Quintana Roo

Casas de hospedaje acabarán con hoteleros en Bacalar

Son, al menos, 600 viviendas en Bacalar que son rentadas para turistas a través de plataformas digitales y redes sociales. Son consideradas una amenaza para la hotelería formal.

Acusan competencia desleal porque no cumplen con pago de tributaciones ni empleados; mas de 600 viviendas para turistas en el Pueblo Mágico

Por Efrén Martín

09/04/2021 08:46

El líder de los hoteleros en Bacalar, David Martínez Sánchez, afirmó que está en riesgo la hotelería formal ante la proliferación de casas de hospedaje

Además, cuestionó las alianza que la Asociación Nacional de Pueblos Mágicos ha realizado con la plataforma digital AirB&B porque, según dijo, generará mayores afectaciones a la hotelería formal.

Lo anterior porque, independientemente de la promoción que podría ocurrir para Bacalar, la idea es que existan más oferta, es decir, viviendas que se ofrezcan en renta para turistas a través de las plataformas digitales.

Esto solo fomentará la competencia desigual que representan. Sólo generará una notable ventaja sobre los hoteles locales.

David Martínez destacó que tan sólo en el caso de Bacalar, existen 600 casas que se ofrecen para hospedaje a través de plataformas digitales, de las cuales, al menos 200 no cumplen con el pago de ningún tipo de tributación.

No pagan impuestos y tampoco son reguladas en cuestiones de salud y protección civil por mencionar algunos temas importantes.

Las casas de hospedaje son consideradas competencia desleal para la hotelería formal.

No pagan impuestos

El líder de los hoteleros afirmó que, por el contrario, a los 150 hoteles formales del llamado Pueblo Mágico sí tienen que cumplir con el pago de impuestos y una serie de requisitos legales para poder operar.

Cuestionó que, en total ofertan, unas mil 500 habitaciones en Bacalar, lo que sólo representa apenas el doble de esta competencia desleal producida por las plataformas y las redes sociales.

Puntualizó que deberán ajustar sus estrategias de promoción y atención a los visitantes, aunque es difícil competir con las viviendas de hospedaje, cuyos propietarios no cumplen con diversas disposiciones tributarias ni de seguridad.