Mundo

Taiwán registra 1 nueva muerte por COVID-19 y suma 10 ¿Cómo lo logró?

Taiwán registra 1 nueva muerte por COVID-19 y suma 10 ¿Cómo lo logró?

La estrategia de Taiwán contra COVID-19 ha sido una de las mejores en todo el mundo, gracias a lo cual registra menos de mil contagios y apenas 10 muertes hasta este sábado, la primera desde febrero.

Por Raúl Luna

06/03/2021 05:19

Taiwán reportó este 6 de marzo la décima muerte por COVID-19 en lo que va de la pandemia, además de siete nuevos casos de contagio que fueron importados, según las autoridades epidemiológicas de la isla asiática.

De acuerdo con el reporte de Taiwan News, la víctima fue un hombre de 60 años que contrajo el coronavirus luego de un viaje de trabajo a Myanmar en diciembre, informó el ministro de Salud y Bienestar, Chen Shih-chung, quien también dirige el Centro de Comando Central de Epidemias (CECC).

El paciente tuvo que regresar de emergencia a Taiwán el 7 de febrero en un vuelo chárter médico y sufría problemas de salud crónicos como diabetes e hipertensión. Tras dar positivo en una prueba para el virus, fue hospitalizado en una sala de presión negativa.

El adulto mayor había estado hospitalizado dos veces en Myanmar. Su caso se agravó el 1 de marzo y falleció el viernes debido a un paro orgánico múltiple, informó Chen, y agregó que la gravedad de su enfermedad estaba relacionada con su edad y sus problemas de salud subyacentes.

Taiwán reporta 7 casos importados

Los nuevos casos de la enfermedad fueron registrados en dos pescadores que habían regresado de Indonesia y cinco de Filipinas, todos ellos migrantes de entre 20 y 40 años. Habían llegado a Taiwán hace dos semanas para trabajar en barcos pesqueros.

Según Chen, todos los pescadores de la tripulación habían presentado resultados negativos en la prueba para COVID-19, pero una nueva evaluación el 4 de marzo arrojó resultados positivos mientras estaban aislados en cuarentena obligatoria de 14 días en Taiwán.

Taiwán es una de las naciones con el mejor manejo de la pandemia en todo el mundo. Pese a su cercanía con China, la nación de poco más de 23.6 millones de habitantes sólo ha registrado 967 casos de COVID-19, de los cuales únicamente 77 se han registrado como casos de transmisión local.

Según la revista Time, en junio de 2020 Taiwán solamente había registrado 443 casos confirmados y al menos 7 muertes relacionadas con el virus. Para febrero de 2021 los casos habían ascendido a 940, pero las muertes se habían mantenido en apenas nueve hasta este fin de semana.

¿Cómo logró Taiwán contener el COVID-19?

Taiwán, una isla autónoma ubicada a 160 kilómetros de la costa sureste de China en el océano Pacífico, tuvo algunas grandes ideas para frenar la importación de casos muy temprano al inicio de la emergencia mundial, incluyendo un monitoreo agresivo.

Las medidas implementadas hicieron posible que el país nunca tuviera la necesidad de cerrar su economía, aunque recientemente tuvo que aplicar restricciones a los viajes internacionales o de cualquier persona que no fuera residente en Taiwán.

El país se movió rápidamente e instauró un enfoque de identificación de casos y la asignación de recursos para proteger la salud pública. También generó alertas en tiempo real durante una visita clínica basadas en el historial de viaje y los síntomas clínicos para ayudar a identificar el caso, según un artículo de Jama Network.

Taiwán fue pionero y destacó en el uso de nueva tecnología para ubicar los focos de infección, como el escaneo de códigos QR y los informes a través de Internet del historial de viajes y los síntomas para clasificar los riesgos de infección entre los pasajeros según el origen de su vuelo y el historial de viaje en las dos semanas previas.

El rastreo de casos de COVID-19 ayudó a Taiwán a reducir los contagios.

