil pesos, las casas de juego y sorteos calculan ganancias en 680 millones de pesos en el primer año, la lotería instantánea representa ingresos de 40 mil millones de dólares, mientras que la lotería por internet ya llega a niveles de 15 mil millones de dólares anuales.

Comentarios

Te puede interesar