Mundo

Unidad especial desplegada por gobierno de Trump es "violenta y racista"

Portland unidad federal agente federal

Jenn Budd, quien fue un ex agente fronterizo, indicó que la unidad especial desplegada en Portland por el gobierno de Donald Trump es muy "violenta y racista"

Por La Verdad

28/07/2020 11:06

Un antiguo agente de la patrulla fronteriza describió a la unidad federal de élite que fue desplegada por la administración Trump para "tranquilizar" las protestas en Portland, Oregón, como una de las "más violentas y racistas de todas las fuerzas del orden".

Jenn Budd, que trabajó en la agencia durante seis años hasta 2001, recordó sus encuentros con la unidad única de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, conocida como Bortac.

Los oficiales especialmente entrenados son los "muchachos más grandes, como los deportistas de un equipo de fútbol", dijo Budd.

"Viven en grupos ajustados como los Navy Seals, y pasan su tiempo en entrenamiento de estilo militar".

"No existen en el ámbito de la aplicación de la ley civil", dijo Budd.

"Ven a las personas que encuentran en el sentido militar como combatientes enemigos, lo que significa que prácticamente no tienen derechos".

Bortac, que se estableció por primera vez en 1984, a menudo funciona como el equipo SWAT de la Patrulla Fronteriza y es responsable de llevar a cabo misiones relacionadas con el tráfico de drogas, el tráfico de personas y otras operaciones de alto riesgo.

Los miembros reciben capacitación avanzada, están equipados con armas especiales y se despliegan tanto a nivel nacional como internacional, como en Afganistán e Irak. La unidad tiene su sede en El Paso, Texas, y los funcionarios suelen trabajar en zonas desérticas de la frontera.

Una ex agente fronteriza indicó que la unidad especial desplegada por gobierno de Trump es "violenta y racista"

"No hacen paradas normales de vehículos. Arrancarán a los conductores de su asiento, lo arrojarán contra el costado, lo esposan, la misma táctica que ahora están viendo usar a los agentes de Bortac en Portland", dijo Budd.

Los agentes de Bortac han estado entre los al menos 110 funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley enviados por el presidente Donald Trump a principios de este mes por proteger edificios federales en Portland, donde las protestas han estado en curso desde el asesinato de George Floyd el 25 de mayo.

Innumerables enfrentamientos violentos entre agentes y civiles se han desarrollado en las últimas semanas, lo que implica el uso de gases lacrimógenos y municiones no letales.

Funcionarios condenan acciones de agentes

Muchos funcionarios locales y estatales, junto con los propios empleados del DHS, han condenado las acciones y la presencia de agentes federales en la ciudad más grande de Oregon como "inconstitucionales".

Los legisladores del Congreso en respuesta han presentado una legislación para bloquear a Trump, que ha tratado de aumentar el número de fuerzas federales en Portland, de usarlos como "paramilitares sombríos contra los estadounidenses".

Rodney Scott, quien se desempeñó como jefe de la Patrulla Fronteriza desde enero, dijo que ofreció desplegar Bortac en la escena después de que el Servicio Federal de Protección, la agencia a cargo de proteger las instalaciones civiles federales, solicitó ayuda de otros departamentos del DHS, según informes.

Budd, quien se describe a sí misma como una denunciante, criticó al jefe el lunes después de que tuiteó que "los agentes son asaltados con armas láser en #Portland todas las noches".

"Algo que debes saber sobre @USBPChief miente. Mucho. Me gusta en serio, mucho", escribió Budd en Twitter.

Budd también dijo que un instructor durante su entrenamiento como agente de la patrulla fronteriza en 1995 usó insultos raciales como "tonks" y "wetbacks" para referirse a los inmigrantes latinos, quienes, según ella, a menudo eran considerados "criminales" por la agencia.

Te puede interesar:Mujer nudista protesta frente a la Policía con las extremidades abiertas

Los funcionarios de la Patrulla Fronteriza han sido acusados durante mucho tiempo de prácticas discriminatorias por parte de grupos de derechos civiles, destacando la investigación sobre el uso de la fuerza por parte de la división y los ataques específicos a personas, a saber, mexicanos y centroamericanos.