Mundo

Taiwán NO consigue vacuna de BioNTech contra el COVID-19 y ¿CULPA a China?

Taiwán NO consigue vacuna de BioNTech contra el COVID-19 y ¿CULPA a China?

Taiwán culpa a "fuerzas externas" por bloquear el acuerdo de la vacuna contra el COVID-19 de BioNTech, mientras que China dice que no tuvo nada que ver.

Por Naye Valdez

19/02/2021 10:19

El gobierno de China ha negado haber obstruido la compra de la vacuna contra el COVID-19 de Taiwán a BioNTech, luego de que el ministro de salud de la isla revelara que su acuerdo con la farmacéutica alemana fracasó en el último minuto debido a una posible "presión política".

Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán de China, dijo el jueves que es "pura invención" que Beijing haya intervenido en la venta de vacunas de BioNTech a Taiwán, informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

Un día antes, el ministro de salud de Taiwán, Chen Shih-chung, dijo en una entrevista radial que Taiwán y BioNTech estaban a punto de firmar un acuerdo por 5 millones de dosis de vacunas en diciembre, cuando la compañía se retiró repentinamente.

"En el proceso de (discutir el acuerdo) siempre me había preocupado que hubiera fuerzas externas interviniendo", dijo Chen, sin nombrar a ningún país. "Creemos que hubo presión política", dijo. "En ese entonces ya habíamos preparado nuestro comunicado de prensa. Pero algunas personas no quieren que Taiwán sea demasiado feliz".

Taiwán ha sabido controlar el COVID-19 en la región, aún sin vacunas

Como hemos informado en La Verdad Noticias, la vacuna BioNTech, desarrollada a nivel mundial con la farmacéutica estadounidense Pfizer, se convirtió en diciembre en la primera vacuna contra el coronavirus en obtener la aprobación de la Organización Mundial de la Salud para uso de emergencia.

En su declaración del jueves, Ma, de la Oficina de Asuntos de Taiwán de China, también acusó a Taipei de intentar "eludir" al agente general de BioNTech en la Gran China, Shanghai Fosun Pharmaceutical Group.

Fosun, una empresa con sede en China, firmó un acuerdo de "colaboración estratégica" con BioNTech en marzo pasado que le otorga los derechos para desarrollar y comercializar la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica alemana en China continental, Hong Kong, Macao y Taiwán.

Pero Chen dijo que el gobierno taiwanés nunca se había puesto en contacto con Fosun y, en cambio, estaba hablando directamente con BioNTech en Alemania. BioNTech tampoco le había pedido nunca a Taiwán que negociara con Fosun, agregó.

Fosun no respondió a la solicitud de comentarios de CNN. La empresa farmacéutica líder taiwanesa TTY Biopharm, que participó en conversaciones con BioNTech, se negó a comentar citando un acuerdo de confidencialidad alcanzado entre las dos empresas.

En un comunicado el jueves, BioNTech dijo que las discusiones con Taiwán estaban en curso. "BioNTech se compromete a ayudar a poner fin a la pandemia para las personas de todo el mundo y tenemos la intención de suministrar a Taiwán nuestra vacuna como parte de este compromiso global", dijo el comunicado.

La preocupación de que la presión política pudiera impedir el acuerdo con BioNTech había impedido que el ministro de salud de Taiwán, Chen, lo discutiera públicamente mientras las negociaciones estaban en curso, dijo en la entrevista del miércoles.

Taiwán ha registrado solo 9 muertes por COVID-19 desde el inicio de la pandemia

En una conferencia de prensa el jueves, Chen dio la bienvenida a la declaración de BioNTech y la llamó "una iniciativa para enviar buena voluntad". "Esperamos poder continuar y terminar nuestro contrato original", dijo.

En diciembre, cuando Taiwán y BioNTech estaban cerca de firmar el acuerdo, Chen anunció en una conferencia de prensa que la isla autónoma había asegurado casi 20 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, incluidos 4,76 millones a través de la iniciativa COVAX, 10 millones de AstraZeneca y otros 5 millones de una empresa "que está completando la confirmación final". Pero poco después de ese anuncio, BioNTech se retiró del trato.

Si bien Chen no nombró a China, hizo un ligero golpe a Beijing después de salir del aire durante una pausa comercial.

"Es como nuestros (intentos de) asistir a la Asamblea Mundial de la Salud", dijo al anfitrión, refiriéndose al bloqueo de Beijing para que Taiwán participe en la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud como observador desde que la presidenta Tsai Ing-wen asumió el cargo en 2016.

Una tarea abrumadora la distribución de vacunas COVID-19

El estancamiento del acuerdo entre Taiwán y BioNTech es el último ejemplo que destaca las dificultades en la distribución global de vacunas, que los expertos en salud dicen que es fundamental para poner fin a una pandemia que ha matado a más de 2,4 millones en todo el mundo.

Aunque varias empresas han superado obstáculos científicos para desarrollar vacunas Covid-19 efectivas, distribuirlas puede ser una tarea abrumadora, con riesgo de interrupción por diversas tensiones comerciales, políticas y geopolíticas.

Beijing reclama la soberanía total sobre Taiwán, una democracia de casi 24 millones de personas ubicada frente a la costa sureste de China continental, a pesar de que las dos partes han sido gobernadas por separado durante más de siete décadas.

El presidente chino, Xi Jinping, ha prometido que Beijing nunca permitirá que la isla se vuelva completamente independiente y se ha negado a descartar el uso de la fuerza si es necesario.

Los lazos a través del Estrecho se han desgastado desde que el Partido Democrático Progresista (DPP) de Tsai, de tendencia independentista, llegó al poder, y la pandemia ha tensado aún más las relaciones.

El jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China atacó a Taipei, acusándolo de "usar la pandemia como excusa para participar en la manipulación política y exagerar los problemas políticos".

"El Partido Democrático Progresista debería ... hacer algunas cosas reales para promover la salud y el bienestar de la gente en Taiwán", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en una sesión informativa.

Taiwán ha logrado controlar el COVID-19 sin vacunas

Taiwán ha tenido un éxito excepcional en la lucha contra el coronavirus, gracias a su rápida acción para prohibir los viajes entrantes desde China continental al inicio del brote en Wuhan, además de imponer estrictos controles fronterizos y requisitos de cuarentena durante toda la pandemia.

Hasta el viernes, la isla solo había reportado nueve muertes y menos de 1,000 infecciones, la mayoría de las cuales eran casos importados.

Pero en lo que respecta a la vacunación, Taipei se ha quedado atrás de muchos otros gobiernos asiáticos. Chen le dijo anteriormente a la Agencia Central de Noticias estatal de Taiwán que la isla posiblemente podría comenzar a ofrecer vacunas Covid-19 en junio.

Gracias a su contención exitosa del virus, Taiwán enfrenta menos presión para un rápido despliegue de la vacunación masiva, en contraste con países muy afectados como Estados Unidos y Gran Bretaña.

Mientras tanto, China ha prometido hacer de sus vacunas un "bien público mundial". El gobierno chino dijo este mes que estaba proporcionando ayuda con vacunas a 53 países y que había estado exportando dosis a 22 naciones. Taiwán no está en la lista de esos destinatarios.

Inicia vacunación de adultos mayores contra Covid-19 en México. Síguenos en Twitter para mantenerte informado. 

¡Y no olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube!