Quintana Roo

Abusa Otoniel Segovia de vendedores ambulantes en Chetumal

Existe acoso y cobros abusivos, desde el punto de vista de los vendedores ambulantes, en la actuación del Ayuntamiento de Othón P. Blanco.

Cobra Ayuntamiento de Othón P. Blanco 800 pesos por permisos que costaban 150 pesos; abuso contra familias en plena pandemia de COVID-19

Por Efrén Martín

20/02/2021 10:26

Vendedores ambulantes acusaron que en plena crisis económica por la pandemia de la COVID-19, el Ayuntamiento de Othón P. Blanco aumentó en más de un 400 por ciento los permisos para trabajar en Chetumal.

Y aunque se ha incrementado de manera significativa el número de vendedores ambulantes en la Capital, no es el aumento de competencia lo que genera preocupación, sino los abusos que comete la administración que preside Otoniel Segovia Martínez.

El secretario general del Pequeño Comercio en Chetumal, Julio René Medina Estrella, consideró que existe un abuso por parte de las autoridades municipales con relación a los montos mensuales que tienen que pagar para poder ofertar sus productos.

Venden para sobrevivir

Destacó que, como consecuencia de la crisis económica ocasionada por la pandemia, muchas familias buscan en el ambulantaje la solución a la crisis económica y el desempleo.

Sin embargo, en vez de apoyar en la recuperación, el Ayuntamiento aumentó el monto mensual de los permisos y ahora deben pagar 800 pesos mensuales por un permiso que hace unos meses costaba 150 pesos.

Los vendedores ambulantes consideran que existe un comportamiento abusivo por parte del Ayuntamiento.

Julio Medina señaló que, entre otros abusos, el personal de la Dirección de Fiscalización exige a los ambulantes permisos por cada producto que comercialicen, cuando antes se requería un permiso general.

Si vendes tacos, necesitas un permiso, otro para refrescos y aguas, otro más si ofertas servicio a domicilio. Nos tienen ahorcados con esos cobros.

Otro de los abusos está relacionado con las multas, que aplican no sólo contra los ambulantes, sino también con quienes venden desde sus casas, a quienes aplican sancionan de hasta cinco mil pesos, en una muestra más de la falta de empatía municipal.

Lamentó que la autoridad municipal no considere la necesidad de las familias de obtener sustento para el hogar y a toda costa busque vaciar los bolsillos de quienes sólo pretenden sobrevivir.

Lee también