Mundo

Sobrevivientes afganos de ataque con drones de EU: perdón "no es suficiente"

Sobrevivientes afganos de ataque con drones de EU: perdón "no es suficiente"

Sobrevivientes afganos de ataque con drones de EU: perdón "no es suficiente"

‘Perdón’ no es suficiente para sobrevivientes afganos de un ataque con drones estadounidenses que mató a 10 miembros de su familia, incluidos siete niños.

Por Erick Peraza

18/09/2021 01:25

Emal Ahmadi, cuya hija Malika, de 3 años, murió el 29 de agosto, luego de que un misil Hellfire de Estados Unidos golpeó el auto de su hermano mayor, dijo a The Associated Press el sábado que la familia exige que Washington investigue quién disparó el dron y castigue al personal militar responsable del ataque.

“Eso no es suficiente para que pidamos perdón”, dijo Ahmadi. "Estados Unidos debería encontrar a la persona que hizo esto".

Ahmadi dijo que la familia también está buscando una compensación financiera por sus pérdidas y exigió que varios miembros de esta sean reubicados en un tercer país, sin especificar cual.

La AP y otras organizaciones de noticias en Kabul informaron después del ataque que el conductor del vehículo atacado, Zemerai Ahmadi, era empleado de una organización humanitaria estadounidense desde hace mucho tiempo y citaron la ausencia de pruebas para respaldar la afirmación del Pentágono de que el vehículo contenía explosivos.

El misil impactó cuando el automóvil ingresaba en el camino de entrada de la familia y los niños corrían a saludar a Zemerai.

El viernes, el general de la Infantería de Marina de los EE. UU. Frank McKenzie, jefe del Comando Central de los EE. UU., calificó el ataque como un "error trágico" y, después de semanas de negaciones, dijo que civiles inocentes murieron en el ataque y no un extremista del Estado Islámico como se anunció.

El ataque con aviones no tripulados siguió a un devastador atentado suicida por parte del Estado Islámico, un rival de los talibanes, que mató a 169 afganos y 13 militares estadounidenses en una de las puertas del aeropuerto de Kabul. Durante días, afganos desesperados habían invadido los puntos de control fuera del aeropuerto, tratando de salir del país en medio de la caótica retirada de las tropas de Estados Unidos y la OTAN, temiendo por su futuro bajo los talibanes.

McKenzie se disculpó por el error y dijo que Estados Unidos está considerando hacer pagos de reparación a la familia de las víctimas.

Sobreviviente de Afganistán reacciona a disculpa de Estados Unidos

Estados Unidos reconoció que el ataque fue un 'trágico error' y las familias podrían recibir el pago de una compensación.

Emal Ahmadi, quien dijo que escuchó sobre la disculpa de amigos en Estados Unidos, insistió en que no traerá de regreso a miembros de su familia y, aunque expresó alivio por la disculpa de Estados Unidos y el reconocimiento de que su familia eran víctimas inocentes, dijo que estaba frustrado ya que le tomó semanas suplicarle a Washington que al menos hiciera una llamada a la familia.

Incluso cuando se acumularon pruebas de lo contrario, los funcionarios del Pentágono afirmaron que el ataque se había llevado a cabo correctamente para proteger a las tropas estadounidenses que permanecían en el aeropuerto de Kabul antes de la retirada final al día siguiente, el 30 de agosto.

Con aspecto exhausto, sentado frente a las ruinas carbonizadas del automóvil de Zemarai, Ahmadi dijo que quería más que una disculpa de Estados Unidos: quería justicia, incluida una investigación sobre quién llevó a cabo el ataque "y quiero que Estados Unidos lo castigue".

En los días previos a la disculpa del Pentágono, los relatos de la familia, los documentos de colegas vistos por AP y la escena en la casa de la familia, donde el auto de Zemerai fue alcanzado por el misil, contradecían drásticamente la versión del ejército estadounidense. En cambio, pintaron la imagen de una familia que había trabajado para los estadounidenses y estaba tratando de obtener visas para los Estados Unidos, temiendo por sus vidas bajo los talibanes.

Zemerai era el sostén de la familia y se había ocupado de sus tres hermanos, incluido Emal, y de sus hijos.

“Ahora soy responsable de toda mi familia y estoy desempleado”, dijo Emal Ahmadi. La situación "no es buena", dijo Ahmadi sobre la vida bajo los talibanes. Los grupos de ayuda internacional y las Naciones Unidas han advertido sobre una crisis humanitaria inminente que podría llevar a la mayoría de los afganos por debajo del nivel de pobreza.

McKenzie dijo que la decisión de golpear un Toyota Corolla sedán blanco, después de haberlo rastreado durante unas ocho horas, se tomó con una "creencia seria", basada en un estándar de "certeza razonable", de que representaba una amenaza inminente para las fuerzas estadounidenses en el aeropuerto de Kabul. Se creía que el automóvil llevaba explosivos en su maletero, dijo.

Pero Ahmadi se pregunta cómo se pudo haber confundido la casa de la familia con un escondite del Estado Islámico.

"EE. UU. puede ver desde todas partes", dijo sobre las capacidades de los aviones no tripulados estadounidenses. “Podían ver que había niños inocentes cerca del auto y en el auto. Quienquiera que haya hecho esto debería ser castigado ". "No está bien", agregó. En La Verdad Noticias seguiremos la demanda de justicia tras el ataque con dron de EE. UU. que apuntó por error a trabajador humanitario afgano.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Recibe las noticias por E-mail

Debes ingresar un E-mail. Debes ingresar un E-mail válido.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones