Secciones
Quintana Roo

"Con permiso, voy pasando": un día con los héroes de Cancún

A toda velocidad, en la ambulancia QR-303 de la Cruz Roja, dos socorristas acuden a auxiliar a una persona lesionada en un accidente

por Paco Marín

"Con permiso, voy pasando": un día con los héroes de Cancún

"Con permiso, voy pasando": un día con los héroes de Cancún

Cuando Ausy llevaba a su hija de 13 años al colegio, un auto chocó contra el suyo. El golpe pegó en seco sobre la puerta del copiloto y Ausy sintió un dolor en la espalda. Eran las 7:18 de la mañana del miércoles.

En la Cruz Roja sonó la alarma que advierte una emergencia. Vía radio les comunicaron a los socorristas que en la avenida Lombardo había un accidente. 

Los técnicos en urgencias Maribel Martínez y Bryan Barajas se subieron a la unidad QR-303. “Buena guardia”, dijeron. Al girar la llave, la potencia del motor hizo vibrar la camilla de acero y el tanque de oxígeno. El sonido fue superado por el ruido inconfundible de la sirena al salir a la calle. 

Un día con los héroes de Cancún

En menos de cinco minutos recorrieron los cinco kilómetros
En menos de cinco minutos recorrieron los cinco kilómetros

La ambulancia avanzó sobre la avenida Uxmal. Se fue abriendo paso entre los vehículos. “Con permiso, que voy pasando”, dijo Maribel. En menos de cinco minutos recorrieron los cinco kilómetros que los separaban del lugar del accidente, donde hay elementos de tránsito y bomberos. Había partes de automóviles tiradas en el pavimento.

La ambulancia quedó estacionada. Los socorristas se colocaron los cascos de trabajo y tomaron el botiquín de primeros auxilios. Se dirigieron a Ausy y su hija, que seguían adentro del auto, un Honda de color azul.

“Tranquila, señora, le vamos a ayudar”, le dijo Bryan a la conductora de 48 años.

Ausy pudo salir del auto. Tenía dolores también en las piernas. Los socorristas la subieron a la ambulancia y le revisaron extremidades, cabeza y cuello. Le detectaron una contusión en la cabeza y fue recostada en la camilla. Audry, su hija, fue atendida, pero no tenía lesiones visibles. 

Al lugar llegó una mujer con facciones similares a las de Ausy. Era su hermana que hablaba con los agentes de tránsito y la aseguradora. 

Al hospital

Ausy fue trasladada en la ambulancia al Hospital Azura
Ausy fue trasladada en la ambulancia al Hospital Azura

Liberada la ficha médica, Ausy fue trasladada en la ambulancia al Hospital Azura de la avenida Sunyaxchen. Ya eran las 7:35 de la mañana. En el trayecto le tomaron los signos vitales y una muestra de glucosa.

“Va a sentir un pequeño piquete en el dedo…1, 2, 3”, le advirtió Bryan. Ausy tenía 162 de azúcar.

“¿Es usted diabética?”, le preguntó. Ella dijo que no.

El mismo procedimiento se le realizó a la niña. De camino al hospital, ambas recibieron llamadas de familiares.

Al llegar, la ambulancia se estacionó en la zona de urgencias, donde había médicos y enfermeros esperando.

Cuando los socorristas entregaron a Ausy y a su hija a los médicos, por la radio les avisaron que había otro accidente. La sirena sonó de nuevo.

  • 25  paramédicos laboran en Cruz Roja Cancún 
  • 50  voluntarios apoyan en la delegación 
  • 11 ambulancias tiene la Cruz Roja Cancún 

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las noticias de hoy.

Temas

Comentarios