El país también ha sido aplaudido por haber implementado las cuarentenas de dos semanas para todo aquel que entrara en el país, garantizar el acceso rápido y sencillo a centros de pruebas y una orden nacional de utilizar el cubrebocas en todos los espacios públicos.

Las escuelas se han mantenido abiertas, los negocios como restaurantes y cines siguen operando casi con la misma normalidad que antes de la pandemia. Al ser uno de los países más seguros durante la pandemia, muchos taiwaneses en el extranjero incluso decidieron volver a su país.

La experiencia con el virus del SARS

Taiwán supo aprovechar sus terribles experiencias con la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), pariente del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provocó la muerte de 181 personas tras los brotes en la isla entre 2002 y 2003.  Este virus fue el predecesor directo del COVID-19.

Tan pronto como surgieron los primeros casos de una nueva y peligrosa enfermedad respiratoria en Wuhan, en diciembre de 2019, el gobierno y la población supieron que debían implementar de inmediato el uso del cubrebocas y las autoridades sanitarias iniciaron el monitoreo de hospitales.

Sue Sung-How, doctora taiwanesa en Taipei, explicó a la agencia Anadolu la importancia de que el país haya impuesto inmediatamente el requisito de la cuarentena de 14 días para las llegadas, e incluso hicieron pruebas a pacientes con neumonía que no tenían antecedentes de haber viajado.

La capacidad de Taiwán para hacer frente a un brote también es mucho mayor ahora que en 2002.

“Tenemos unas 2.000 camas en pabellones de aislamiento presurizados negativamente para aquellos con infecciones graves que también pueden infectar a otros. Para los pacientes con síntomas leves, hay más de 20.000 camas en los hospitales de Taiwán”.

La clave del éxito en la contención del virus fue, según la doctora Sue, que la estrategia contra el COVID-19 no se implementó de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba, con la sociedad taiwanesa participando activamente reduciendo su presencia en restaurantes, centros comerciales y otros negocios que siguen abiertos. No obstante, la preocupación sigue ahí.

"Es posible que hayamos detenido la propagación del virus, pero persiste una sensación de aprensión debido a nuestra angustiosa experiencia pasada", agregó Sue.

La pandemia impulsó la economía de Taiwán

El coronavirus ha sido la peor de las crisis sanitarias en al menos un siglo, y además de las decenas de millones de contagios y las muertes en todo el mundo, el mayor impacto seguirá viéndose en la economía de muchos países que no tuvieron las herramientas ni la ventaja geográfica que sí tuvo Taiwán.

Según The Financial Times, el flujo de ciudadanos en el extranjero que volvieron a su país en busca de mayor seguridad durante la emergencia creó una explosión de la economía luego de que el consumo privado de los residentes hasta el tercer trimestre de 2020 saltara un 5.2 por ciento comparado con el mismo período de 2019.

El crecimiento económico en el último año ha sido el más grande en la última década en Taiwán.

El cierre de las fronteras y las prohibiciones de viaje ayudaron a que los taiwaneses más ricos permanecieran en la isla, incrementando asimismo el consumo de bienes y servicios de alta gama, según cifras del gobierno local. 

Según pudo enterarse La Verdad Noticias, se estima que los ciudadanos que regresaron a Taiwán durante 2020 fueron 251.640 más de los que salieron del país, una entrada que equivale a cuatro veces la inmigración registrada en 2019, según The Financial Times.

Del mismo modo, los trabajadores extranjeros que ya estaban en Taiwán han retrasado el viaje de regreso a sus hogares tanto como ha sido posible para evitar regresar a países de alto riesgo. Las autoridades federales esperan que el impulso a su economía se prolongue más allá de la pandemia convenciendo a más taiwaneses fuera del país de que regresen y convenzan a sus amigos extranjeros para que se muden a la isla.

¿Donald Trump regresa a la presidencia en 2024? Síguenos en Facebook para mantenerte informado.