Mundo

Síndrome ligado a COVID-19 en niños AUMENTA y cada vez es más PELIGROSO

Síndrome ligado a COVID-19 en niños AUMENTA y cada vez es más PELIGROSO

El síndrome en niños relacionado con el COVID-19 muchas veces es confundido con otras enfermedades debido a sus síntomas.

Por La Verdad

16/02/2021 01:36

Un síndrome relacionado al COVID-19 en niños ha aumentado drásticamente en los últimos meses, por si fuera poco este parece ser cada vez más severo, provocando incluso la muerte de los menores.

Braden Wilson de 15 años tenía miedo del COVID-19. Tuvo cuidado de usar cubrebocas y solo salía de su casa, en Simi Valley, California, por cosas como las citas con el ortodoncista y a visitar a sus abuelos más cercanos.

Pero de alguna manera el virus encontró a Braden. Provocó un daño despiadado en forma de un síndrome inflamatorio que, por razones hasta ahora desconocidas, ataca a algunos jóvenes pocas semanas después de la infección por coronavirus.

Los doctores del Children’s Hospital Los Angeles le colocaron un ventilador y una máquina de circulación extracorpórea, pero no pudieron evitar que sus órganos más importantes fallaran. El 5 de enero, “oficialmente declararon que tenía muerte cerebral”, relató su madre, Amanda Wilson, entre sollozos. “Mi hijo se había ido”.

Se informó a La Verdad Noticias que, los médicos de todo el país han identificado un aumento sorprendente en la cantidad de jóvenes con la misma afección que Braden, llamada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños o MIS-C. Aún más preocupante, dicen, es que ahora hay más pacientes enfermos que durante la primera ola de casos, la cual alarmó a doctores y padres de todo el mundo en la primavera pasada.

El síndrome relacionado con el COVID-19 puede provocar fiebre, salpullido, ojos rojos etc.

“Ahora estamos recibiendo más de estos niños MIS-C, pero esta vez, parece que un porcentaje más alto está realmente enfermo”, dijo la doctora Roberta DeBiasi, jefa de enfermedades infecciosas en el Children’s National Hospital en Washington D.C. Durante la primera ola, cerca de la mitad de los pacientes necesitaron tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), contó, pero ahora entre el 80 y el 90 por ciento los requiere.

Las causas no son claras. Este incremento ocurre a la par del aumento general de casos de COVID-19 que hubo en Estados Unidos tras la temporada vacacional de invierno. La presencia de más casos puede incrementar la probabilidad de que surja una enfermedad más grave.

Hasta ahora, no hay evidencia de que las variantes de coronavirus encontradas recientemente sean las responsables, y los expertos dicen que es muy pronto para especular sobre el impacto de las variantes en el síndrome que está afectando a niños.

La condición sigue siendo rara. Las últimas cifras de los Centros para Control y la Prevención de Enfermedades arrojan que 2,060 casos en 48 estados, Puerto Rico y el Distrito de Columbia, además de 30 muertes.

La edad promedio fue de nueve años, pero los afectados van desde bebés hasta jóvenes de 20 años. Los datos, que están completos hasta mediados de diciembre, muestran que la tasa de casos comenzó a aumentar desde mediados de octubre.

Si bien la mayoría de los jóvenes, incluso los que enfermaron gravemente, han sobrevivido y regresado a casa relativamente sanos, los doctores no están seguros si alguno de ellos presentará afectaciones cardiacas persistentes o algún otro problema.

“Realmente no sabemos que sucederá a largo plazo”, dijo el doctor Jean Ballweg, director médico de trasplante de corazón pediátrico e insuficiencia cardíaca avanzada en el Children’s Hospital & Medical Center en Omaha, Nebraska, donde entre abril y octubre, el hospital trataba alrededor de dos casos de este tipo al mes, el 30 por ciento de ellos en la UCI.

Este síndrome del COVID-19 en niños a menudo es confundido con otras enfermedades

En diciembre aumentó a 10 casos y en enero a 12. El 60 por ciento necesitó atención en la UCI y la mayoría requirió ventiladores. “Claramente, parecen estar más enfermos”, dijo.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome relacionado con el COVID-19?

