Secciones
Quintana Roo

Autoridad omisa propició tala ilegal en zona maya

por La Verdad

Carlos Matus/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- La deforestación sin control, debido a la falta de vigilancia puntual por parte de las autoridades estatales en turno entre 2011 y 2016 generó que más de 600 mil metros cúbicos de maderas fueran talados de manera ilegal, especialmente en la zona maya de Quintana Roo. Ante esto autoridades estatales, encabezadas por el gobernador Carlos Joaquín González, han optado por reactivar la industria forestal en Quintana Roo, dentro de un marco de autosustentabilidad que permita generar empleos a más de 40 mil personas, pero también proteja el medio ambiente, a fin de garantizar que la entidad cumpla con los compromisos que se han establecido, como el Acuerdo para la Sustentabilidad de la Península de Yucatán (ASPY) y el reto de Bonn Challenge para la reforestación de 700 mil hectáreas al año 2030 en el estado.

Hubo tráfico ilegal de maderas

Autoridades federales y estatales coinciden en que durante la administración estatal anterior se toleró la tala ilegal e incluso se usaron los recursos naturales para privilegiar a algunos, en perjuicio de la mayoría, a lo que se suma que de acuerdo con datos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), se han realizado al menos 35 clausuras de 2013 a la fecha, de obras que afectaron flora protegida, especialmente en la zona sur del estado, luego de que la dependencia recibió denuncias por parte de pobladores y asociaciones ambientalistas. No obstante el grueso de tala ilegal que se presentó nunca fue denunciado por las autoridades en turno, a pesar de que se tenían identificadas por autoridades del estado. Esta inoperancia generó que por lo menos 250 mil hectáreas de selva fueran arrasadas en Lázaro Cárdenas, Felipe Carrillo Puerto, Othón P. Blanco y José María Morelos, en base a datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor). De acuerdo con datos de la Conafor y la Secretaría Estatal de Medio Ambiente (SEMA), Quintana Roo tiene una alta proporción de superficie forestal, mayor a cuatro millones 455 mil 627 hectáreas, de las cuales tres millones 773 mil 023 hectáreas se consideran como superficie con vocación forestal, lo que representa 84.68% de la geografía quintanarroense; las restantes 682 mil 604 hectáreas son áreas no forestales. Alfredo Arellano Guillermo, titular de Sema, señaló que se estima que de 2010 a 2016 se extrajeron al año hasta 120 mil metros cúbicos de maderas, y convirtieron la zona sur del estado en uno de los puntos más sensibles de deforestación, debido a la tala clandestina y al comercio sin control de los recursos maderables. A esto se suma el aumento de la violencia, debido a redes de crimen organizado que su fuente de ingreso era el comercio de maderas preciosas y la industria carbonera, que de acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), puede estar en el móvil de diversos decesos en zonas ejidales.

Comentarios

Te puede interesar