Secciones
Renuncia alto mando del Vaticano tras ser acusado de abuso sexual
Mundo

Renuncia alto mando del Vaticano tras ser acusado de abuso sexual

¡Continua la polémica en la iglesia por las acusaciones de abuso sexual y violación! alto mando del Vaticano renuncia tras ser acusado por una monja.

por LaVerdad

Renuncia alto mando del Vaticano tras ser acusado de abuso sexual

Renuncia alto mando del Vaticano tras ser acusado de abuso sexual

Hermann Geissler, sacerdote austriaco y alto mando del Vaticano, renunció a su cargo en la Congregación para la Doctrina de la Fe tras ser acusado de abuso sexual por una monja.

En un comunicado, el Vaticano dio a conocer de la dimisión del sacerdote para limitar “el daño ya acarreado” a la iglesia; también informaron que Geissler se declara inocente de la acusación de abuso sexual.

"Él (Geissler) ha reiterado que dicha acusación no es cierta y ha pedido que continúe el proceso canónico ya iniciado", informó el Vaticano. Por ello, el sacerdote hizo saber que se ha reservado la posibilidad de emprender "eventuales medidas de carácter legal" en defensa de su honor.

Expertos afirman que el Vaticano pretende mostrar que se está tomando con especial seriedad las acusaciones de abuso sexual y violación, ya que en los últimos meses se ha agigantado cada vez más, con decenas de nuevas denuncias de monjas y religiosas que afirman haber sufrido abusos en países como Chile, Italia, Perú y la India.

Geissler fue acusado por la exmonja alemana Doris Wagner-Reisinger de abusar de ella durante una confesión en 2009 en Roma.

Wagner-Reisinger, quien en la época de los hechos tenía 24 años e integraba una comunidad de consagrados llamada El trabajo, habría sufrido la agresión durante una confesión.

Aparentemente, pese a que Geissler habría reconocido el abuso en el 2014, no fue destituido de su puesto. Wagner-Reisinger afirma haber denunciado el abuso aquel mismo año; también relató haber sufrido abusos psicológicos, como la prohibición de leer libros y hablar de asuntos personales con otras personas.

Según el canon 1387 del Código de Derecho Canónico, un sacerdote que durante una confesión solicita a un penitente pecar contra el sexto mandamiento debe ser castigado con suspensión, prohibiciones o privaciones, y en casos más graves tiene que ser destituido del estado clerical.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR