Mundo

Uso de cubrebocas, medida que pasará del 2021 para controlar el COVID

Uso de cubrebocas, medida que pasará del 2021 para controlar el COVID

Llevaremos cubrebocas hasta el 2021 o incluso más, para controlar el COVID, por lo que tendremos que usarlos por un largo tiempo.

Por La Verdad

21/09/2020 12:36

La pandemia del coronavirus Covid-19 continúa afectando a muchos, por lo que se espera una vacuna para poder reducir el número de contagios, sin embargo de acuerdo con Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los cubrebocas son un arma efectiva contra el virus.

Es por ello que actualmente que no se cuenta con la vacuna, los cubrebocas son nuestra mejor apuesta para controlar la pandemia de coronavirus, de hecho, marcan una diferencia tal que algunos expertos sospechan que serán tan confiables, si no más, como una vacuna cuando se trata de mitigar la propagación del Covid-19.

“Estas mascarillas son la herramienta de salud pública más importante y poderosa que tenemos, y continuaré haciendo un llamamiento para que todos los estadounidenses, todas las personas en nuestro país, adopten estas cubiertas faciales”, dijo Redfield durante una audiencia reciente en el Senado.

Redfield del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continuó diciendo que las máscaras pueden ofrecer más garantía que una vacuna. El presidente Donald Trump luego cerró los comentarios, pero la comunidad médica apoyó a Redfield.

Pese a tener una vacuna, el uso de cubrebocas será implementado por lo menos hasta el 2021.

Debido a que las vacunas aún se encuentran en ensayos clínicos, actualmente no está claro qué tan efectivas serán. Se cree que pueden desencadenar una respuesta inmunitaria en aproximadamente el 70% de las personas, dejando desprotegidas a algunas personas vacunadas.

Es posible que otras personas vacunadas no se enfermen, pero sean portadoras de la infección y contribuyan a la propagación comunitaria, y quién sabe cuándo tendremos suficientes dosis para todos, por lo que los cubrebocas son escenciales.

El objetivo final aquí es la inmunidad colectiva, y para lograrlo necesitaremos que una cantidad suficiente de la población sea inmune al COVID-19, ya sea a través de una vacuna altamente eficaz o superando la infección en sí.

En pocas palabras: hay demasiadas incógnitas para empezar a quitarnos los cubrebocas pronto. Hasta que tengamos más datos, los expertos en salud dicen que las mascarillas son imprescindibles por un tiempo.

Cubrebocas hasta 2021 ¿por qué?

No tendremos suficientes dosis de la vacuna al principio y es que cuando lleguen la vacunas habrá un un suministro muy limitado y es probable que esas dosis iniciales vayan directamente a las personas que más necesitan protección: trabajadores de la salud en riesgo, ancianos, personas con problemas de salud subyacentes graves y socorristas.

La vacuna no asegura que prevenga la infección por completo, esto significa que incluso las personas vacunadas podrían contribuir a la propagación comunitaria si dejan de usar una máscara.

“Entonces, teóricamente, alguien podría tener el virus en la nariz y potencialmente transmitirlo a alguien que es más vulnerable sin saberlo”, dijo Talaat.

La gente se siente dudosa acerca de la vacuna, otro problema es que las personas que se sienten escépticas acerca de la vacuna. Los mensajes inconsistentes durante la pandemia han erosionado la confianza de la gente en nuestro sistema de salud pública.

Por último, sabemos que las máscaras funcionan.

Han aparecido muchos datos en las últimas semanas que apuntan a su eficacia. Un experimento descubrió que la propagación de cientos de gotitas respiratorias puede atenuarse con el uso de una máscara. Otro informe encontró que las áreas con requisitos de mascarilla tenían tasas de crecimiento de Covid-19 más lentas en comparación con los lugares sin requisitos de mascarilla.

Te puede interesar: Cubrebocas más efectivos contra el COVID-19 son revelados en un estudio

También hay dos escenarios del mundo real documentados que nos muestran que las máscaras realmente nos mantienen a salvo. En un vuelo internacional, ninguna de las 25 personas sentadas cerca de un hombre con cubrebocas infectado con Covid-19 se enfermó. En Missouri, a dos peluqueros se les diagnosticó COVID-19, pero finalmente no se lo transmitieron a ninguno de sus clientes porque todos usaban máscaras.