Secciones
Quintana Roo

Denuncian la muerte de su hija en un hotel lujoso de Playa del Carmen

por La Verdad

Una familia de Wisconsin denunció distintas irregularidades en la investigación por la muerte de su hija, Abbey Conner, la cual fue encontrada inconsciente y boca abajo en la alberca de un hotel de lujo en Playa del Carmen. La joven murió poco después de que le fuera declarada la muerte cerebral y se le retiró el soporte vital el 12 de enero.

Joven muere en una alberca de un hotel de playa del carmen

Abbey Conner de 20 años de edad. se encontraba hospedada con su familia en el Resort Paraíso del Mar, ubicado al norte del popular centro turístico. Tanto ella como su hermano Austin, de 22 años, se encontraban tomando en el bar de la alberca, tras lo cual cenarían con sus padres, sin embargo no llegaron a la reunión. Ambos jóvenes fueron encontrados boca abajo e inconscientes en la alberca. Cuando guardias del hotel y el personal de la alberca intentaron revivirlos, Abbie Conner presentaba un pulso débil y le salía espuma de la boca y la nariz. Tras esto, los jóvenes fueron enviados de emergencia al Hospiten Rivera Maya, en Playa del Carmen, a pesar de que no es el centro médico más grande de la zona ni el más cercano al hotel donde ocurrieron los hechos. Desde ahí, fueron trasladados a un hospital de Cancún y posteriormente al Broward Health Medical Center en Fort Lauderdale, Florida. A Abbie le fue declarada muerte cerebral y posteriormente perdió la vida.

Abbey Conner sufrió de lesión cerebral

Los informes médicos declararon que la joven sufrió de lesión cerebral anóxica y edema cerebral, es decir, falta de oxígeno en el cerebro e inflamación en el mismo. Su hermano, quien sobrevivió al evento, comentó que se encontraban hablando con otros jóvenes en el hotel, los cuales los invitaron a tomar un trago parecido al ‘Jägerbomb’ (una mezcla de Jägermeister con Red Bull). Ambos tomaron solo un trago, sin embargo solo eso bastó para matar a su hermana y dejarlo a punto de morir ahogado.

“He estado en la universidad por cinco años y he tomado en el pasado. No hay forma de que ponga mi cara en la alberca y me quede dormido. Saber que fuimos engañados o somos víctimas de una persona enferma que nos drogó es irreal”, comentó.

Añadió que previamente habían tomado cuatro shots de tequila, sin embargo no habían consumido drogas en su estancia en México ni habían tomado algún tipo de medicamento que explicara la situación en la que terminaron. La familia indicó que cuando fueron con la policía local a llenar un reporte, las autoridades se resistieron a lanzar una investigación, asegurando que se trataba de un ahogamiento accidental. Cuando llegaron a Estados Unidos, contrataron un despacho jurídico para dar seguimiento al caso, sin embargo estos descubrieron que la policía había realizado una investigación parcial de los hechos, entrevistando a solo tres trabajadores del hotel, sin indicar la fecha en que se dieron dichas entrevistas. Asimismo, la investigación no incluye declaraciones del bartender, los huéspedes o de la persona que supuestamente alerto al personal de la piscina que Abbie Conner tenía problemas para salir del agua. Abbie Conner murió en una zona de la alberca con una profundidad menor a 1.20 metros, aún cuando los guardias del hotel se encontraban a una distancia que podían haber recorrido en solo 30 segundos. Florentino Ramírez, abogado de la familia, también expresó su desconfianza en las autoridades mexicanas. “Todo es demasiado conveniente. Si fue un accidente, ¿dónde estaba todo el mundo? Simplemente no tiene sentido”.

Comentarios

Te puede interesar