Secciones
Sincretismo religioso en Manila
Mundo

Sincretismo religioso en Manila

“Antes llegué a rozar el Cristo alguna vez, pero en los últimos años ni siquiera me puedo acercar porque es peligroso”, explica a Jani Alejandro, de 49 años, que no se ha perdido ni una sola edición de esta peculiar romería.

por LaVerdad

Un millón y medio de filipinos acompañaron en Manila al Nazareno Negro

Un millón y medio de filipinos acompañaron en Manila al Nazareno Negro

Un millón y medio de filipinos con los pies descalzos y devoción infinita acompañaron en Manila al Nazareno Negro, el Cristo de las clases humildes, en una procesión que cada año genera avalanchas humanas con cientos de desmayos y heridos.


“Devotos de nuestro señor” o “Hijos del Nazareno” son algunos de los mensajes en castellano, reminiscencia de la colonización española de Filipinas, que mostraban las pancartas de una masa granate y amarilla ansiosa por acercarse lo más posible a la preciada talla de madera del siglo XVII.


“El Nazareno Negro es el patrón de los humildes, es moreno como nosotros y obra todos los milagros que le pedimos”, cuenta el devoto “Daddy” Amen, fundador de una de las principales cofradías de la iglesia de Quiapo, punto de partida y retorno de la escultura tras un recorrido de 3 kilómetros y medio desde la madrugada hasta anoche.

Subidos a un camión con una réplica del Cristo penitente, Amen y una decena de cofrades recibieron los pañuelos, toallas y camisetas que les lanzaba la gente, y se los devolvían tras frotarlos en la piel de madera oscura, la túnica y la cruz de la imagen, para que sus plegarias sean atendidas en el más allá.

Temas

Comentarios

Te puede interesar