Secciones
Envía Obispo de Cancún-Chetumal mensaje de cuaresma.
Quintana Roo

Envía Obispo de Cancún-Chetumal mensaje de cuaresma

Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, obispo de Quintana Roo recordó que esta cuaresma es la oportunidad para lavar y purificar con una buena confesión.

por La Verdad

El mensaje va para todas las iglesias.

El mensaje va para todas las iglesias.

El obispo de Quintana Roo, Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, difundió un mensaje de cuaresma en el que destacó la necesidad de practicar principios católicos tales como la confesión, escuchar la palabra y recibir los sacramentos, misiva que será difundida mañana domingo, a continuación el texto íntegro:

Jesucristo hoy nos dice: Mientras estoy en el mundo yo soy la luz del mundo, y para demostrarnos que él es la luz del mundo, abre los ojos al ciego, le devuelve la vista a un ciego, hace un milagro físico, interviene físicamente en los ojos para demostrarnos que él nos puede abrir los ojos del alma.

Él es la luz de nuestro mundo interior, de nuestro mundo espiritual. Pero los vecinos no se la creían. ¿Quién te abrió los ojos? ¿Cómo te abrió los ojos? Unos decían que sí, otros decían que no. Luego los fariseos tampoco le creían y él les decía y no le creían. Y luego hasta a sus mismos papás les preguntaron: oye y este ¿Cómo es que era ciego y ahora ve? Nosotros no lo sabemos. Sabemos que nació ciego pero ¿Cómo ve ahora?, no lo sabemos.

Un milagro físico es un signo de credibilidad. Es un signo que nos ayuda a creer que Jesús es la luz del mundo de nuestra alma. Es la luz de nuestra conciencia, para que sepamos distinguir lo que está bien y lo que está mal, para que no nos confundamos y llamemos bueno a lo que es malo o malo a lo que es bueno.

Seguro te interesa: Coronavirus Playa del Carmen; despidos masivos, preocupantes: Iglesia de la Santa Muerte

Es la luz de nuestra mente, para que sepamos la verdad completa, el sentido de nuestra vida, de dónde venimos, a dónde vamos. Es la luz de la fe que nos permite conocer a Dios Padre y creador del universo, a Dios hijo redentor y salvador del mundo y a Dios Espíritu Santo, santificador de nuestras almas. Él es la luz de nuestro corazón para que encontremos la paz, la tranquilidad, la serenidad, la alegría interior. Pero para recibir esa luz, necesitamos creer. “Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron”. “La luz vino a las tinieblas y las tinieblas no le recibieron porque sus obras eran malas”.

Lee más de Quintana Roo

Abramos nuestro corazón de par en par a la luz de Cristo. Dejemos que penetre su luz hasta lo más profundo de nuestros corazones. Para que ilumine todos los rincones, para que nos haga conocer la verdad completa sobre nosotros mismos. Si descubrimos manchas y desorden interior no dudemos en reconocernos necesitados de purificación.

 

Pedro Pablo Elizondo. 

Esta cuaresma es la oportunidad para lavarnos y purificarnos con una buena confesión. Escuchemos la Palabra de Dios y recibamos los sacramentos que nos pueden devolver la vista del alma. Dejemos que Cristo nos cure los ojos del espíritu para volver tranquilos, felices y contentos como el ciego de nacimiento. Dejemos que el Señor Jesús disipe las tinieblas de nuestra conciencia, de nuestro corazón y de nuestra mente.

Jesús vino al mundo para ser luz del mundo. Que él haga brillar en nuestro interior todo el esplendor de su luz divina. Así sea.

Síguenos en Instagram

 

Temas

Comentarios