Quintana Roo

Alarma por robos en escuelas de Zona Maya de Quintana Roo

Alarma por robos en escuelas de Zona Maya de Quintana Roo.

Alarma por robos en escuelas de Zona Maya de Quintana Roo.

Delincuentes se llevan equipo de bombeo y cables de electricidad; afectados planteles que serían habilitados como refugios anticiclónicos

Por Efrén Martín

23/07/2021 09:59

La Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) reconoció preocupación por los actos vandálicos que se cometen en plantes escolares de la Zona Maya.

De acuerdo con la Coordinadora de los Servicios Educativos de la Zona Centro de la SEQ, Sagrario Marrufo Ravel, en las últimos meses resultaron afectados 12 planteles que eran considerados como refugios anticiclónicos.

Detalló que los ladrones se llevaron los equipos que se utilizan para el bombeo de agua potable, además de los cables del sistema eléctrico.

Existe una preocupación para las autoridades del sector educativo por la situación de los hurtos registrados en poco más de una docena de escuelas, durante el periodo de confinamiento por la emergencia sanitaria.

Son albergues antihuracanes

Explicó que la alarma obedece a que prácticamente todos los planteles afectados están considerados como refugios o albergues en caso de amenaza de huracán.

Estos robos generarán otro problema a los directores para justificar los faltantes, debido a que conlleva un proceso administrativo, toda vez, que las instituciones carecen de recursos propios para reponerlos.

Alarma por robos en escuelas de Zona Maya de Quintana Roo.

Sagrario Marrufo insistió en el hecho de que, si bien en estos momentos no existe amenaza de afectación por un fenómeno hidrometeorológico, no podrían ser utilizados ante la falta de implementos para el abasto de agua potable y electricidad.

Refirió que el confinamiento de alumnos y maestros por la pandemia ha traído como consecuencia que las escuelas se encuentren desprotegidas, lo que aprovechan los delincuentes “para hacer de las suyas”.

Puntualizó que, por lo pronto, sólo queda a los directores de los planteles mantenerlos vigilados de manera periódica a fin de evitar más daños.