Secciones
Mundo

Robó fajitas de pollo durante nueve años

por La Verdad

Redacción Web/ Diario la Verdad

ESTAOS UNIDOS.- Un empleado del Departamento de Justicia Juvenil del Condado de Cameron, en el sur de Texas, fue arrestado por cargos de robo de carne de fajitas por 1.2 millones de dólares a lo largo de nueve años.

Cabe señalar que el Departamento de Justicia Juvenil del Condado de Cameron no sirve fajitas en el menú.

De acuerdo con las autoridades, Gilberto Escamilla, que era encargado de la adquisición de alimentos para el Departamento de Justicia Juvenil, que administra la correccional de menores en el Condado, aprovechó su cargo para comprar la carne con dinero público y venderla luego a sus propios clientes.

El fraude de fajitas sumo un total de un millón 251 mil dólares.

El último pedido que Escamilla realizó fue de 800 libras, casi 363 kilos, de este producto, cuyo valor se estima en 5 mil dólares partiendo de que el precio comercial está a 6.99 la libra.

El robo fue detectado el 7 de agosto, cuando un envío de 360 kilos de fajitas llegó al Departamento de Justicia Juvenil en San Benito, explicó el procurador del Condado de Cameron, Luis V. Saenz, al periódico The Brownsville Herald.

Si no fuera tan serio, pensarías que fue una obra de ‘Saturday Night Live’. Pero esto es lo real", explicó Saenz.

Escamilla tomó un día libre para ir a una cita médica y un conductor de Labatt Food Service en Harlingen, el vendedor de carnes para el Departamento de Justicia Juvenil, llamó a la cocina para informar sobre una entrega de fajitas.

La mujer que contestó el teléfono le dijo al conductor que estaba equivocado y que la cocina no servía fajitas.

Fue entonces cuando el conductor le explicó que había estado entregando fajitas al Departamento de Justicia Juvenil durante los últimos nueve años.

La receptora de llamada se dirigió rápidamente al supervisor y le comentó la discusión que tiene, y eso destapa este caso", señaló Saenz.
Cuando Escamilla se reporta a trabajar al día siguiente, se enfrenta a los hechos y admite que había estado robando fajitas durante todo ese tiempo".

Fue despedido el 8 de agosto y arrestado el 9 después de que la Unidad de Investigaciones Especiales de la Fiscalía obtuvo una orden de registro.

Cuando los policías entraron a la casa de Escaramilla, encontraron paquetes de fajitas en su refrigerador.

Una investigación de las facturas determinó que estuvo comprando fajitas con el dinero del Condado y vendiéndolas luego por su lado a diferentes clientes.

Literalmente, el día que las ordenaba, las entregaba a sus clientes", expuso Saenz.

Escamilla podría enfrentar una sentencia de 5 a 99 años en prisión por el cargo de robo en primer grado.

Hasta el momento, se encuentra fuera de la cárcel tras pagar una fianza de 20 mil dólares y las investigaciones continúan.

Comentarios

Te puede interesar