Los síntomas del síndrome pueden incluir fiebre, salpullido, ojos rojos o problemas gastrointestinales. Pueden progresar a una insuficiencia cardiaca, incluido el shock cardiogénico en el que el corazón no puede apretar lo suficientemente fuerte como para bombear sangre.

Algunos pacientes desarrollan miocardiopatía, que endurece el músculo cardiaco o genera un ritmo anormal. La doctora Ballweg dijo que una joven de 15 años en su hospital requirió de un procedimiento que funcionaba como un marcapasos temporal.

Los hospitales aseguran que la mayoría de los pacientes dan positivo por anticuerpos a COVID-19, lo que indica una infección previa, pero algunos otros también dan positivo por infección activa de coronavirus. Muchos niños anteriormente estaban sanos y tenían pocos o ningún síntoma de la infección inicial por COVID-19.

Los médicos no están seguros aún de los factores que predisponen a los menores al síndrome. La doctora Jane Newburger, jefa asociada de asuntos académicos en el departamento de cardiología del Boston Children’s Hospital, quién dirige un estudio a nivel nacional, comentó que a los pacientes con obesidad y a algunos de los niños más grandes parecen que les va peor.

El 69 por ciento de los casos reportados han afectado a jóvenes latinos o afroamericanos. Lo que los expertos creen es que se debe a factores socioeconómicos y de otro tipo que exponen a esos grupos de manera desproporcionada al virus.

Pero el hospital de Omaha, donde ocurrieron los primeros casos en hijos de padres latinos que trabajaban en la industria empacadora de carne, ahora “se está viendo un espectro más amplió en cada una de las etnias”, dijo el doctor Ballweg.

Jude Knott, de 4 años, fue hospitalizado por 10 días en Omaha, luego de que presentara dolor de cabeza, fiebre, vómitos, ojos rojos y taquicardia.

“Fue como una montaña rusa”, dijo su madre, Ashley Knott, una entrenadora profesional que trabaja en una organización sin fines de lucro de Omaha que ayuda a adolescentes de bajos recursos.

Los médicos dicen haber aprendido métodos de tratamiento efectivos, que, además de esteroides, inmunoglobulinas y anticoagulantes, pueden incluir medicamentos para la presión arterial, un inmunomodulador llamado ankinra y oxígeno suplementario. Algunos hospitales ocupan más ventiladores que otros, dijeron los expertos.

Pero, aunque los doctores están aprendiendo cada vez más, los pediatras pueden pasar por alto la presencia del síndrome inicialmente porque los primeros síntomas imitan otras dolencias comunes.

En Año Nuevo, Mayson Barillas, de 11 años ,en Damasco, Maryland, comenzó a sentirse mal. “Me empezó a doler el estómago, luego fui a mi partido y después me dio fiebre”, dijo.

Su madre, Sandy Barillas, asistente médica en una práctica de salud femenina, le dio un Alka Seltzer, Pepto Bismol y Tylenol para las dolencias. Varios días después, Mayson desarrolló dificultad para respirar y fueron a una clínica de atención urgente.

Allí, la prueba rápida de COVID-19 resultó negativa, al igual que las evaluaciones para estreptococos, influenza y apendicitis. La señora Barillas contó que le dijeron: “fue como una gripe estomacal”.

Pero al día siguiente, Mayson tenía los ojos hinchados y los labios con ampollas rojas. “Comenzó a desarrollar dolores corporales muy fuertes y ya no podía caminar”, dijo. Ella lo llevó a la sala de emergencias, de donde fue trasladado al Children’s National Hospital, donde los médicos dijeron que presentaba un shock cardiogénico.

Mayson pasó ocho días en el hospital, cuatro en la UCI. Desde que fue ingresado ha visto a un hematólogo, un reumatólogo y un cardiólogo y ahora toma anticoagulantes.

Inicia vacunación de adultos mayores contra Covid-19 en México. Síguenos en Twitter para mantenerte informado. 

¡Y no olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube!