Secciones
Quintana Roo

Ecoturismo, con un gran potencial

por La Verdad

Licety Díaz/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- Una de las modalidades de mayor crecimiento a nivel mundial dentro de la ‘industria sin chimeneas’ es el ecoturismo; en Quintana Roo, algunos empresarios comienzan a entender esta nueva tendencia y el destino Maya Ka’an es un ejemplo de la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad económica.

“Fomentar el desarrollo ecológico en las comunidades rurales es algo que va en incremento, con la mira puesta en establecer límites en el uso de los recursos naturales, preservar lo ambiental y proveer los recursos para la cultura y la historia del lugar que se visite; así, el turista se lleva experiencias y memorias únicas”, dijo Alberto Charles Zaldívar, presidente honorario de la asociación civil Amigos de Sian Ka’an.
“Esta alternativa turística es una explotación selectiva, mucho más concentrada en los valores de los recursos ambientales, del entorno que a pesar de ser de mucho menor volumen a los que prefieren sol y playa, es de mayor ingreso, al ser turistas de alto nivel económico que vienen a conocer nuestras selvas; la flora y fauna que son riquísimas”, detalló.

EMPODERAMIENTO

Añadió que con ello se promueve que las comunidades mayas permanezcan en la zona de donde son originarias, que ayuden a conservar las selvas, reciban el beneficio del turismo y que gocen de las ofertas que se les brindan. Agregó que el ecoturismo es un proceso evolutivo de lento desarrollo, porque hay que capacitar a comunidades rurales que nunca estuvieron expuestas al turismo y hay que prepararlos con el idioma inglés, las normas mínimas de higiene y de confort para el turismo, así como capacitaciones en transporte y hospedaje. Al menos 17 comunidades mayas están dejando atrás el miedo al turismo extranjero y apuestan a la ecología para mostrar al mundo la cultura milenaria que han recibido desde generaciones a través de productos ecoturísticos en el corazón de la zona maya, englobados en el proyecto Maya Ka’an, que tiene el fin de empoderar a las comunidades indígenas y hacerlas autosustentables con beneficios económicos y al mismo tiempo cuidando cientos de miles de hectáreas de selva, que hasta hace unos años se encontraban a la merced de taladores ilegales. De acuerdo con los propios pobladores de comunidades de la zona, una de las principales razones para la tala de madera preciosas y cacería furtiva son las pocas posibilidades de poder subsistir con las actividades agrícolas, al ser un sector muy castigado por el olvido de los gobiernos y también por los estragos del cambio climático.

Comentarios

Te puede interesar