Mundo

Triste y en crisis, así luce Río de Janeiro sin su icónico carnaval por el COVID

Triste y en crisis, así luce Río de Janeiro sin su icónico carnaval por el COVID

Triste y en crisis, así luce Río de Janeiro sin su icónico carnaval por el COVID

La cancelación del icónico carnaval de Río de Janeiro por la pandemia del COVID-19 causará pérdidas de millones de dólares.

Por Paloma Franco

15/02/2021 12:19

Es tiempo del carnaval, la música y los coloridos trajes llenan las principales de la ciudad brasileña de Río de Janeiro, pero a diferencia de otros años, hoy, la ciudad luce desolada y triste; no hay turistas y el color del carnaval se esconde bajo el gris asfalto de las calles.

La pandemia de COVID-10 mató la fiesta más icónica de Brasil y dejó sin sustento a miles de cariocas que viven del espectáculo cada año.

Por primera vez en la historia de Río de Janeiro, su carnaval, que debió comenzar el 12 de febrero y culminar el 17, se canceló para evitar contener al coronavirus y las consecuencias económicas de esta medida se predicen nefastas, con pérdidas estimadas hasta en 509 millones de pesos, cifra nunca antes vista.

La medida afectó desde a vendedores ambulantes de bebidas y alimentos que año a año calmaban la sed de miles de fiesteros en las comparsas callejeras hasta al sector hotelero, que ve en este momento reducida su ocupación en más del 50%.

Carnaval de Río de Janeiro

Cancelación del carnaval deja fuerte crisis económica 

Los artesanos, diseñadores, carpinteros, soldadores, costureros y mecánicos que año tras año dan brillo al carnaval también han sentido el azote al no tener en qué trabajar.

También se suman un gran número de músicos, bailarines y comerciantes que importaban adornos, disfraces e implementos para el carnaval de Río de Janeiro.

El impacto más fuerte lo han sentido los pequeños negocios y los trabajadores temporales, en su mayoría personas de escasos recursos que viven en las favelas de Río y cuyo sustento depende del carnaval.

Fabio Bentes, economista de la Confederación Nacional del Comercio (CNC), dice que solo en el sector turismo más de 25,000 personas que antes ayudaban a atender las demandas de la principal fiesta carioca dejaron de ser contratadas temporalmente en hoteles, bares y restaurantes de Río.

Las escuelas de samba también han tenido que reducir drásticamente su personal para mantenerse a flote.

La Portela, la mayor campeona de la fiesta carioca y una de las escuelas de samba más tradicionales de Río con 98 años de existencia, no es la excepción. En 2020, 50 de sus miembros fallecieron -la mayoría por COVID- y los ingresos propios de la escuela prácticamente se esfumaron por impedimentos de la pandemia perjudicando a 400 personas.

“Hay mucha gente. Es un ejército que trabaja para cada escuela y esas personas necesitan de un proyecto de carnaval para poder sustentar a sus familias”, declaró Fabio Pavao, vicepresidente de la Portela.

El año pasado, 2,1 millones de turistas, cerca de 500.000 extranjeros, visitaron Río durante la fiesta y dejaron 717 millones de dólares, al cambio actual, un récord para la ciudad maravillosa que en los últimos años venía aumentando.

Como informamos en La Verdad Noticias, en un primer momento, el carnaval llegó a condicionarse a la vacuna y fue aplazado para julio, pero en enero la Alcaldía lo canceló. 

La decisión traerá un fuerte revés económico, pero evitará aglomeraciones y contagios. Río de Janeiro, de 7 millones de habitantes, registra 193,000 casos y 18,000 muertos por el virus, el mayor número en todo Brasil.

Enrique Peña Nieto es acusado de lavado de dinero, ¿lo llevarán ante la justicia? Síguenos en TikTok para mantenerte informado.

¡Y no olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube!